Ze Tian Ji - Chapter 698 – The Fall Of First Snow

Advertisement

Capítulo 698 - La caída de la primera nieve

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

Todos sabían que Chen Changsheng quería matar a alguien hoy. La gente se enfoca en muchos lugares dentro de la capital. El callejón del Departamento Militar del Norte fue naturalmente el más importante, pero ni siquiera el Palacio Imperial fue excluido. Sin embargo, nadie había imaginado que después de salir del Palacio Li, no fue al callejón del Departamento Militar del Norte, ni al Palacio Imperial, sino a la finca Wei.

Esto sorprendió a muchas personas que no estaban preparadas, y luego las dejó perplejas con las mismas preguntas que Zhou Tong.

?Qué tipo de propiedad era Wei Estate? ?Por qué Chen Changsheng fue primero? ?Podría ser que en su mente, este lugar fuera aún más importante que el Palacio Imperial o la prisión de Zhou?

Poco después, algunas personas recordaron que el actual Ministro Auxiliar de Ritos llevaba el apellido de Wei, y que la esposa que acababa de abandonar y conducido a su casa tenía el apellido Xue, y era la hija mayor de Xue Estate.

?Fue solo por esta razón?

?Para qué iba Chen Changsheng al Wei Estate? Para desahogar la ira del Xue Estate? ?O fue para convencer al Asistente del Ministro Wei de que se llevara a su esposa?

En el momento en que el Viceministro Wei reconoció a Chen Changsheng, comenzó a especular nerviosamente sobre el motivo de su llegada y también obtuvo una conclusión similar.

Chen Changsheng sin duda había venido a desahogar la ira del Xue Estate, o había venido a "persuadirlo" a reunirse con Xue Zhihua.

La palabra "persuadir" naturalmente significaba "fuerza".

El asistente del ministro Wei estaba bastante enojado, pero no se atrevió a mostrarlo.

Si realmente recuperara a su esposa, la finca Wei sin duda perdería un poco la cara y sin duda recibiría no pocos inconvenientes, pero ... ?qué más podría hacer?

La autoridad de Chen Changsheng como futuro Papa estaba muy por encima de la suya.

Ya había hecho sus preparativos, ya pensaba en lo nerviosa y enojada que estaba, pero no demasiado molesta, cuando Chen Changsheng hizo su pedido. A regañadientes, pero sin perder nada de su conducta, aceptaría esta demanda.

Fue justo en ese momento cuando Chen Changsheng le habló de la razón por la que venía, con los ojos brillantes, la postura erguida y la voz sincera: "He venido a matarte".

Los copos de nieve cayeron al patio. Todo estaba en silencio dentro del mundo.

El asistente del ministro Wei estaba parado en la nieve, su cara pálida, su boca ligeramente abierta. Durante mucho tiempo, se encontró incapacitado para hablar.

Resultó que no había venido a armar un alboroto ni a forzarlo a casarse. Más bien, fue para matarlo.

Él era el Ministro Asistente de Ritos. A los ojos de la gente común, él era una montaña alta e inclasificable. Sin embargo, para él, fue este joven el que fue el pico más elevado.

Si el futuro Papa quería matarte, ?quién estaría dispuesto a venir a tu rescate? Ninguna otra conclusión te esperaba excepto la muerte.

Deberías estar nervioso y enojado, pero no demasiado molesto. A regañadientes, pero sin perder ningún comportamiento, debes aceptar su demanda ... y morir.

Nadie quería morir.

"Aunque he hecho muchas cosas equivocadas, ninguna de ellas es una justificación para que muera".

El viceministro Wei miró fijamente a los ojos de Chen Changsheng, su mirada particularmente sombría, su respiración extremadamente áspera.

"Sí, ni las leyes del Gran Zhou ni las escrituras de la iglesia dicen que la ejecución es el castigo por echar a una esposa del hogar. En el pasado, definitivamente no te habría matado, pero ahora mi punto de vista es algo diferente Enderezar un error no requiere exageración, pero se debe pagar un precio por cometer un error, y se debe ver. Olvidaste la gratitud y la injusticia cometida, por eso quiero decirle a todas las personas y creyentes del mundo que lo que haber hecho algo está mal ".

Chen Changsheng finalmente dijo: "Y un castigo repulsivo es un hermoso elogio".

Mientras hablaba, sus ojos eran muy brillantes, su tono extremadamente serio. Él no estaba hablando falsedades, no estaba ridiculizando intencionalmente al ministro, no buscó humillarlo justo antes de su muerte. Él realmente pensó de esta manera. Había venido a la finca Wei para matar al ministro precisamente porque esperaba que en el futuro, tales incidentes ocurrieran un poco menos en este mundo.

Dos parches anormales de rojo aparecieron en la cara pálida del Ministro Asistente Wei y su cuerpo comenzó a temblar.

El no supo que decir.

