Ze Tian Ji - Chapter 704 – The Desire Of A Metal Blade (I)

Advertisement

Capítulo 704 - El deseo de una cuchilla de metal (I)

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

Shang Xingzhou no pudo salir del Palacio Imperial.

Su voluntad fue como una inundación torrencial a punto de desbordarse de la capital y ahogando al mundo entero, queriendo tragarse a Chen Changsheng y no dejar nada atrás.

En este momento, alguien se paró frente a él.

El Papa todavía estaba en el Palacio Li, Wang Po todavía estaba sentado a la mesa, Xu Yourong estaba en el Templo South Stream, las jóvenes del Templo South Stream habían sido cerradas dentro de la Academia Ortodoxa por el Priest Xin, Tang Treinta y Seis estaba en Wenshui y Zhexiu habían desaparecido.

La persona que se puso de pie fue completamente inesperada, pero cuando se la consideró cuidadosamente, también alguien a quien se debería haber esperado que se pusiera de pie.

Yu Ren se quedó parado en el viento y la nieve, los eunucos y las doncellas a su alrededor arrodillados en el suelo.

Por primera vez, el joven emperador desafió los deseos de sus maestros y ministros y apareció en cierto lugar.

Era un lugar que había elegido para sí mismo.

El viento voló su capa, pero no podía soplar en sus ojos y cara. Su apariencia era naturalmente tan tranquila y tranquila como de costumbre.

La furia del viento y la nieve también era cosa de la naturaleza.

Él tranquilamente miró a su maestro.

Shang Xingzhou lo miró con calma.

A diferencia de Chen Changsheng, Yu Ren fue el verdadero sucesor de Shang Xingzhou, al que Shang Xingzhou le había confiado todos sus sueños.

Shang Xingzhou realmente lo apreciaba y estaba dispuesto a sacrificar todo por su bien, a hacer todo para su beneficio.

Yu Ren sabía todo esto, por lo que se sintió conmovido, luego intranquilo y luego temeroso.

En los últimos días, había estado en el Palacio Imperial aprendiendo cómo convertirse en un sabio soberano, en silencio, con miedo.

Sabía que su maestro seguramente iba a matar a su hermano menor.

Para convertirse en un monarca aclamado a través de los tiempos, su espíritu no podría tener una sola debilidad. Para decirlo de otra manera, no podría existir una sola existencia en el mundo que pudiera influir en su voluntad.

Esto era exactamente lo que Shang Xingzhou quería asegurar. Ni siquiera se permitiría tener tal influencia.

Chen Changsheng pudo hacer esto, por lo que tuvo que morir.

Nadie lo entendió

El Gran Continente Occidental no entendía, la Ciudad del Emperador Blanco no entendía, el sur no entendía, el Papa no entendía.

Solo ese viejo templo cerca de Xining Village lo entendió.

Esa mañana en el Mausoleo de los Libros, Yu Ren vio a su hermano menor llevar el cuerpo de la Emperatriz divina Tianhai desde la montaña, vio a su maestro subir la montaña, vio a los dos acercándose como extraños, y él lo entendió.

Por lo tanto, en los últimos días en el Palacio Imperial, él había estado muy obedientemente, estudiando diligentemente cómo convertirse en un sabio soberano.

Cuanto más incómodo y temeroso se sentía, más obediente y callado era, como en el antiguo templo de Xining Village.

Y sin embargo, su maestro todavía quería matar a su hermano menor.

Entonces su único recurso fue ponerse de pie y decirle a su maestro que esto no era aceptable.

Mientras miraba a Yu Ren en la nieve, Shang Xingzhou se volvió cada vez más severo y severo, su voluntad de matar a Chen Changsheng cada vez más resuelta.

Quería que Chen Changsheng muriera precisamente por eso, y el hecho de que Yu Ren estuviera aquí ahora era toda la prueba que necesitaba. En su opinión, la muerte de Chen Changsheng era aún más necesaria.

?Cómo podría detenerse todo esto? ?Cómo podría uno cambiar las intenciones de una persona como Shang Xingzhou?

La mano de Yu Ren se agarró a un colgante de jade atado a su cintura.

