Ze Tian Ji - Chapter 651 – Her Gaze Is Far Away, At The Other Side

Advertisement

Capítulo 651 - Su mirada está muy lejos, en el otro lado

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

Lejos en la distancia, junto al antiguo templo de Xining Village, el arroyo estaba en silencio.

La emperatriz divina de Tianhai miró al monje al otro lado de la corriente y dijo: "Debes saber claramente con quién siempre he tenido cuidado".

Las cuentas de oración en la palma del monje cesaron sus movimientos. Con los ojos aún cerrados, el monje respondió con indiferencia: "Nunca han ido al otro lado, por lo que naturalmente no pueden contemplar lo que has contemplado".

Ella respondió: "Yo tampoco he estado nunca".

En este momento, todavía estaba en la cima del Mausoleo de Libros, pero su mirada estaba allí, a decenas de miles de li.

No importa cuán lejos, mientras estuvieran conectados a través de este mundo con su Qi, su alma podría venir personalmente.

Esta era ella parada junto a la corriente.

El monje reflexionó sobre su respuesta y respondió: "Eso es razonable".

La emperatriz divina de Tianhai preguntó: "?No es esta la situación que más deseas ver?"

El monje respondió: "Nunca imaginé ver nada al hacer este plan".

La divina Emperatriz lo miró con calma y le preguntó: "?Eres hijo del Príncipe Heredero Jiancheng? ?Nieto?"

La cara del monje reveló una expresión nostálgica. Después de un momento de silencio, él respondió en voz baja, "el príncipe heredero Jiancheng es mi padre".

La divina Emperatriz enarcó las cejas cuando preguntó: "No entendemos, ?por qué los imperiales exiliados se unieron a él? Después de todo, él es el perro negro del emperador Taizong".

El monje dijo lentamente: "En última instancia, incluso el mayor resentimiento no puede superar el tiempo o el deseo de regresar a casa. Deseamos regresar".

La emperatriz divina de Tianhai preguntó: "?Pero no pensaste que podrías ser la vanguardia de la otra raza?"

Después de un momento de silencio, el monje negó con la cabeza y respondió: "Los descendientes de los imperiales no somos la otra raza. Esta es nuestra patria, ninguna persona tiene derecho a obstaculizar nuestro regreso".

La divina Emperatriz respondió, "?Y estás tan seguro de que la otra raza en ese continente no tendrá otras ideas?"

El monje guardó silencio y dejó de hablar.

Las límpidas aguas del arroyo habían sido congeladas por sus dos poderosas almas.

Los lotos formados de sangre se desplazaron hacia el oeste y luego hacia el este en la corriente. Los árboles junto a la corriente ocasionalmente se mueven con el viento o se quedan quietos a pesar de ello.

......

......

Con un poco de lluvia otoñal, un escalofrío repentino, la hierba que ayer todavía estaba muy verde ahora se volvió completamente amarilla.

El Daoísta Ji estaba de pie en la hierba que ni siquiera llegaba a sus rodillas. Sintiendo la distancia entre él y ese rude negro de jade, una vez más se volvió hacia el Mausoleo de Libros y dijo: "Solo abdicar. Como Su Li, deja este mundo".

La emperatriz divina de Tianhai apartó su mirada de la corriente en el lejano Xining Village y respondió: "Esos hijos míos desean ser emperadores, Chen Guansong quiere dejar su nombre en los anales de la historia, Yin ha quedado atrapado por el palabras "el beneficio de la humanidad", el Emperador Blanco quería pelear una batalla con el Señor Demonio, pero ?y usted? De principio a fin, nunca entendí exactamente lo que quería lograr haciendo tantas cosas ".

El taoísta Ji respondió inexpresivamente. "Este es el último deseo de Su Majestad el Emperador Taizong, y también una vez nos prometiste a mí y a mi hermano menor que devolverías el trono al clan Chen".

La divina Emperatriz respondió: "Solo tengo un hijo y él sufrió la ira de los cielos. En mi vientre, su rueda solar fue destruida".

Al decir esto, miró a Chen Changsheng, luego miró a algún lugar en el Mausoleo de los Libros.

"No importa cuál sea mi hijo, tal vez puro y amable, o simple, o un tonto, o un lisiado, si asciende al trono imperial, ?quién reinará sobre este mundo?"

La emperatriz divina Tianhai miró en dirección a las llanuras de otoño y se burló, "En ese momento, ?quién será el verdadero emperador? ?Esos para nada y sinvergüenzas, o usted?"

Daoist Ji guardó silencio, sin responder a esta pregunta.

El viento soplaba a través del desierto, sacudiendo la hierba amarillenta. Parecían arrozales, pero no desprendían un dulce aroma, solo el hedor de la descomposición después de pudrirse bajo la lluvia.

