Ze Tian Ji - Chapter 723 – The Imperial Decree Arrives In The Snow

Advertisement

Capítulo 723 - El decreto imperial llega a la nieve

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

(TN: Way of Choices estará de vacaciones desde el 25 de diciembre de 2017 hasta el 7 de enero de 2018)

Zhou Tong se arrastró y se abrió paso entre la nieve, la tos de su garganta finalmente se transformó en un llanto sollozante.

"Sálvame ... alguien, sálvame ..."

Sus primeros gritos de miseria y lamentación realmente habían sido fingidos. Sin embargo, cuando se mudó de la prisión subterránea de Zhou al pequeño patio que disfrutaba de la luz del sol y luego a la avenida cubierta de nieve fría, había estado escapando constantemente, buscando constantemente la esperanza, pero se decepcionó una y otra vez. Finalmente, comenzó a sentir desesperación, su voluntad se derrumbó como una inundación a través de una presa.

Sollozó de dolor, sus lágrimas borraron parte de la sangre en su rostro antes de ser congelado por el viento frío en una fea pasta en su rostro.

Sus sollozos eran tan desagradables de escuchar como el chillido de un búho.

Como funcionario más famoso por su crueldad, Zhou Tong nunca perdonó este mundo, nunca sintió compasión por él, nunca salvó este mundo ni una sola vez. Por lo tanto, este mundo naturalmente lo trató con absoluto resfriado. No lo perdonaría, no lo salvaría. Las luces del Camino de la Paz se desvanecieron gradualmente en la distancia y su camino se sumió en la oscuridad.

Algunas fincas todavía tenían sus puertas abiertas, la más cercana era la propiedad del Príncipe de Zhongshan. En las profundidades brillantemente iluminadas de la finca principesca, el Príncipe de Zhongshan se sentó en una silla con una pera congelada en la mano. Cuando recordó la miserable apariencia de Zhou Tong fuera de su puerta, se sintió increíblemente feliz, e incluso la pera congelada sabía más dulce.

Un subordinado a su lado vaciló por un momento antes de decir: "Este subordinado todavía siente que esto es inapropiado".

"?Qué es inapropiado? Hace tiempo que quería romper a ese viejo perro en pedazos".

Después de una pausa, el Príncipe de Zhongshan agregó, "Y lo que Mo Yu dijo era razonable. Si había afecto allí o no, que pude sobrevivir hasta hoy solo podría ser una bondad".

Este subordinado estaba estupefacto. No había esperado que el príncipe realmente se conmoviera con las palabras de Mo Yu.

Debe saberse que, de los príncipes que habían estado viviendo en provincias y condados en los últimos años, el que vivió las circunstancias más miserables fue el Príncipe de Zhongshan. En comparación con los príncipes de la otra rama de la familia que habían sido cruelmente envenenados hasta la muerte, realmente había sobrevivido, pero se había visto obligado a comer mier** y fingir locura ... un destino aún más horrible que la muerte.

"?La mier** sabe bien? Por supuesto que no, pero ?alguna vez pensaste que esa mujer podía obligarme a comer mier**? ?Estás diciendo que no podía decir que solo estaba fingiendo locura?"

El Príncipe de Zhongshan dijo inexpresivamente: "Ella, naturalmente, sabía que solo estaba fingiendo, pero no me expuso porque le gustaba verme comer mier**. Pero al menos, no me hizo morir, y en comparación con la muerte, ?qué? Por qué comer mier** cuenta? Como descendientes del Hijo del Cielo, ?cuál de nosotros no es capaz de comer mier**?

Cada una de las diez fincas propiedades principescas tenía sus diferentes razones para cerrar sus puertas y cerrar a Zhou Tong.

El más honesto y cobarde de todos, el Príncipe de Louyang, fue enterrado bajo tres capas de mantas, en un lado preocupado por su seguridad de Mo Yu conocido y uno al otro lado maldiciendo en silencio a Zhou Tong.

En cuanto al príncipe más experimentado y entendido, el más poderoso Príncipe de Xiang, él ni siquiera estaba en casa hoy.

La puerta de entrada a la propiedad del Príncipe de Xiang estaba abierta y el joven príncipe Chen Liu permanecía a la luz. Su expresión era tranquila con un tinte de ansiedad.

Zhou Tong se arrastró junto a él y Mo Yu lo siguió.

El príncipe Chen Liu ignoró a Zhou Tong y le dijo a Mo Yu: "Ya es suficiente".

Mo Yu lo ignoró y continuó empuñando su espada como un látigo, conduciendo a Zhou Tong cubierto de sangre hacia adelante.

Al final del Camino de la Paz había una vasta propiedad, decorada con particular cuidado y lujo. Incluso la finca recién renovada del Príncipe de Xiang no podía igualarla.

