Ze Tian Ji - Chapter 658 – I Can Still Eat, No?

Advertisement

Capítulo 658 - Todavía puedo comer, ?no?

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

El alma de la emperatriz divina Tianhai estaba a decenas de miles de li, su técnica taoísta estaba en Luoyang, y su cuerpo estaba en las nubes tormentosas. Uno contra tres, tres Santos.

Lo que quedaba en la cima del Mausoleo de Libros era su cuerpo original.

Incluso si ella fuera la persona más fuerte del mundo, se podría suponer que bajo la condición en la que estaba luchando contra tres Santos, no tenía medios para producir más fuerza para lidiar con otros enemigos.

En otras palabras, ella en la cima del Mausoleo de Libros estaba actualmente en el estado más indefenso. Si alguien atacara su cuerpo original, existía la posibilidad de herirla.

Esta noche, muchos expertos habían llegado al Mausoleo de los Libros.

Todavía no habían entrado en el Dominio divino, y normalmente, no podían representar la más mínima amenaza para la Emperatriz divina de Tianhai, pero ahora era diferente.

Por supuesto, primero necesitaban ascender al Camino divino hacia la cima del Mausoleo de los Libros.

Pero Han Qing se sentó debajo del Camino divino, tal como lo había hecho durante los últimos seiscientos años.

Han Qing era muy viejo.

Era un general divino de la misma generación que Qin Zhong y Yu Gong. Se había sentado en el Mausoleo de los Libros durante seiscientos años, su cuerpo cubierto de polvo y salpicado de óxido, pero ?podía resistir los ataques colectivos de estos expertos de la época actual?

Esta era una pregunta que vale la pena considerar, pero claramente no la consideraba, porque estaba comiendo.

Los pimientos verdes fritos con carne seca provienen de ese patio. Silenciosamente comió, comió en serio, tal vez pensando en cómo hace dos años, Xun Mei había pisado el Camino divino.

Basado en lo que él había dicho antes, fue precisamente porque Xun Mei había intentado inmiscuirse en el Sendero divino esa noche en busca de la verdad de que finalmente había dejado todo e irrumpido en lo divino. Entonces, ?esta comida era un recuerdo?

No, este recuerdo cayó en un pasado aún más lejano, porque ese rostro anciano tenía emociones aún más profundas.

Los expertos del mundo se habían reunido, pero él estaba comiendo tranquilamente. ?Este tipo de indiferencia significa absoluta confianza en uno mismo o algo más?

Hace dos años, cuando Xun Mei había pisado el Camino divino para encontrar su muerte, Mao Qiuyu había estado fuera del Mausoleo de los Libros. Él personalmente había visto morir a su hermano menor, pero ahora, no había emoción en su rostro.

La chica llamada Mu Jiushi, por otro lado, tenía algunos indicios de ira en su rostro. En cuanto a los expertos ocultos pertenecientes a clanes y sectas nobles, que ahora salían de la oscuridad, también comenzaron a enojarse.

Los Qis de estos expertos, llenos de ira, se reunieron frente al Camino divino.

Han Qing no tuvo reacción. Todavía estaba tranquilamente, comiendo en silencio como si esta comida fría fuera el objeto más preciado del mundo.

En el río, fuera del mausoleo de los libros, los monolitos se hicieron añicos y se esparcieron por el suelo.

Wuqiong Bi se encontraba entre estos monolitos rotos, el resentimiento en su rostro se transformaba gradualmente en vigilancia y malestar y, finalmente, en miedo.

Esta noche, de las Tormentas de las Ocho Direcciones que habían llegado al Mausoleo de los Libros, Zhu Luo y Guan Xingke habían muerto mientras Bie Yanghong estaba gravemente herido. Solo que todavía tenía toda su fuerza.

Anteriormente, cuando su esposo había resultado gravemente herido, ella realmente había estado furiosa hasta el extremo y deseaba atacar. Incluso si Han Qing mostraba una fuerza incomprensible, con la ayuda de esos expertos en la oscuridad, ella creía que podría derrotarlo. Sin embargo ... no importa cuán aborrecible y dura su mirada, Han Qing ni siquiera la miró.

Han Qing tranquilamente comió.

La lanza descansó tranquilamente a su lado.

Por lo tanto, ella comenzó a temer.

"Ayudame."

Bie Yanghong yacía en medio de los monolitos rotos, su rostro extremadamente pálido, su respiración extremadamente débil, pero su voz todavía estaba tan tranquila como de costumbre, conteniendo una fuerza admirable.

Miró hacia la cima del Mausoleo de Libros, su mirada descansando en la figura de la Emperatriz divina de Tianhai, teñida de confusión y dolor.

En la ropa de la Emperatriz divina de Tianhai había un pétalo rojo ligeramente húmedo. En su manga había varios agujeros pequeños hechos por diez estrellas fugaces.

En esa dura batalla en el lapso de una sola inspiración, él fue uno de los participantes, y él entendió claramente que estos eran los regalos que dejó Guan Xingke.la muerte y sus pesadas heridas.

Él también notó otro problema.

Wuqiong Bi lo ayudó a levantarse, el batidor de cola de caballo temblaba ligeramente, igual que su voz. "Solo vamonos."

"Esta noche, dado que ya he venido aquí, no tenía pensamientos de irme con vida".

Bie Yanghong dijo con calma, y ​​luego sus dedos comenzaron a temblar.

La cuerda que colgaba de su dedo meñique se agitó en el aire, enrollándose varias veces alrededor de sus dedos.

