Ze Tian Ji - Chapter 539 – The Old Bullying The Young

Advertisement

Capítulo 539 - El viejo acoso a los jóvenes


Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

La pared de la academia se derrumbó sin ruido y la vieja monja daoísta entró por la brecha.

Con la caída de sus pasos, un Qi incomparablemente poderoso, llevando el poder del océano, envolvió instantáneamente a toda la Academia Ortodoxa.

Los estudiantes en los dormitorios todavía estaban durmiendo y la caballería ortodoxa en el patio lateral tampoco había notado esto.

En la casa, Chen Changsheng y el resto lo habían percibido en el primer momento, porque lo que la vieja monja Daoista deseaba era despertarlos y recordar los acontecimientos a seguir.

Abrieron los ojos y sintieron ese aura fría de extinción silenciosa. Se sentía como si hubieran caído en una nevera helada y cualquier somnolencia se hubiera desvanecido en la nada.

Uno tras otro, las ventanas de la casa se empujaron, revelando esos rostros jóvenes de los suyos.

Miraron a la vieja monja Daoista al otro lado del lago.

En el instante en que vieron a la vieja monja Daoista, el aura de extinción se transformó en un aura de muerte y un miedo sin fin.

Esta vieja monja daoísta era demasiado poderosa, tan poderosa que les costaba aun reunir la voluntad de resistir.

Cuando vio a la vieja monja Daoista, Tang Treinta y Seis pensó en una ocasión en que su abuelo se enojó: toda la ciudad de Wenshui tembló tres veces. Zhexiu pensó en la época en que era joven, poco después de ser expulsado de su tribu, que una vez había visto desde lejos a un enorme Demonio que se derrumbaba en las montañas, así como a esa figura corta pero a la vez terrorífica sentada en su corona.

La cara de Su Moyu se puso anormalmente pálida porque sabía quién era esta vieja monja taoista.

En este momento, Chen Changsheng pensó muy naturalmente en la tormenta en la ciudad de Xunyang. Luego se dio cuenta en shock de que esta monja daoísta era en realidad una experta en ese nivel.

Lógicamente, con el estado actual de Chen Changsheng, nadie se atrevería a moverse contra él en la capital. Pero ahora, él no tenía esta confianza en sí mismo porque esta vieja monja Daoista no era una persona común. Incluso el Papa debería darle una pequeña cara a esta persona. Además, ella estaba emitiendo una sensación extrema de borrar la extinción.

La extinción de 'mil montañas, pero extinguidas son las aves volando sobre ellas'. La destrucción de 'diez mil caminos, pero todos los rastros de hombres borrados'.

(TN: Ambas porciones entre comillas son del poema "River Snow" de Liu Zongyuan, un poeta de la dinastía Tang).

Ella veía a todos los seres vivos del mundo como cerdos y perros. ?A quién no se atrevería a matar?

En este momento, la voz de Su Moyu sonó. Preguntó a la vieja monja taoísta en estado de shock: "Tía, ?qué piensas hacer?"

Al escuchar esto, Chen Changsheng y el resto finalmente confirmaron sus conjeturas y conocieron la identidad de la persona que había venido.

La expresión de Tang Treinta y Seis no cambió, pero sus dedos en el alféizar de la ventana palidecieron un poco.

La expresión de Zhexiu no cambió, pero los dedos de su mano derecha ya habían comenzado a soltar lentamente su bastón y moverse para agarrar la empuñadura de su espada.

Ella finalmente había venido. Este experto sin igual que mimaba a su hijo, cubierto por las fallas de los demás, que era irritable, propenso a matar, y era famoso por sus cambios de humor, finalmente había llegado.

Wuqiong Bi, la única mujer de las Tormentas de las Ocho Direcciones.

Su esposo se llamaba Bie Yanghong, también en las tormentas de las ocho direcciones.

Tenían solo un hijo llamado Bie Tianxin.

Uno podría imaginar cómo se había criado al único hijo de dos de las Ocho Tormentas.

Bie Tianxin había vivido toda su vida a la deriva junto con el viento y la corriente, hasta hace varios meses, cuando se encontró con Chen Changsheng y Tang Treinta y Seis frente a la Academia Ortodoxa.

En ese momento, Su Moyu les había advertido que la Academia Ortodoxa podría encontrar este tipo de problemas.

Chen Changsheng no estuvo de acuerdo, pensando que la Academia Ortodoxa no había hecho nada excesivo a Bie Tianxin. Con el estatus y la posición de Wuqiong Bi, no había necesidad de que ella les hiciera las cosas difíciles.

Solo ahora, al ver a esa vieja monja Daoista al otro lado del lago, finalmente entendió que no todas las personas en lo alto eran personas que habían trascendido el mundo, que no todas tenían un estado de ánimo que se había separado de lo secular mundo.

"Senior ... entrando a la Academia Ortodoxa en medio de la noche, te pregunto qué enseñanzas deseas impartir".

Miró a la monja Daoista, su vUna vez firme, preguntó.

