Ze Tian Ji - Chapter 745 – The Rules Laid Down By That Person

Advertisement

Capítulo 745 - Las reglas establecidas por esa persona

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

La conversación entre An Hua y el clérigo no fue ruidosa, pero la sala estaba demasiado silenciosa, por lo que todos los demás podían escuchar claramente sus palabras y luego desarrollar sus propias preocupaciones.

Si el creador de la píldora hiciera conocer su identidad, seguramente obtendrían los mayores beneficios debido a la píldora que tomaron. Ciertamente no solo sería riqueza, sino también poder y autoridad. Sin embargo, era muy obvio que esta persona nunca había deseado este tipo de beneficios ... ?pero por qué? ?Era para garantizar su misterio o su seguridad?

Un Hua aún no entendía por qué la Corte Imperial y la Ortodoxia eran incapaces de descubrir la identidad de esta persona. ?Podría este medicamento llamado la Píldora Cinnabar posiblemente ser ambrosía del Reino divino? Debe saberse que esta medicina se distribuirá rápidamente a los diversos cuarteles generales militares en intervalos establecidos, lo que seguramente dejará atrás muchas pistas. Por ejemplo, alguien tenía que estar a cargo de distribuir el medicamento.

"El clan Wenshui Tang". El clérigo sabía lo que estaba pensando y respondió su pregunta. "La entrega y distribución de la medicina es responsabilidad del clan Tang".

El hospital estaba ubicado en la calle más ancha de la sede central de Mount Song Army. Al otro lado estaba la zona más crítica de la sede, mientras que detrás había una posada en una calle llena de ciruelos. Esta posada era la posada más famosa y más lujosa de esta fortaleza y estaba atestada todos los días. Sin embargo, muchas personas no sabían que la habitación más cara de esta posada estaba separada del Hospital Sagrado por una sola pared.

Un hombre de mediana edad se sentó silenciosamente en esta habitación sobre un sillón de palacio, con una expresión un poco sombría. Esto no era una señal de su estado de ánimo, solo un indicador de que estaba agotado por tener demasiados asuntos en mente. Esta persona estaba vestida muy simple, pero su ropa estaba hecha con los mejores materiales, lo que indica que era rico, pero quería ocultarlo. Él era muy probablemente alguien involucrado en el comercio.

El sonido proveniente de detrás de la pared era tan débil que incluso a los mejores ladrones les resultaría difícil escucharlo. Sin embargo, bajó la cabeza mientras escuchaba con un enfoque increíble. Era como si realmente pudiera escuchar los detalles de esta conversación. A partir de este hecho, uno podría adivinar vagamente que esta persona tenía una cultivación extraordinaria. Era muy probable que fuera un verdadero experto.

La conversación en el Hospital Sagrado continuó.

Un médico de más edad dijo: "Este es un asunto que preocupa a todos en el frente de batalla, por lo que alguien siempre ha estado investigando este asunto. En este momento, se puede garantizar que los Wenshui Tang sean responsables del transporte y la distribución, pero no son propietario real de la Píldora Cinnabar. Incluso podemos decir con confianza que ni siquiera los Wenshui Tang saben quién es esa persona ".

Esto sonaba casi absurdo, pero probablemente era cierto. Además, al principio, lo que a las personas les importaba más era cómo los Wenshui Tang dividirían la medicina.

?Cuál fue la cosa más preciosa del mundo? Era vida natural, que no se pudo recuperar. Una medicina que podría devolver una vida era, sin duda, un tesoro que todos deseaban.

Quien tenía el poder de distribuir este tipo de medicina esencialmente tenía poder sobre la vida de muchas personas.

Este fue un poder extremadamente aterrador y también una responsabilidad igualmente pesada.

Desde una cierta perspectiva, darle este poder a otra persona en realidad era simplemente responsabilizar a otra persona, simplemente evitando la responsabilidad.

En opinión de An Hua, una persona que fue capaz de hacer la Píldora Cinnabar solo podía ser una persona honesta y generosa, cuyo corazón apreciaba a todos los seres vivos, por lo que no podía ser este tipo de persona.

