Ze Tian Ji - Chapter 741 – The Bellowing And Disorderly Mountains

Advertisement

Capítulo 741 - Las montañas que rugen y desordenan

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

La guerra entre los demonios y los humanos surgió de su lucha por el continente, pero las dos partes lucharon hasta la muerte estrechamente relacionadas con cierto asunto.

Los demonios comieron humanos.

Este fue el mayor temor y causa de ira de la raza humana, y también la mayor fuente de su valentía.

En verdad, independientemente de la época, los humanos nunca han sido el alimento principal para los demonios. Al principio, los demonios comían a los humanos como si quisieran expresar los rasgos de una era más salvaje, y lo hacían para mistificar sus batallas, fortalecer sus cuerpos, ostentar su poder y asustar a sus enemigos. Sin embargo, con el paso del tiempo, esta acción se convirtió gradualmente en un hábito para los demonios.

Más tarde, esta aterradora conducta ya no tuvo el efecto sobre los demonios que solía tener, y el efecto aterrador que tuvo sobre los humanos se transformó en resentimiento y coraje. Desde todos los aspectos, esta conducta no trajo beneficios a esta guerra entre humanos y demonios, solo efectos negativos.

El más inteligente de los soldados demoníacos había llegado a reconocer este hecho desde hacía mucho tiempo. Sin embargo, romper una práctica que se había convertido en una tradición inevitablemente enfrentaría todo tipo de oposición. Además, para los demonios famosos por su crueldad, cualquier tipo de asunto empapado de sangre y aterrador era un placer muy bienvenido por ellos.

Después de muchos años de debate, el eterno famoso Erudito Tungus investigó esta práctica durante veinte años. En última instancia, después de analizar esta práctica a través de una perspectiva teológica y social y sopesar los méritos y desventajas biológicas y mentales, emitió un juicio. En su trabajo, el gran erudito declaró explícitamente que comer humanos no ofrecía ningún beneficio para el avance de los demonios. Por el contrario, el cuerpo humano contenía cierto material que contaminaría el tallo cerebral de los demonios, causando en última instancia demonios que se habían comido a demasiados humanos para volverse locos e infligirse daño hasta morir. Al mismo tiempo, Grand Scholar Tungus también expresó su insensible desdén por esta práctica desde una perspectiva teológica, determinando que esta práctica era una blasfemia para el Dios de la Luna.

En la ciudad de Xuelao, la investigación de Grand Scholar Tungus naturalmente no enfrentó oposición, al igual que cualquier otro tema que haya investigado. En cuanto a ese otro gran erudito de la generación que tenía derecho a interrogarlo, el Papa en el sur, tampoco había voz de objeción.

Quizás precisamente porque este silencio era un contraste muy fuerte con las feroces disputas en las que los dos habían participado, atraía todo tipo de rumores y discusiones privadas. Algunos estudiosos demoníacos sospecharon que había un problema con el argumento de Grand Scholar Tungus, mientras que los eruditos del Palacio Li propusieron en secreto una posibilidad aún más escandalosa: este trabajo de investigación sobre el efecto de la alimentación humana de los demonios era muy probable que fuera un !trabaja entre Grand Scholar Tungus y el Papa! Por lo menos, el Papa debe haber ayudado mucho en ello.

Si estas dudas eran ciertas, naturalmente había algo malo en esta investigación; tal vez fue incluso completamente fabricado. Pero tal como se mencionó anteriormente, el clan imperial y los nobles de la ciudad de Xuelao no opusieron ninguna oposición al juicio del Gran Académico Tungus, y el Papa dentro del Palacio Li también mantuvo su silencio, entonces ?quién se atrevería a expresar sus dudas?

A medida que este trabajo se distribuía, la popularidad de la práctica de comer humanos gradualmente disminuyó. Finalmente, hace mil años, ese Señor de los Demonios que dominó el continente finalmente prohibió la práctica. A partir de ese momento, comer humanos fue completamente prohibido en el territorio de la raza Demon, especialmente en la ciudad de Xuelao, donde tales acciones básicamente dejaron de ocurrir.

Pero la fuerza de la tradición era demasiado poderosa, las llanuras nevadas del dominio demoníaco demasiado vastas, la brecha en inteligencia y cultura entre los diversos niveles de demonios demasiado grande. Incluso existencias poderosas como Grand Scholar Tungus y Demon Lord no pueden hacer que esta práctica desaparezca por completo. Los demonios de nivel inferior en las tribus pequeñas todavía comerían a escondidas carne humana, incluso considerarían hacerlo como un honor. En los últimos cientos de años, ?cuántos cuerpos humanos se habían desvanecido del campo de batalla? Y entre las varias docenas de Demon Generals, ?cuántos no habían probado la carne humana?

Ahora, con el fallecimiento de ese Señor Demonio, y la creciente amargura de la guerra entre los humanos y los demonios, el efecto vinculante de esta prohibición había recibido un terrible golpe.

