Ze Tian Ji - Chapter 454 – The Story Of Bear Cubs And Swords

Advertisement

Capítulo 454 - La historia de Bear Cubs y Swords

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

En el Jardín de Zhou, las diez mil espadas se elevaron hacia el cielo y ayudaron a Chen Changsheng a cortar el Gran Peng de alas doradas y romper la trama de Black Robe porque querían abandonar esa llanura donde nunca se ponía el sol, porque querían regresar a sus hogares

Chen Changsheng había hecho una promesa a estas espadas, y naturalmente no volvería a su palabra. Por lo tanto, al regresar a la capital, incluso si era un poco reacio, todavía tuvo la primera oportunidad de informar este asunto al Papa.

Esta noticia se había ocultado temporalmente a la población en general, pero después de que Li Palace notificó a varios lugares en el continente, ya no era un secreto. La victoria de hoy en la madrugada, donde Chen Changsheng superó los niveles de cultivo y derrotó al cultivador de Condensación Estelar Zhou Ziheng, hizo que mucha gente sospechase aún más. Se preguntaban si, además de esas famosas espadas, había encontrado algo más en el Sword Pool. O bien, ?cómo podría avanzar tan lejos en su manejo de la espada tan rápidamente confiando solo en las instrucciones de Su Li?

A Chen Changsheng no le preocupaban los choques que causarían las noticias del Sword Pool en el continente, ni le preocupaba si las miradas que otros le enviaban cambiarían o no. Él simplemente sintió que este asunto era un tanto problemático.

Varios días atrás, por la noche, el Li Palace le había enviado una lista extremadamente larga. Muchas sectas y monasterios habían expresado su agradecimiento al Li Palace y Chen Changsheng, y al mismo tiempo adjuntaban pruebas de su relación. Solicitaron que el Palacio Li devolviera las espadas de sus predecesores y antepasados. Esta lista era muy larga, y la que estaba en la parte superior era, como se esperaba, la espada del templo de Holy Maiden Peak. Después de eso, fueron muchas las armas divinas una vez famosas. Según la lista, Chen Changsheng reorganizó las espadas en su vaina. Se dio cuenta de que, aunque la lista era larga, si se la comparaba con el número de espadas famosas y antiguas dentro de Sword Pool, aún constituía solo una pequeña porción. A partir de esto, uno podía ver que de aquellos expertos y sectas que una vez sacudieron a todo el continente, sus descendientes en el presente que todavía se podían encontrar no eran muy numerosos.

Si uno fuera a ver este asunto a través de la lente de la historia, sin duda sentirían el dolor oculto en el fondo, causando fácilmente que suspiraran tristemente por la impermanencia de las cosas del mundo. Pero para él y para la Academia Ortodoxa, sin duda era una buena cosa: de las famosas espadas que lo habían seguido fuera del Jardín de Zhou, había al menos siete mil para los que no se podían encontrar sectas. En otras palabras, él era el dueño de estas espadas.

Con un ruido, una vieja espada salpicada de óxido apareció en el piso de la biblioteca.

Fue seguido de cerca por un traqueteo incesante. Con solo un momento de esfuerzo, la biblioteca originalmente vacía y vasta estaba llena de todo tipo de espada. Esas espadas eran tan numerosas y su peso combinado tan pesado que el piso de la biblioteca se hundió un poco. Daba la sensación de que casi no podía soportar más el peso.

Zhexiu abrió los ojos y miró hacia otro lado, y luego le resultó imposible volver a cerrar los ojos.

Bajo la tenue luz de la linterna, una pequeña montaña de espadas apareció en la biblioteca.

Solo quería una espada del Sword Pool, pero Chen Changsheng había traído todo el Sword Pool consigo.

Tang Treinta y seis miró la montaña de espadas, luego a Chen Changsheng, y finalmente miró hacia atrás a la montaña de espadas. Tenía la boca abierta y tardó mucho antes de que pudiera cerrarla.

Había escuchado la historia de Chen Changsheng de descubrir el Estanque de Espadas en el Jardín de Zhou y unir sus manos con las diez mil espadas para vencer a su enemigo, pero escuchar la historia y ver las espadas en sí mismas eran dos cosas completamente diferentes.

A pesar de que provenía de los Wenshui Tang, que eran tan ricos que podían ser dueños del mundo, nunca había visto tal espectáculo.