En la opinión de una "persona normal" como él, el actual Chen Changsheng era un loco. ?Quién pagaría el precio de la muerte por un asunto como desechar a la esposa? Incluso si cometió algo así como una injusticia, fue inconstante y superficial en su amor, con un corazón tan frío como el hierro ... ?por qué tenía que morir? Si nada inesperado sucediera, el clan imperial junto con su esposa, morirían sofocados, pero ... ?qué tenía eso que ver con él?

Si esto fuera solo una excusa para matarlo, estaría bien.

Pero no era. Esta era la razón de Chen Changsheng para matarlo.

Sus ojos brillaron más y más, su tono cada vez más serio. A los ojos de la "gente normal", se estaba volviendo más loco y loco.

El viceministro Wei miró las paredes del patio, buscando una oportunidad de vivir. Se dio cuenta de que era inútil y comenzó a llorar en la mayor desesperación.

Los copos de nieve cayeron sobre un pedazo de papel. Emitían sonidos muy suaves, como la arruga de algún hermoso objeto que se destruye.

Este era un papel tan blanco como la primera nieve. Hubo algunos agujeros perforados en este papel, lo que hace que parezca anormalmente horrible.

Una voz vino de uno de estos agujeros negros. "Todos dicen que soy el loco ... me parece que estás más loco que yo".

......

......

Mucha gente sabía que Painted Armor Xiao Zhang tenía una personalidad violenta, y que había algunos problemas con su mente.

Sin embargo, este año, a principios del invierno, cuando vio a Chen Changsheng contándole al asistente del ministro Wei con un tono serio y ojos brillantes que había venido a matarlo, Xiao Zhang tenía una sensación muy extraña.

Sintió que Chen Changsheng era un loco, un loco serio y mortal, y este hecho lo sorprendió mucho.

Cuando Chen Changsheng vio a Xiao Zhang detrás del árbol, también se sorprendió. Nadie en la capital sabía que iría a la Wei Estate y, presumiblemente, muchas personas se apresuraban a llegar hasta allí, así que, ?cómo lo había estado esperando Xiao Zhang por adelantado?

"?Cómo es que estás aquí?" Preguntó, su cara rebosante de asombro.

Simultáneamente, esa daga increíblemente fría y afilada, inoxidable y sin escarcha, ya había apuñalado a través de sus mangas y una atmósfera asombrosa para alcanzar la garganta del Ministro Asistente Wei.

La cara de Xiao Zhang estaba cubierta en una hoja blanca de papel, por lo que, naturalmente, no mostró ninguna expresión, pero todos los que vieron este libro blanco sentirían que exudaba desprecio.

Este desprecio estaba dirigido naturalmente a la espada de Chen Changsheng. Era como una risa extraña y silenciosa, rebosante de burla.

?De verdad te atreves a matar a alguien delante de mí?

Una lanza se levantó de la nieve, sacudiendo su ropa y atravesando el frío, tratando de abrirse paso a través del mundo.

Con un pensamiento, el extremo helado y afilado de la lanza chocaría con la daga de Chen Changsheng.

No importa cuán talentoso era Chen Changsheng, incluso si hubiera ganado contra Eunuch Lin en la Academia Ortodoxa, si enfrentara directamente esta lanza con su daga, ?cómo podría vencer a Xiao Zhang?

En el momento siguiente, la lanza de Xiao Zhang rompería la daga de Chen Changsheng.

Él se pararía frente al asistente del ministro Wei.

El primer asesinato de este día de la primera nevada del invierno en la capital llegaría a su fin.

En este momento, parecía que este era un asunto inevitable.

Sin embargo, lo inesperado siempre ocurriría.

Como hoy.

El libro blanco sobre la cara de Xiao Zhang se agitó y esa burla y desprecio tácito desaparecieron.

La risa silenciosa y extraña se convirtió en un aullido verdaderamente extraño que resonó a través de la finca y atravesó el cielo nevado.

La huella de la lanza cambió por la menor cantidad.

No pudo chocar contra la daga.

La daga fría atravesó el aire, llevando sangre.

La sangre chorreaba en la nieve que caía, transformándose en una vista muy hermosa.

Un objeto voló por el aire, girando ferozmente y volando alocadamente. Finalmente, se estrelló contra el suelo, arrojando hielo y nieve.

Era la cabeza del Asistente del Ministro Wei, sus ojos no podían cerrarse a tiempo.

Xiao Zhang levantó repentinamente la cabeza y miró hacia adelante. De repente, su rostro irradiaba un aura glacial, como si estuviera mirando hacia un abismo.

Un hombre vestido de azul apareció en la puerta de Wei Estate.

Las dos cejas de esta persona estaban ligeramente caídas, totalmente angustiadas y completamente reacias. En su pecho, sostenía una espada que aún no había sido desenvainada.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 698 – The Fall Of First Snow

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#698#–#The#Fall#Of#First#Snow