Era el director de la Academia Ortodoxa, el sucesor designado del Papa. Solo en términos de estatus, él no estaba en absoluto por debajo de esta vieja monja daoísta, así que cuando habló, habló con gran compostura.

Con una expresión apática, la anciana monja taoista preguntó: "?Usted es Chen Changsheng?"

Desde que llegó a la capital desde Xining, Chen Changsheng había escuchado este tipo de preguntas en innumerables ocasiones.

A veces, había sido muy molesto, como cuando se encontró con Monolith Guardian en el Mausoleo de los Libros. En otras ocasiones, había sido un honor, como aquella vez que conoció a Zhu Luo en las afueras de la ciudad de Hanqiu.

La vieja monja taoísta que estaba haciendo esta pregunta tenía el mismo estatus que Zhu Luo, pero sabía que esto ciertamente no era un honor, sino un peligro.

Con una expresión indiferente, la vida y la muerte ya decididas, la vieja monja Daoista declaró: "En un momento, mataré a esta persona".

Mientras hablaba, miró a Chen Changsheng y señaló la espalda de Xuanyuan Po.

El cuerpo de Xuanyuan Po tembló débilmente, pero bajo esta presión incomparablemente aterradora, le resultó simplemente imposible darse la vuelta o escapar.

"También haré algunas cosas más para que todos ustedes puedan ver".

Todo este tiempo, la vieja monja Daoista ni siquiera miró a Xuanyuan Po y las ruinas de la cocina.

En sus ojos, Xuanyuan Po ya era un hombre muerto.

Esta noche, ya había organizado muchos planes para estos jóvenes de la Academia Ortodoxa, había decidido sus vidas.

Zhexiu fue muy admirado por los divinos Generales del Gran Ejército Zhou, por lo que este cachorro de lobo solo sufriría graves heridas. Cortar un brazo o una pierna sería suficiente.

No mataría a Chen Changsheng ni a Tang Treinta y Seis, porque incluso alguien tan poderoso como ella no deseaba ofender a la ortodoxia ni a los Wenshui Tangs.

Pero esto no significaba que ella los estaba dejando ir.

Ante sus ojos, ella vencería a Zhexiu en un lisiado y luego mataría lentamente a este joven semihumano.

Quería que vieran que la sangre de sus amigos manchaba la escena mientras no podían actuar.

Ella quería que entendieran lo que significaba una verdadera impotencia, una verdadera desesperación.

Ella creía que después de eso, sus vidas podrían estar más llenas de sufrimiento que si hubieran muerto.

Esto fue muy bueno. Originalmente había venido a instruirlos, para que grabara profundamente en sus mentes un recuerdo inolvidable.

En cuanto a si estos jóvenes de la Academia Ortodoxa resistirían o no ... ella nunca había considerado esta pregunta. Se dijo que estos jóvenes eran todos verdaderos genios, pero ?y qué? Sin tener en cuenta la Proclamación de Azure Sky o la Proclamación de la Distinción Dorada, si fueran juniors como Wang Po o Xiao Zhang, podría tener que echarles un vistazo o dos, pero ?a qué sumaron estos jóvenes?

Sí, si se tratara de otros jóvenes, después de sentir un Qi tan poderoso y aterrador, y especialmente después de conocer la identidad de esta antigua monja taoísta, probablemente darían cualquier tipo de resistencia porque simplemente no podían competir con ella. Si eran pollos águila, la vieja monja daoísta era la frígida y alta altitud del cielo. Si eran cachorros de tigre jóvenes, la vieja monja daoísta era el fondo invisible de un valle profundo.

Sin embargo, no fueron otros jóvenes, fueron los jóvenes de la Academia Ortodoxa.

En la ciudad de Xunyang, Chen Changsheng se atrevió a empuñar su espada contra Zhu Luo. En las llanuras nevadas, Zhexiu se atrevió a mostrar sus dientes feroces contra los demonios. Cuando tenía tres años, Tang Tang se atrevió a orinar en el rostro del viejo maestro Tang. Justo después de entrar a la capital, Xuanyuan Po se atrevió a atacar Tianhai Ya'er.

En cualquier caso, si no tenían medios de ganar, no importa qué, ?entonces no deberían pelear? Esta no era su lógica. En su opinión, dado que no podían ganar sin importar lo que hicieran, era natural que lucharan primero. Si no pudieran ganar? Entonces, ?qué pasa si no pueden ganar? Si buscaran la muerte, buscarían la vida en medio de la muerte.

Los jóvenes comenzaron a prepararse para la batalla, cada uno con sus propios métodos de batalla.

El bastón yacía en la sombra del suelo, Zhexiu estaba a la sombra de la ventana. Su cara estaba completamente velada en la sombra que oscurecía sus ojos rojo sangre, su piel de lobo firme y sus garras afiladas. Miró en silencio a la vieja monja daoísta, su mano derecha sujetando a la Espada comandante del demonio medio rota, tan tranquila e indiferente como para engendrar temor en los demás.