De repente, sintió que aunque Chen Changsheng había perdido tanto oro y tesoros en el Jardín de Zhou, esta empresa comercial aún era bastante rentable.

Xuanyuan Po escuchó el sonido y también llegó a la biblioteca, su mano todavía sostenía la tela sucia que usaba para lavar los platos.

Con una bofetada, ese trapo que era más grande que el delantal promedio cayó al suelo, salpicando un poco de agua.

Chen Changsheng echó un vistazo, y luego reprendió: "He dicho muchas veces antes, tienes que cambiar el trapo a menudo".

En este punto, Xuanyuan Po no pudo escuchar una palabra de lo que Chen Changsheng estaba diciendo. Todo su ser se volvió como el de un pequeño oso trepando a un árbol. Con un grito, corrió hacia la montaña de espadas.

La montaña de espadas no fue alcanzada por su robusto cuerpo, porque de repente se dio cuenta de que estas eran las cosas de Chen Changsheng. En el último momento, se detuvo y volvió la cabeza hacia Chen Changsheng. Sus ojos estaban todos llorosos y parecía extremadamente inocente y lamentable.

"?Quieres uno?" Chen Changsheng preguntó.

Xuanyuan Po asintió con la cabeza. Porque asintió demasiado rápido y como su cabeza era demasiado grande, una pequeña ráfaga de viento barrió la oscura biblioteca.

Chen Changsheng dijo: "Elige uno tú mismo".

Xuanyuan Po gritó felizmente, empujó su mano en una empuñadura en la montaña de espadas, luego la sacó con un tirón.

El chirrido del metal resonó en la silenciosa biblioteca.

Había recuperado una espada negra. No era para nada cortante y extremadamente grosero. Parecía más un club de metal.

Xuanyuan Po le dio una mirada vacía. Se dio cuenta de que el peso y la sensación de esta espada de metal era muy adecuada para su fuerza, tanto así que era casi como si esta espada fuera para su uso.

Debe decirse que realmente podría haber algún tipo de conexión indescriptiblemente misteriosa entre el hombre y la espada, una especie de destino. Era como esas líneas de destino invisibles en el cielo estrellado que nunca podrían ser vistas por los humanos.

La espada que Xuanyuan Po había sacado al azar era una espada pesada hecha de hierro negro. Era pesado como una montaña y poderoso como el mar, de ahí su nombre: la Espada del Mar de la Montaña.

El antiguo maestro de esta pesada espada era un experto llamado Xi Ke. Se dijo que poseía la línea de sangre del clan Emperador Blanco. En toda su vida, nunca se había encontrado con la derrota, hasta ese día perdió contra Zhou Dufu en el Jardín de Zhou. Al final, murió a manos de un individuo sin nombre.

Chen Changsheng estaba desconcertado de que Xuanyuan Po recogiera esta espada.

La Espada del mar de la montaña era una de las espadas más bien conservadas de la Pistola Espada, solo superada por la espada del templo. Además, debido al rumor de que Xi Ke poseía la línea de sangre del Emperador Blanco, después de que Li Palace confirmara que Xi Ke no tenía sucesor, originalmente había planeado entregar la Espada del Mar de la Montaña a Luoluo. Sin embargo, cuando vio a Xuanyuan Po incapaz de contener su felicidad y luego pensó en cómo la escena de la elegante e infantil figura de Luoluo moviéndose con un gran club de metal era realmente demasiado bella, decidió no decir nada.

Tang Treinta y seis tenía algo que decir.

"Esta es la Espada del Mar de la Montaña". Aunque es fácil ver que su borde fue cortado por la Espada que parte de Zhou Dufu, ahora que apareció una vez más en el mundo, definitivamente puede clasificarse en el nivel de armas legendarias ".

Si una espada vieja y muy dañada volviera a aparecer en el mundo, ?era suficiente para entrar en el Nivel de Armas Legendarias?

Tang Treinta y seis no exageraba. Si las reconocidas espadas de la historia se clasificaran, sin importar cómo se clasificaran, la Espada del mar de la montaña siempre figuraría entre las diez mejores.