"Esta persona no transmitió completamente la autoridad al clan Tang. De antemano, establecieron muchas reglas". El clérigo le sonrió y le explicó: "La primera regla fue prohibirles que investiguen sus antecedentes o preguntar de dónde viene el nombre 'Píldora Cinnabar'. También prohíben a cualquiera analizar el medicamento para obtener su composición".

Una Hua ahora entendía por qué la habitación se había vuelto tan silenciosa y todos le habían mirado con ojos tan extraños después de que mencionó que la Corte Imperial u Ortodoxia podría analizar la píldora para obtener la receta.

Entonces, ?cómo se distribuyó? No fue muy difícil encontrar la forma de distribuir las Píldoras Cinnabar en el cuartel general militar de diez miembros, pero ella no estaba bien versada en este aspecto. Sin embargo, ella pudoImagino que la distribución probablemente se basó en el número de soldados en cada una de las sedes. Este método fue el más simple y el más justo. El punto realmente difícil fue cómo distribuir la medicina entre los heridos.

El cuartel general del Ejército Mount Song era uno de los más grandes de los diez cuarteles generales del ejército en primera línea, pero todos los meses solo podían obtener seis píldoras. En su peor mes, solo habían recibido dos. Además, incluso en los meses en que la guerra era más estable y no había grandes campañas militares, había al menos un centenar de bajas que estaban al borde de la muerte.

"Los heridos que se pueden curar con la técnica de la Luz Sagrada o los médicos no pueden recibir la píldora, sin importar cuán graves sean sus lesiones, incluso si han perdido un brazo o una pierna. Mientras no mueran, no se les dará el medicamento ", explicó el médico principal. "Quien recibe la Píldora de Cinabrio no tiene nada que ver con la edad, cuán alto es su posición o qué tipo de fondo tienen. La primera prioridad es para los clérigos y la segunda prioridad para los maestros de arreglo".

Un Hua entendió rápidamente por qué la medicina se dividió como tal.

Los clérigos en primera línea podrían usar la técnica de Luz Sagrada, ya sea solo unas pocas veces o muchas veces. Una pastilla de cinabrio que salvó a un clérigo significaba que podría salvar a muchas más personas en el futuro. Los maestros de arsenal tenían la misión más importante en el campo de batalla, sentían la mayor presión, morían a las tasas más altas y también eran muy respetados, por lo que ella podía aceptar que ocupaban el segundo lugar.

El clérigo agregó: "Después de eso, tenemos que considerar el cultivo de los heridos y el estado de sus heridas. Aquellos con niveles de cultivo más altos o lesiones más graves se colocarán en una posición más alta en la lista".

Un Hua estaba un tanto desconcertado sobre por qué los cultivadores de niveles más altos podían recibir más fácilmente la Píldora Cinnabar.

El general de repente dijo impasible: "Como esta es una guerra, salvar a un experto tiene más significado para la humanidad que salvar a una persona normal".

Desde una perspectiva puramente lógica, este fue naturalmente el argumento más razonable, pero ... ?no todas las vidas eran iguales?

No consideraba el estado, la familia o la edad, pero ?todavía no se distribuía según una jerarquía?

Un Hua repentinamente sintió un poco de frío.

Se escuchó una voz furiosa desde fuera de la habitación. "!Esto no es justo! ?Las vidas de nosotros, la gente común, tampoco son vidas?"

En algún momento, un soldado herido apareció en la puerta, una muleta debajo del brazo. Una de sus pantiegs flotaba en el aire; probablemente había perdido una pierna en el campo de batalla.

Era evidente que no era la primera vez que un soldado herido se quejaba furiosamente, tanto en el cuartel general del ejército Mount Song como en todos los demás fuertes militares en primera línea.

Nadie miró a este soldado herido. Esta habitación era muy tranquila, e incluso An Hua no habló, bajó la cabeza en silencio para mirar el suelo.

La realidad era cruel, y el método de distribución de esa persona para la píldora Cinnabar era realmente muy cruel, pero nadie podía negar que era apropiado.

Una Hua levantó la cabeza y le preguntó al clérigo: "Entonces ... ?quién determina la gravedad de las heridas y qué tan urgentemente necesitan que las traten?"

Era evidente que esta era realmente la pregunta más importante, y también la más problemática.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 745 – The Rules Laid Down By That Person

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#745#–#The#Rules#Laid#Down#By#That#Person