En esta remota región de las llanuras nevadas, lugares crueles como este se produjeron por todo el lugar, como en este momento entre estos mountai desordenadons.

El soldado demoníaco y su montura de lobo estaban desgarrando incesantemente el cuerpo del soldado humano.

La sangre goteaba de sus bocas y caía sobre el duro y frío suelo.

Finalmente, la voluntad de alguien se rompió ante esta vista. Con un lamento, arrojó su arma y retrocedió por el sendero de la montaña. Sin embargo, antes de que pudiera llegar muy lejos, uno de la caballería lobo que guardaba la dirección suroeste lo alcanzó. Con un breve grito de miseria, se convirtió en una pila de carne y sangre mutiladas.

Todos los días en el campo de batalla, la raza humana recibiría una lección tan sangrienta.

Solo con sus compañeros existía una esperanza de supervivencia. El escape y la traición fueron lo mismo que la muerte.

El miedo y la ira nacieron juntos, así que cuando este soldado huyó presa del pánico, los diez soldados restantes se enfadaron extraordinariamente.

La ira era la mayor fuente de coraje. Los soldados agarraron fuertemente sus armas una vez más y rugieron a la caballería de lobo.

El líder de este escuadrón era un viejo soldado que había tenido éxito en la purificación hace muchos años. Tenía abundante experiencia en el campo de batalla, por lo que estaba mucho más tranquilo que todos sus subordinados.

Cuando los gritos de miseria y gritos furiosos se alzaban juntos, todavía estaba observando el entorno, juzgando la situación actual y pensando en una forma de escapar.

Su mirada se posó en la camilla y silenciosamente se disculpó. Su escuadrón estaba condenado a ser completamente aniquilado, ya que se vería obligado a utilizar sus dos últimos centros turísticos. Pero incluso si lo lograra, ni un solo superviviente se quedaría. En ese momento, el maestro de la matriz en la camilla se congelaría o moriría de hambre. De todos modos, sería un final muy miserable.

Los maestros de arreglos fueron los más respetados y bienvenidos de las personas en el campo de batalla. No fue una sorpresa si murieron en la batalla, pero no deberían tener un final tan sombrío como este.

Además, este maestro de matriz era muy joven.

El nivel más bajo del maestro de matriz tenía que estar en la Apertura de Ethereal, por lo que normalmente eran bastante viejos.

El maestro de matriz era muy oscuro y muy delgado. Aunque su rostro estaba cubierto de sangre, aún era posible decir que era joven.

Un maestro de arsenal tan joven era un espectáculo extremadamente raro, incluso en el cuartel general del Ejército Mount Song, y mucho menos entre las filas de los ejércitos en la batalla.

Un maestro de arreglos tan joven era seguramente el más dotado. Mientras pudiera sobrevivir, se le garantizaría un futuro hermoso e ilimitado.

El líder del escuadrón comprendió que probablemente por esta misma razón su superior, a pesar de la ferocidad de la batalla, les ordenó evacuar a este maestro de arsenal.

Lamentablemente, la caballería de lobos con la que habían estado luchando probablemente también se había dado cuenta de este hecho, por lo que no habían dudado en dañar su propio poder de combate y enviar a varios caballería de lobos en su persecución.

Al ver que la caballería lobo cargaba, al ver que sus subordinados resolvían morir, el líder del escuadrón arrojó su espada y sacó un artefacto mágico de su cinturón.

Este artefacto mágico emanaba un débil Qi que parecía comunicarse con un determinado objeto debajo de su ropa.

Los soldados también parecían sentir algo y voltearon sus cabezas hacia él.

Él abrió la boca, planeando decir algo.

Los soldados supusieron lo que pretendía hacer. Sus rostros palidecieron, y un joven soldado se puso rojo en los ojos, no por rabia, sino por tristeza.

No hubo tiempo para persuadir o consolar. Los demonios y sus lobos ya estaban sobre ellos, el hedor asaltando sus fosas nasales.

Las desordenadas montañas rugieron de furia.

Los soldados humanos respondieron contra la caballería de lobo. No importa cuán agudos sean los dientes de estos extraños lobos, no importa cuán poderosas sean las lanzas de los soldados demoníacos, !los humanos cargaron!

Mientras cargaban, ninguno de ellos se volvió para mirarlo.

La sangre brotó y las extremidades volaron. En una cantidad extremadamente breve de tiempo, los soldados humanos fueron asesinados. De la caballería de lobo, dos de ellos recibieron heridas leves.

Los cadáveres de los soldados yacían colapsados ​​en las garras de los lobos o colgaban de las lanzas de los soldados mientras los picaban. Esta fue una escena anormalmente sangrienta y horrible.

Los soldados demonios se rieron del ser humano final.

Incapaz de comprender sus palabras, rompió el artefacto mágico en sus manos.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 741 – The Bellowing And Disorderly Mountains

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#741#–#The#Bellowing#And#Disorderly#Mountains