Este lugar fue el hogar del clan Tianhai, el clan más poderoso del continente en estos dos siglos pasados. Las poderosas figuras del clan Tianhai, como Tianhai Chenwu y los otros ancianos, naturalmente no permanecerían en la capital esta noche por un momento tan delicado y desde hacía mucho tiempo habían salido hacia la mansión en las afueras.

La puerta de entrada aún estaba abierta y brillantemente iluminada. Tianhai Shengxue estaba de pie bajo la luz, vistiendo ropas más blancas que la nieve.

Zhou Tong se arrastró más allá de la puerta, lanzando una mirada, sus ojos llenos de amargo resentimiento. Sin embargo, no podía pedir rescate o maldición. Él ya no tenía la fuerza para hablar.

Una risa como campanas de plata sonó, y luego gradualmente se convirtió en llanto.

La Princesa de Ping estaba detrás de Tianhai Shengxue.

Después del golpe de palacio, la habían devuelto al clan Tianhai. Se dijo que después de un tiempo, ella podría casarse con el príncipe Chen Liu.

Mientras miraba a Zhou Tong luchando a través de la nieve, ella sonrió un tanto loca, su hermoso rostro cubierto de lágrimas.

"!Te pareces mucho a un perro hoy!"

Llamó a Zhou Tong, sus palabras como una maldición.

Tianhai Shengxue no la detuvo, solo la sostuvo del hombro para evitar que atacara impulsivamente a Zhou Tong.

Miró al Mo Yu cubierto de sangre y muy solemnemente dijo: "Ya es suficiente".

Su significado era el mismo que el del Príncipe Chen Liu.

Mo Yu era alguien a quien la Corte Imperial tenía que arrestar, la persona número uno en su lista más buscada.

Mo Yu todavía no dijo nada. Cuando regresó a la capital, nunca había tenido la intención de irse con vida.

......

......

La mente de Zhou Tong era borrosa; incluso la desesperación y la ira ya habían retrocedido. En este momento final, solo había una pregunta.

?Por qué nadie viene a salvarme? El director Shang solo necesita mover un dedo y yo viviré, entonces, ?por qué tengo que morir?

Justo como esas enormes bestias que viven en las llanuras nevadas del norte, cuando sintió su inminente muerte, subconscientemente fue al lugar donde estaba más familiarizado para esperar a que la muerte cayera.

Para Zhou Tong, el lugar con el que estaba más familiarizado era naturalmente ese pequeño patio en el callejón del Departamento Militar del Norte, así que se dirigió en esa dirección.

Ese lugar estaba realmente muy cerca del Camino de la Paz. Fue por esta razón que pudo llevar a sus subordinados al estado de Xue tan rápidamente cuando se llevó a cabo el funeral.

Sin embargo, cuando se arrastraba por la calle helada, esta distancia se hacía extremadamente larga, y eso era también con el destello ocasional de una espada brillando detrás de él.

Mo Yu todavía estaba blandiendo su espada de vez en cuando. Cada vez que caía, cortaba un trozo de carne de Zhou Tong.

La sangre de Zhou Tong casi se había agotado, sus aullidos de dolor cada vez más débiles hasta que se redujeron a la nada. Al igual que un hombre de madera insensible, continuó arrastrándose por la nieve.

Una multitud de espectadores había aparecido a ambos lados de la calle. Mientras miraban al Zhou Tong cubierto de sangre siendo constantemente atacado y humillado, su sorpresa inicial se transformó en una felicidad sublime. Cada vez que Mo Yu cortaba su espada y cortaba un trozo de carne, la multitud lo aclamaba.

......

......

Todavía caía nieve del cielo, pero en el cielo, al oeste, se podían ver estrellas.

La tierra del patio dentro del callejón del Departamento Militar del Norte había sido destruida, cortada en innumerables pedazos por la piratería y el acuchillado de muchas, muchas espadas.

La prisión de Zhou fue verdaderamente destruida. Los edificios y la prisión en la superficie, e incluso aquellas celdas escondidas en las profundidades, fueron revelados.

Esas herramientas de tortura cubiertas de sangre y carne humana, esos miembros amputados y cadáveres, se unieron para formar una escena del purgatorio en la tierra.

Xue Él había abierto las puertas de todas las celdas, por lo que los prisioneros con heridas más ligeras ya habían huido. Solo quedaban aquellos con lesiones graves que se tambaleaban al borde de la muerte.

Aquellos prisioneros que habían soportado innumerables torturas fueron la prueba más directa de la llegada de este Inframundo al mundo de los mortales.

La luz de las estrellas se derramó sobre la prisión de Zhou, su luz sagrada y hermosa contrastando con claridad contra la visión nauseabunda de sangre y suciedad.