Este colgante de jade estaba hecho de jade verde. Era completamente transparente sin la más mínima impureza y, por lo tanto, extremadamente raro y costoso.

No hubo ondas de Qi que emanaron de este ornamento de jade, ya que no era un artefacto mágico. Fue solo un regalo ofrecido por la cabeza del clan Qiushan al nuevo emperador cuando había ingresado al palacio unos días antes para buscar una audiencia.

Este regalo simboliza casi perfectamente la mente del nuevo emperador.

En ese momento, en el palacio, cuando Yu Ren tomó este colgante de jade, no mostró ninguna expresión extraña, pero su mente estaba perturbada.

No había esperado que alguien en el mundo fuera capaz de adivinar sus preocupaciones e inquietudes, e incluso darle una forma de resolverlas.

Él entendió claramente que durante el s interno de Mount LiTrife, la persona llamada Qiushan Jun, que era tan famosa como su hermano menor, había hecho algo similar cuando se enfrentaba a su padre.

Entonces, cuando enfrentó a su maestro, tal vez podría hacer lo mismo.

La mirada de Shang Xingzhou atravesó la nieve y cayó sobre el colgante de jade en la mano de Yu Ren.

Él sabía todo lo que ocurría en el palacio, por lo que naturalmente sabía los orígenes de este colgante de jade.

Entendió las intenciones que Yu Ren deseaba transmitir y por lo tanto guardó silencio.

El viento y la nieve soplaron sin fin, la nieve se acumulaba gradualmente en las plazas del Palacio Imperial. Los eunucos y las doncellas arrodilladas en el suelo y también los diez-algunos daoístas se veían como puntos negros.

Después de un tiempo, Shang Xingzhou finalmente habló.

"Solo una vez", le dijo a Yu Ren. "Solo esta vez."

Yu Ren muy en serio asintió.

Shang Xingzhou lo siguió, "Pero Su Majestad debe entender: esta es la capital, no el viejo templo de Xining Village. Este es un asunto que concierne al mundo, no solo entre maestros y discípulos. No olvidó hervir el agua, cocinar una comida , o limpio. Si quieres sufrir en su lugar, puedes, y no necesito castigarlo, pero otras personas llevarán a cabo este asunto para el cielo, y él morirá de todos modos ".

Yu Ren no lo creía.

Sabía que Madame Mu había ido al Li Palace, que el experto supremo Tie Shu estaba custodiando la prisión de Zhou, e incluso había Xiao De, Xiao Zhang y el clan Wenshui Tang.

Pero aún creía en Chen Changsheng.

Porque Chen Changsheng no estaba solo. Él tenía compañeros.

Yu Ren entendió claramente que debido a su influencia, su hermano menor no hablaba mucho o sobre algo muy interesante. Sin embargo, ya sea que fuera a cazar en las montañas, al arroyo para pescar, o al pueblo para comprar vegetales, siempre podía conocer gente dispuesta a ayudar. Eran cazadores o pescadores, pero todos ellos eran personas con amabilidad en sus corazones.

Tal vez porque eran hermanos marciales, ?siempre habían tenido un poco de bondad indestructible hacia este mundo?

......

......

La lucha al final de la calle cesó de repente.

Esto no significaba que la batalla había concluido. Se podía ver claramente que Chen Changsheng todavía estaba parado en la tormenta de nieve.

Los dedos de Wang Po eran muy largos y firmes, especialmente cuando él agarró la empuñadura de su espada.

La fina nieve se desmoronó, revelando la verdadera apariencia de la espada. Todavía estaba enfundado, aún ocultando su nitidez.

Pero ya había una gran diferencia.

Anteriormente, esta cuchilla había sido colocada silenciosamente sobre la mesa, pero ahora estaba apretada en su mano.

Con este movimiento, muchas cosas cambiaron.

La tez de Tang Second Master se volvió anormalmente antiestética.

Un destello de perturbación parpadeó sobre los ojos de Tie Shu.

Los Wenshui Tang habían sacado su bondad tan pesada como una montaña, pero aún no era suficiente para mantener la espada de esta persona.