"Al decir tantas palabras sin interés, al ver tantas personas y asuntos carentes de interés, al final, todos ustedes todavía tienen que matarnos".

Con estas palabras, la emperatriz divina de Tianhai finalmente se movió.

Dio un paso adelante, y el hands que siempre se habían abrazado detrás de ella lentamente separados.

Ni una sola gota de lluvia cayó del cielo nocturno, pero cuando abrió las manos, varias gotas de lluvia, arrastradas por un viento de partes desconocidas, cayeron en su palma.

Bajó la cabeza para mirar esas gotas cristalinas de agua como perlas en la palma de su mano, luego levantó la cabeza una vez más hacia el mundo que ya la había irritado hasta el extremo.

"Entonces, ?quién se atreve a matarnos?"

......

......

La situación de esta noche ya había sufrido transformaciones que sacudieron el mundo.

Con el silenciamiento del Diseño Imperial, los sonidos de la matanza se elevaron en todas las partes de la capital, junto con ocasionales chispas y columnas de fuego. En las distantes llanuras, algunos ejércitos seguían siendo como estatuas de piedra que custodiaban una tumba, mientras que otros se encontraban en medio de la agitación. Este mundo ya había dejado el control de la Emperatriz divina. Incluso aquellos ministros más leales a ella y a su propia familia habían decidido abandonarla.

Sin lugar a dudas, la situación a la que se enfrentaba ya se había vuelto desagradable al extremo.

Sin embargo, ella no retrocedió en lo más mínimo. Mirando a los expertos supremos alrededor del Mausoleo de los Libros, todos sus enemigos en el mundo, ella hizo esta pregunta.

?Quién se atreve a matarnos?

Estas cinco palabras fueron tiránicas hasta el extremo, arrogantes hasta el extremo. Resonaron a través del silencioso mausoleo de libros y las calles de la capital, haciendo eco sin cesar, pero de principio a fin, nadie se atrevió a responder.

Después de bastante tiempo, finalmente se levantó un sonido.

Este fue el sonido de una losa laminar, un sonido muy parecido al chasquido de los dientes, y también como el sonido de los huesos que soportan un peso enorme.

Kakakaka.

Zhu Luo se levantó de su silla de ruedas, su mirada recorriendo el blanco Camino divino hasta finalmente descansar en la cima del Mausoleo de los Libros.

"Déjame intentarlo."

Cuando dijo esas tres palabras, no había ningún sentimiento de pasión, solo llanura, tan suave como el agua.

Quizás porque sabía claramente cuál sería su fin, o tal vez porque después de abrir la carta de Su Li en el Myriad Willows Garden, siempre había estado esperando el final.

Zhu Luo, una de las Tormentas de las Ocho Direcciones, Secta Maestra de la Secta Emocionante de las Emociones, una figura importante del Condado de Tianliang. Tal como Su Li lo había dicho en la ciudad de Xunyang, podía morir, pero no podía perder.

Ahora, él ya había perdido y había quedado lisiado, entonces, ?qué era lo que le tenía pena a su muerte?

Esta noche había venido a la capital precisamente para poder morir. Deseó usar su muerte para obtener el mayor beneficio para su clan y secta.

"?Qué deseas?"

La voz de Daoist Ji vino desde la distancia. Ya no estaba en la llanura de otoño al norte de la capital, pero ahora parecía incluso más lejos.

Zhu Luo usó su mano izquierda para agarrar la espada en su cintura mientras declaraba inexpresivamente, "Quiero que el clan Wang nunca vuelva a levantarse".

No dijo qué clan Wang, pero todos sabían del clan Wang del que hablaba.

El clan Wang del condado de Tianliang había declinado desde hace mucho tiempo. Ahora, solo quedaba una persona.

La exigencia de Zhu Luo de nunca volver a levantar al clan Wang estaba precisamente dirigida contra ese hombre y esa espada.

La voz de Daoist Ji no habló por unos momentos. Solo después de un rato finalmente dio una respuesta.

Era muy obvio que esta demanda que Zhu Luo hizo al borde de la muerte fue una que incluso Daoist Ji sintió bastante problemático.

"Muy bien, te lo prometo".

Ante esto, la cara de Zhu Luo finalmente reveló algo de emoción y su cuerpo se tensó aún más recto.

Él caminó hacia adelante, y cuando sus pasos lentos cayeron sobre la acumulación superficial de agua en la llanura de piedra, poco a poco comenzaron a formar un ritmo distinto.

Llegó a la base del Camino divino y lentamente desenvainó su espada.

Un poderoso Qi se levantó con el desenvaino de esta brillante espada, extendiéndose y llenando el mundo.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 651 – Her Gaze Is Far Away, At The Other Side

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#651#–#Her#Gaze#Is#Far#Away,#At#The#Other#Side