Estaba tan gravemente herido que ni siquiera tenía fuerzas para cerrar un puño, así que ató todos sus dedos, uniéndolos en una especie de puño.

Este puño golpeó el lecho seco del río.

Auge.

Este aparentemente frágil puño perforó un enorme agujero en el lecho del río, tan profundo que no se podía ver su fondo, y la corriente de agua provenía de abajo.

Cuando el Diseño Imperial se movió, el río se secó y aparecieron las piedras. Ahora, con la ruptura del Diseño Imperial y la salida de la impresionante energía de la matriz, no había más fuerza para mantener la vista actual.

Con un borboteo de agua, innumerables manantiales brotaron del suelo. En un instante, el lecho del río se ahogó una vez más, empapando los zapatos de él y Wuqiong Bi.

Wuqiong Bi sabía lo que quería hacer. Su rostro se puso aún más pálido, pero no pudo pronunciar palabras de objeción.

Los manantiales enloquecidos aumentaron, haciendo que el nivel del río subiera a una velocidad visible. Acompañado por los truenos y los rayos desde lo alto del cielo, la vista parecía extremadamente extraña.

Un grito algo desesperado estalló en los labios de Wuqiong Bi.

Ella y Bie Yanghong se pararon sobre el agua, dos Qis exudaron de sus cuerpos y al instante envolvieron todo el río.

El Qi que emanaba de su cuerpo era de silenciosa extinción, ondas azul-verdosas en las que no existía vida.

El Qi exudado del cuerpo de Bie Yanghong, sin embargo, era incomparablemente fresco y limpio, conteniendo la energía infinita e ilimitada de la vida.

Las aguas del río finalmente se derramaron sobre los terraplenes de piedra y fluyeron hacia el mausoleo de los libros, avanzando lenta e inexorablemente hacia el camino divino.

A medida que el agua fluía, las hojas verdes comenzaron a brotar. En el lapso de algunas respiraciones, cubrieron por completo la superficie del agua, un tramo ilimitado de lotos.

Poco después, este mar de loto verde comenzó a florecer con incontables flores de loto delicadas.

El mar de loto parecía lucirse con la brisa, las flores de loto deslumbraban en medio del trueno y el rayo.

Lotus deja ese lapso hacia el cielo, Wuqiong Bi.

El sol rojo de las flores de loto, Bie Yanghong.

(TN: Esta es en realidad una línea de un poema del poeta Yang Wanli de la dinastía Song llamado 晓 净慈寺 净慈寺 林子 方 方, que puede traducirse como "Amanecer en el templo Jingci, enviado a Lin Zifang". La traducción de la línea es " Lotus deja ese espacio en el cielo, un verde infinito. El sol rojo de las flores de loto, un tono especial de rojo. "Los nombres de Wuqiong Bi y Bie Yanghong son los extremos de sus líneas respectivas.)

El mausoleo de libros estaba cubierto de agua.

Mao Qiuyu estaba parado a un lado en el agua, su expresión solemne, sus dos mangas bailando.

Dos mangas de brisa se movieron y volaron.

Las hojas de loto volaban constantemente, las flores de loto se balanceaban ligeramente. Un rayo iluminó el mundo, la humedad se condensó en niebla. Todo esto combinado en una escena tan hermosa que parece irreal, un país de las hadas.

El país de las hadas había llegado al Camino divino.

Han Qing todavía estaba comiendo, comiendo con gran seriedad.

Cocinar comida era una cuestión del mundo humano, y él pasó del Mausoleo de los Libros al mundo humano del pasado.

Bie Yanghong quería que regresara a un país de las hadas que no se preocupaba por asuntos mundanos, dejándolo sin corazón para evitar que alguien pisoteara el camino divino.

El cielo de hojas de loto y flores de loto atacaron su corazón Dao.

?Qué elegiría Han Qing?

Finalmente, colocó la lonchera.

No porque no tenía medios para lidiar con el desafío de Bie Yanghong, sino porque había terminado la comida.

Extendió su mano para agarrar la lanza y luego miró hacia las profundidades del mar de loto.

Bie Yanghong estaba en las profundidades del mar de loto. Su cuerpo estaba empapado en sangre y su cara estaba pálida, pero él estaba muy tranquilo.

Quería matar a Tianhai, la gente del mundo quería matar a Tianhai, por lo que tenían que ascender por el Camino divino.

En este momento, estaba quemando su verdadera esencia y cultivación. Incluso si pudiera derrotar a Han Qing, probablemente no tendría mediosde continuar viviendo

No le importaba, porque originalmente había venido a encontrar su muerte.

El camino de la muerte fue su Dao, su Dao directo.

Caminar de acuerdo con el Dao propio significaba que uno nunca se perdería en el mar de loto, nunca retrocedería asustado. Su ser empapado en sangre era claro en la oscuridad, al igual que las flores rojas en medio de las hojas verdes.

Pero no atacó, porque estaba esperando la oportunidad final.

Esperando el banco de arroyos cerca del viejo templo de Xining Village, esperando el antiguo monasterio en Luoyang, esperando a que las nubes oscuras sobre la tierra se dispersen.

Levantó la cabeza, mirando tranquilamente las nubes oscuras.

Todos miraron hacia arriba.

El trueno retumbaba constantemente, los relámpagos crujían, las nubes oscuras se retorcían, los vientos estallaban.

Ese lugar realmente no era parte del mundo humano.

......


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 658 – I Can Still Eat, No?

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#658#–#I#Can#Still#Eat,#No?