"?Te atreves a golpearme con tu espada?"

El segundo maestro Tang miró los ojos de Wang Po, su voz aún más fría que la nieve.

Representó a los Tang de Wenshui, representó al Viejo Maestro, representó esa montaña.

Wang Po se puso de pie y respondió: "No usaré mi espada contra ti".

El segundo maestro Tang no dijo nada, sabiendo que había más.

Como se esperaba.

"Porque no eres digno", terminó Wang Po.

Desde el templo de Tanzhe hasta la calle nevada, desde las hojas amarillas hasta el viento y la nieve, la espada de Wang Po nunca abandonó su armadura durante su estancia en la capital.

Todos sabían que había comprendido el Dao de la espada, y que estaba acumulando nitidez. Esta única cuchilla suya seguramente sacudiría los cielos y la tierra.

?Quién podría ser digno de recibir tal espada además de un experto en el Dominio divino?

Cuando Wang Po dijo que el segundo maestro Tang no era digno de esta espada, no era una burla, sino la verdad.

Y la verdad duele más.

El rostro del segundo maestro Tang se volvió más desagradable, pero luego comenzó a reírse.

Esta vez, su risa tenía ruido. Rugió de risa que estaba lleno de burla.

La risa desapareció de repente. Miró a Wang Po y dijo con frialdad: "Ya sea que no sea digno o que no se atreva, si no desenvaina su espada, aún le es imposible resolver la situación de hoy".

Esto también era una verdad. Si Wang Po no desenvaina su espada, ?cómo podría ayudar a Chen Ch?angsheng?

Lo que vino después fue la respuesta de Wang Po.

Agarró su espada y la agitó hacia el segundo maestro Tang.

Como la sacudida de una manga, sacudir el polvo o expulsar algo repulsivo de la vista, la acción fue muy suave y muy desdeñosa.

Los ojos del segundo maestro Tang se entrecerraron. No había esperado que Wang Po realmente lo golpeara. Su verdadera esencia comenzó a circular rápidamente cuando entró en la nieve y se transformó en varias imágenes secundarias que brillaban con una luz dorada que escapaba en todas las direcciones.

En los últimos años, no cultivó tan diligentemente como lo había hecho en el pasado, pero aún poseía un talento sorprendente, todavía era un descendiente elegido a mano del clan Tang. Su fuerza permaneció, y su cultivación era bastante alta.

Usó la técnica de movimiento Myriad Golden Leaves del clan Wenshui Tang. Con él, uno podría cruzar vastas distancias en un instante. Esta era una técnica secreta que ni siquiera Tang Treinta y Seis había podido aprender, y aunque no se podía comparar con las maravillas del Paso Yeshi, todavía era muy difícil de ver.

Innumerables trozos de nieve volaron en el aire cuando la hoja de metal de Wang Po descendió.

La hoja de metal simplemente descendió, pero parecía pasar por cambios ilimitados.

En última instancia, sin embargo, nada cambió.

La hoja de metal dibujaba una línea recta a través del viento y la nieve, simple y clara.

El frente de esta línea golpeó con precisión una de las imágenes secundarias en la luz dorada.

Hubo una papilla clara, como el sonido de una bofetada.

El segundo maestro Tang se estrelló contra la calle nevada.

Su mejilla derecha estaba completamente roja y la sangre manaba de la comisura de sus labios. Una sensación de total incredulidad llenó sus ojos.

Solo después de unos momentos se dio cuenta de lo que había sucedido. Él rugió furiosamente a Wang Po, "!Te atreviste a golpearme!"

Wang Po lo miró y no habló.

El segundo maestro Tang escupió varios dientes mezclados con sangre de su boca.

Se frotó la cara con una mano temblorosa, poniéndose aún más enojado mientras prácticamente chillaba, "!En verdad te atreviste a golpear mi cara!"

"Desde la primera vez que te vi en Wenshui, siempre quise pegarte".

Wang Po hizo una pausa y luego agregó: "Y especialmente he querido darte una bofetada".


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 704 – The Desire Of A Metal Blade (I)

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#704#–#The#Desire#Of#A#Metal#Blade#(I)