Una quietud mortal.

Xiao De y los expertos del ejército habían matado a más personas de las que podían contar, y los asesinos del Pabellón de los Secretos Celestiales eran individuos extremadamente siniestros, pero ninguno de ellos había visto una visión tan miserable. Incluso los funcionarios del Departamento de Depuración de Oficiales se sintieron bastante disgustados por esas habitaciones empapadas de sangre y los instrumentos de tortura grotescamente formados, a pesar de que los habían visto muchas veces y personalmente habían llevado a cabo esas torturas.

Tal vez fue porque esta vista sangrienta y nauseabundo nunca había estado expuesta ala luz del día

Las huellas de Zhou Tong no se pudieron encontrar.

Todo tipo de ruidos provenían del exterior del patio, pero había una extraña sensación de silencio rondando.

Chen Changsheng estaba cubierto de sangre, tal vez la suya o la de los demás.

Salió del patio. Todas sus espadas ya habían regresado a la funda, pero nadie lo detuvo.

La calle estaba llena de gente, una masa densa a excepción de un espacio vacío en el medio.

Zhou Tong yacía en la nieve, jadeando su último aliento. Su cuerpo estaba cubierto de heridas demasiado numerosas para contarlas. No estaría mal decir que lo habían cortado en pedazos.

Chen Changsheng se acercó a él.

Con gran dificultad, Zhou Tong levantó la cabeza para mirarlo. Sorprendentemente, pudo reconocer a Chen Changsheng, y una esperanza final floreció en su corazón.

En su opinión, Chen Changsheng seguramente lo odiaba, ?por qué motivo Chen Changsheng estaría pensando en todo momento en matarlo?

No temía que Chen Changsheng lo odiara, solo que Chen Changsheng no odiaba lo suficiente.

Él creía firmemente que tenía una comprensión extremadamente profunda de la mente humana. Cuanto más detestabas, menos querías que muriera tu enemigo.

!Ven, córtame un poco más con tu espada, tortúrame, humíllame, castrame, aliméntame con manteca, críalos de la manera más asquerosa y luego exprime mi grasa y úsala para lámparas!

Todo está bien, siempre y cuando no me mates aquí mismo.

Te lo ruego.

Si había oído o no el pensamiento de Zhou Tong, Chen Changsheng desenvainó su espada.

No hubo deshonra ni tortura, ni venganza insensible, solo un brillante resplandor de espada, una clara intención asesina.

Con un chasquido, una fina línea de sangre apareció en el cuello de Zhou Tong y luego se expandió rápidamente. Finalmente, su cabeza se separó de su cuerpo.

Zhou Tong murió, con los ojos abiertos de confusión.

La última pregunta en su mente era probablemente '?Por qué fue tan simple?'

Chen Changsheng no miró más al cadáver de Zhou Tong. Caminó hacia Mo Yu y dijo: "Tú viniste".

Mo Yu respondió: "Sí, he venido".

Se sentía bastante cansada y se sentó en el suelo.

Chen Changsheng también se sintió bastante cansado y se sentó en el suelo junto a ella.

Una sombra en la esquina de la calle se onduló levemente cuando apareció Zhexiu. También estaba muy cansado, pero no se sentó, porque sabía que aún había otra batalla por la que luchar.

La tierra se sacudió, una tormenta de cascos atronadores aflojando la nieve.

Varios cientos de la Guardia Imperial con armadura negra llegaron a la escena.

Xiao De y los otros expertos estaban cerca.

Diez taoístas de túnica azul de cultivación insondable también habían aparecido en algún momento.

De repente, el sonido de los cascos se levantó nuevamente. Un joven eunuco a caballo venía con un decreto imperial amarillo en la mano.

Este decreto imperial vino naturalmente del palacio.

El joven eunuco anunció a todos los presentes los cargos contra Zhou Tong, veintidós en total.

Estos veintidós crímenes fueron contados después. En ese momento, nadie tenía la intención de recordar los detalles con demasiada claridad.

Todos estaban en estado de shock, desde los oficiales del Departamento de Oficiales Purgadores hasta los soldados de la Guardia Imperial.

Chen Changsheng tampoco pudo recordar la escena actual.

Solo recordaba que la voz del joven eunuco era bastante estridente y fugaz, a veces cercana y a veces lejana. En resumen, no parecía real.

También podía recordar vagamente que el decreto imperial también mencionaba algo acerca de la muerte por mil cortes al final.

Pero Zhou Tong ya se había convertido en una pila de sangre y carne mutilada en la nieve, con la cabeza ya separada de su cuerpo.

Ya no le era posible agradecer al emperador por su amabilidad.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 723 – The Imperial Decree Arrives In The Snow

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#723#–#The#Imperial#Decree#Arrives#In#The#Snow