Tang Treinta y seis ejerció un poco de fuerza en sus palmas, causando que el alféizar de la ventana se desmoronara al instante. Con varios sonidos extraños, varios fuegos artificiales se dispararon en la noche de drifting de nieve. Resultó que había instalado varios mecanismos en la Academia Ortodoxa. Esta era su forma de pelear. Cuando se encontró con un enemigo tan aterrador, lo primero que hizo fue enviar de forma natural fuegos artificiales de advertencia. El lugar más cercano a este lugar era el Palacio Imperial, y Xue Xingchuan probablemente se apresuraría lo más rápido posible. En cuanto a los expertos que los Wenshui Tang enviaron para protegerlo en secreto, deberían aparecer aún antes. Por supuesto, incluso cuando el General divino segundo clasificado y los Guardianes del clan Wenshui Tang trabajaran juntos, todavía no serían un rival para esta vieja monja Daoista, pero él no creía que esta vieja monja Daoista se atrevería a cometer asesinato bajo la mirada de miles.

Con cara pálida, Su Moyu miró a la monja Daoista y preguntó con voz temblorosa: "Tía, ?de verdad quieres que dos familias se caigan y se conviertan en enemigas?"

Chen Changsheng miró a la vieja monja Daoista, que no se preparaba para usar las diez mil espadas de su envoltorio o los monolitos del Libro celestial, sino que sostenía una carta. Sabía que no importaba cuán desesperadamente lucharan, ni siquiera eran dignos de un solo dedo de esta monja daoísta. Solo podía esperar que la carta de Su Li pudiera mostrar su uso.

Con varios sonidos extremadamente débiles de extinción, antes de que los fuegos artificiales de advertencia pudieran liberar su luz, desaparecieron sin dejar rastro.

El rostro de Tang Treinta y Seis tenía una expresión desagradable. Esta fue la primera vez que se encontró con este nivel de experto. Ahora, entendió que todos estos planes y estratagemas con respecto a la lucha y la mente humana eran absolutamente insignificantes frente a tales oponentes. Estas personas ya habían trascendido el mundo secular, entonces, ?cómo podrían quedar atrapados por su sabiduría?

Chen Changsheng apretó más la carta, su humor era bastante grave.

De repente, el Xuanyuan Po aparentemente olvidado, ya marcado como muerto por la vieja monja Daoista, comenzó a moverse.

En las ruinas de la cocina, giró lentamente y con gran dificultad, y luego lentamente levantó la espada en sus manos.

Era el más cercano a la pared de la academia, el más cercano a la monja daoísta, podía sentir mejor el Qi de borrar la extinción y soportaba la mayor presión.

Cuando Chen Changsheng, Zhexiu y el resto se preparaban para luchar, todavía resistía esta presión.

Al final, finalmente había logrado darse la vuelta y alzar su espada.

Para enfrentar al terrorífico experto que era la antigua monja daoísta, para vencer el miedo innato a la muerte, Xuanyuan Po utilizó todo su coraje.

Una acción simple como esta había consumido por completo toda su fuerza y ​​espíritu.

Cuando se enfrentó directamente a la vieja monja Daoista, su cuerpo entero tembló incesantemente como si recién estuviera comenzando a recuperarse de una enfermedad grave. La espada en sus manos era la misma, tambaleándose como si estuviera a punto de colapsar.

Él ya había mostrado suficiente coraje, pero ?cómo podía luchar contra el presente, cómo podía manejar su espada?

Por primera vez, la vieja monja Daoista miró directamente a Xuanyuan Po.

Sus ojos revelaron interminables desdén y desdén sin límites.

Lógicamente, los expertos excepcionales en el nivel de las tormentas de las ocho direcciones no humillarían a los miembros jóvenes de la generación juvenil.

Pero hoy, ella había venido con el propósito explícito de humillar a la Academia Ortodoxa.

Xuanyuan Po era un oso joven. Le dio la mayor importancia a la caballerosidad y el honor y fue el más incapaz de soportar la humillación.

En su cara ruborizada, entre sus rasgos algo inmaduros, apareció una pizca de determinación. !Con un rugido, sus dos manos apretó la espada y atacó a la vieja monja Daoista!

El sonido de los vientos silbantes surgió de la casa cuando Zhexiu, como una sombra gris, saltó al instante sobre la superficie helada del lago y llegó al otro lado.

La figura de Chen Changsheng desapareció cuando usó el Paso Yeshi. Llevando pedazos de nieve del bosque, corrió hacia la espalda de Xuanyuan Po. Sus dos manos se apretaron mientras se preparaba para abrir la carta.

Su Moyu reveló una expresión de resolución y metió la mano en su seno.

Tang Treinta y seis fue el último en actuar, pero su voz fue la primera en llegar.

"Wuqiong Bi, **** tu ****"

......

......


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 539 – The Old Bullying The Young

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#539#–#The#Old#Bullying#The#Young