Xuanyuan Po no se sintió muy animado por estas palabras. Como un niño que sostiene un juguete, agarró con fuerza la Espada del mar de la montaña y miró con cautela a Tang Treinta y seis. "?Qué estás tratando de decir? No importa lo que digas, !no seré engañado por tus astutos humanos!"

Tang Treinta y seis bromeó, "Chen Changsheng también es un ser humano, ?por qué no tienes miedo de engañarte? ?Y por qué está tan dispuesto a recibir su espada con tanta buena voluntad?"

Xuanyuan Po no supo cómo responder. Reflexionó durante un buen rato antes de decir: "Es mi gran maestro, ?cómo se lo puede comparar con un humano normal? Si mi abuelo me da algo, por supuesto que tengo que recibirlo ".

Tang Treinta y seis se burló, "En un día normal no lo admitirás, pero ahora por el bien de una espada vieja, estás muy dispuesto a convertirte en nieto. Si alguien dice que los osos son honestos y sinceros, yo Me preocuparé por él ".

Xuanyuan Po no era rival para él, por lo que solo podía resoplar en silencio. Pero sostuvo la Espada del Mar de la Montaña en su pecho con más fuerza.

"?Qué quieres decir?" Chen Changsheng preguntó.

Tang Treinta y Seis replicó: "Si un bebé llena un tesoro precioso en su bolsillo y camina por las calles con él, ?qué problemas crees que ocurrirán?"

Chen Changsheng siguió su mirada. El cuerpo robusto de Xuanyuan Po era como una pequeña montaña. La originalmente pesada y masiva Espada del mar de la montaña abrazada a su pecho no pareció sobre él.

Pero TaTreinta y seis habían hablado de verdad. En este peligroso mundo humano, Xuanyuan Po era un bebé, un oso cachorro.

Chen Changsheng era actualmente el director de la Academia Ortodoxa, el sucesor designado por el Papa, por lo que entendió claramente que nadie, salvo unas pocas personas, se atrevería a llevarse los tesoros que llevaba consigo a través de algo menos que medios legales.

No es así para Xuanyuan Po. Ni la Ortodoxia ni la Ciudad del Emperador Blanco estarían dispuestos a ir a la guerra por algún joven semihumano común.

"Si realmente fuera solo un oso cachorro, entonces realmente no estaría demasiado preocupado por su vida o la muerte. El problema es que el rendimiento reciente de este niño no ha sido tan malo". Tang Treinta y seis propuso: "Creo que de esta manera es mejor: esta Espada del mar de la montaña, la salvaguardaré para ti. Cuando puedas vencerme, eso servirá como prueba de que tienes la habilidad y la capacidad para agarrar esta arma divina. , y luego te devolveré la espada ".

Mientras decía esto, miró a Xuanyuan Po, su expresión era muy natural y su tono muy informal.

Xuanyuan Po casi fue engañado, pero se dio cuenta de ello cuando vio la sonrisa en los labios de Chen Changsheng y lanzó dos rugidos bajos y airados. La pequeña idea de Tang Treinta y Seis había sido descubierta, pero él no estaba enojado. Con una sonrisa, se levantó y sacó un abanico de papel de algún lado. Mientras agitaba el abanico, dijo, "No he dicho nada más que la verdad. Si quieres llevar la Espada del mar de la montaña todos los días, agitándola temerariamente, algún día un tipo te va a golpear fuera con un bate negro ".

La expresión de Xuanyuan Po parpadeó con incertidumbre. Sabía que Tang Treinta y Seis decía la verdad, pero no estaba dispuesto a entregar la Espada del mar de la montaña a Tang Treinta y Seis para su protección. Sería mejor entregárselo a Chen Changsheng.

"En cualquier caso, no te lo daré, pero tampoco lo haré saber a otras personas".

Xuanyuan Po sacó la espada del mar de montaña de la biblioteca. Poco después, regresó, pero la espada del mar de la montaña ya no estaba con él.

"?Dónde lo escondiste?" Chen Changsheng fue realmente muy curioso.

Xuanyuan Po no iba a esconderlo de ellos. "La pila de leña en la cocina".

Chen Changsheng lo pensó, y luego alabó: "Eso no es realmente malo. Incluso si alguien más lo viera, pensaría que era un atizador para encender el fuego".

En definitiva, Tang Treinta y seis no era hijo de una familia común. La Espada de Wenshui a su lado no era ni un poco inferior a las famosas espadas de Sword Pool. Después de darse cuenta de que era imposible para él obtener la espada que le interesaba, la Espada del mar de la montaña, en su mano, ya no estaba muy interesado. Sin embargo, al escuchar el intercambio entre Chen Changsheng y Xuanyuan Po, de repente pensó en una posibilidad muy interesante. "Ustedes piensan que en el futuro habrá varios miles de años, habrá alguien que descubra el secreto de la espada de metal en la pila de leña de la Academia Ortodoxa, comprenda el camino de la espada y luego se convierta inmediatamente en un experto sin igual en uno ?carrera?"

Pensó Xuanyuan Po, incluso yo no he llegado a ser un experto sin igual, y en el futuro, planeo regresar a mi tribu. ?Cómo podría dejar esta espada en la Academia Ortodoxa?

Chen Changsheng pensó, que realmente es un pensamiento muy interesante, como una historia de un libro. El problema es que varios miles de años después, ninguno de nosotros estará presente, entonces, ?cómo podemos saber qué viene después?

Cuanto más pensaba Tang Treinta y Seis al respecto, más le parecía divertido el asunto, y sus ojos comenzaron a brillar anormalmente brillantes.

"Solo esta espada no es lo suficientemente interesante, deberíamos esconder algunos más en la Academia Ortodoxa, no, docenas, o incluso cientos de espadas. Esconder algunas en las piedras del lago, esconder algunas en los agujeros de la árboles, en el fondo del lago, en los rayos de los edificios ... ah, claro, ?no hay un gran nido de pájaros encima del gran baniano? ... tsk, tsk, piénsenlo, los estudiantes de los ortodoxos La Academia, varias décadas después, encontró una espada famosa y excepcional en algún lugar, esa escena ... "

Se emocionó más cuanto más hablaba de eso, pero Chen Changsheng solo podía sentirse más indefenso cuanto más escuchaba. Pensó, podemos ignorar los peces en el lago, pero ?qué han hecho los pájaros en los árboles para ofenderte?

Lo que Tang Treinta y Seis dijo, lo hizo. Comenzó a caminar hacia la montaña de espadas, preparándose para elegir algunas de las espadas más dañadas y esconderlas en toda la Academia Ortodoxa.

Incluso había pensado dónde esconderlos. No se lo diría a nadie, ni siquiera a Chen Changsheng. Solo así su futuro descubrimiento sería interesante.

En este momento, la voz de Zhexiu se elevó.

Su voz era bastante débil, pero había una ligera burla dentro de ella.

"?No ibas a dejarme elegir una espada? ?Por qué siento que este asunto no tiene nada que ver conmigo?"

Chen Changsheng y los otros dos se dieron cuenta en ese momento que desde el comienzo de este episodio hasta su final, Zhexiu no había dicho nada.

Para ser más precisos, los tres habían mantenido una conversación tan animada que habían olvidado por mucho tiempo el propósito original.

La atmósfera era bastante incómoda, pero Tang Treinta y Seis aún persistía en suspirar sin vida algunas palabras.

"Esta cosa llamada presencia es realmente bastante milagrosa. Claramente eres el más feroz de nosotros, pero ahora estás en un estado tan miserable, de verdad ..."

Chen Changsheng vio la piel de Zhexiu y rápidamente evitó que Tang Treinta y Seis siguiera avanzando. Con gran cuidado, preguntó: "?Qué espada quieres?"

Zhexiu levantó su brazo y señaló un cierto lugar en esa montaña de espadas.

Debido a sus heridas, sus acciones fueron bastante laboriosas y lentas, pero muy resueltas.

Chen Changsheng y los otros dos siguieron su dedo, y sus expresiones se movieron sutilmente.

"?Estás seguro de que es esta espada?"

"Sí."

"Pero ... los orígenes de esa espada ... podría provocar una discusión en el futuro".

"Dado que Zhou Tong dice que soy un espía de los demonios, es natural que use la espada de un demonio".

La espada que Zhexiu quería era antigua y ligeramente dañada, pero un Qi demoníaco eterno y un aroma a sangre aún penetraban su superficie.

Era la Espada de pancartas del Comandante del Demonio.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 454 – The Story Of Bear Cubs And Swords

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#454#–#The#Story#Of#Bear#Cubs#And#Swords