Ze Tian Ji - Chapter 789 – Meeting At The Mountain Of The Blind

Advertisement

Capítulo 789 - Encuentro en la Montaña de los Ciegos

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

El joven oficial caminó hacia el cuerpo caído del hombre.

La cara del hombre estaba cubierta de sangre, pero el oficial aún podía decir que era muy joven.

El oficial olió un olor muy ligero e indescriptible, y no pudo evitar fruncir el ceño. Se puso en cuclillas al lado del hombre y comenzó a examinar sus heridas. Descubrió que el hombre estaba cubierto de heridas y que su brazo derecho estaba dividido en diez segmentos.

Al ver estas graves heridas, su ceño se hizo más profundo. Miró hacia arriba y vio que dos claros senderos habían sido atravesados ​​por las rocas y la hierba helada del acantilado. Fue fácil concluir que este par descendió desde lo alto.

El joven oficial sabía que más arriba en el acantilado había un camino que una vez había sido utilizado por un ejército para llegar a las bulliciosas ciudades y pueblos en el lado este del Monte Han. Aunque fue abandonado durante muchos años, todavía era transitable, con bandidos o contrabandistas que ocasionalmente arriesgaban el viaje. ?Podría esta persona haberse caído de allí? Después de caer desde tan alta elevación, no era de extrañar que hubiera sufrido lesiones tan graves. Que él no había muerto en el lugar ya podría considerarse bastante afortunado.

Tomando el agua clara y las herramientas de su subordinado, el joven oficial comenzó a limpiar y tratar las heridas del joven inconsciente, asegurando que la situación no empeoraría por el momento. Después de terminar esto, se levantó, se lavó las manos y se acercó a la niña pequeña.

Una vez más se puso en cuclillas y luego le dijo a la niña: "Hola".

La niña no respondió. Ella abrazó sus rodillas, su mirada aburrida descansando sobre el joven herido. Su tez era pálida y parecía extremadamente delicada.

El joven oficial se llevó una mano a los ojos y chasqueó los dedos, y luego preguntó: "?Qué clase de personas son ustedes dos?"

La chica se movió hacia atrás como si tuviera miedo.

El oficial vio el atisbo de terror parpadeando en sus ojos y no pudo evitar pensar en ese lastimoso par de ojos hace muchos años en esa cueva del Unicornio.

"Hicimos muchas preguntas, pero esta niña nunca respondió una vez. Si no está muda, entonces probablemente sea sorda".

El pensamiento subordinado, luego agregó, "Por supuesto, ella también podría estar asustada de su ingenio".

"Si supieras que ella podría estar asustada, ?por qué sigues haciendo preguntas?"

El joven oficial se reprendió enfadado mientras se levantaba y regresaba al campamento.

En este momento, una voz bastante débil pero clara se alzó detrás de él.

"Hambriento."

El joven oficial dio media vuelta.

La chica lo miraba distraídamente.

"Quiero comer carne".

El joven oficial quedó estupefacto por unos momentos, y luego sonrió, sus dedos una vez más se partieron en los fríos vientos de la montaña.

"Está bien mientras puedas hablar y saber cómo pedir cosas".

......

......

......

......

En el norte, el otoño y el invierno no fueron muy diferentes. La granja de caballos en Sloping Cliff, ubicada en las profundidades de las montañas, era relativamente cálida, pero después de una noche de ser sacudida por los vientos del norte, se enfrió. Afortunadamente, los kangs en el campamento se habían calentado desde hacía mucho tiempo, por lo que ningún soldado fue congelado hasta la muerte. Por el contrario, bastantes de ellos fueron escaldados.

"Todos son tan tontos, no es de extrañar que se hayan visto obligados a criar caballos".

El joven oficial les dio una buena regañina a sus subordinados antes de expulsarlos, después de lo cual se dirigió a una esquina de su habitación.

El kang llegó a su fin allí, así que era extremadamente frío, especialmente la parte de la pared que daba al norte, donde los ladrillos no eran diferentes de los bloques de hielo.

Y sin embargo, la niña insistió en permanecer allí. Tal vez fue porque el joven herido estaba en el kang, o tal vez porque ese lugar estaba más cerca de la estufa. La olla en la estufa estaba cocinando carne, que gorgoteaba y burbujeaba en el estofado.

Sus manos agarraron un cuenco y los palillos. Sus ojos estaban extremadamente concentrados en la carne guisada, haciéndola parecer aún más tonta.

"Como sabes que tienes miedo de quemarte, parece que no eres realmente un imbécil".

El oficial negó con la cabeza, luego caminó hasta el borde del kang y se sentó.

Con el paso del tiempo, la niña se relajó un poco, pero el joven herido permaneció inconsciente.

Comenzó a hojear las pertenencias del hombre, esperando encontrar algunas pistas, pero se fue vacío-entregó.

El joven no había llevado ningún dinero, documentos de viaje, un registro de la casa, ni siquiera un trozo de papel. Su ropa estaba hecha de los materiales más corrientes y no llevaba ningún accesorio que pudiera ofrecer información útil, solo que llevaba una cadena de perlas de piedra en la muñeca.

Esas perlas de piedra parecían bastante toscas, sin nada especial sobre ellas.

Al recordar el aroma que había olido por el acantilado, el joven oficial bajó la cabeza hasta el cuello del hombre y aspiró un profundo olor. Aunque no estaba seguro de si este era el olor que había olido antes, ahora estaba muy seguro de que el olor de muchas hierbas provenía del cuerpo del hombre herido.

Había olido al menos diecisiete hierbas diferentes sobre él.

"Así que eres farmacéutico. No es de extrañar que tengas tanta prisa y corras ese riesgo".

Miró al joven y suspiró: "Morir por la riqueza, supongo que realmente encontraste el lugar adecuado".

Los incendios de la guerra habían ardido sin fin durante dos años, e incluso con las provincias y el sur trabajando en conjunto para proporcionar asistencia, todavía faltaban muchos recursos en primera línea, especialmente ingredientes medicinales. No era un secreto que a todos los cuarteles generales del ejército les faltaba medicina. Para aquellos farmacéuticos que no habían recibido los permisos de la Corte Imperial, siempre que pudieran traer ingredientes medicinales a las líneas de frente, podrían rápidamente venderlos para obtener ganancias masivas. En cuanto a los peligros que podrían encontrar y los estrictos castigos de la corte, tales cosas ni siquiera existían en sus mentes.

Un asistente trajo agua caliente y le dijo: "Señor, déjenos manejar esto".

El joven oficial comenzó a estar de acuerdo, pero al ver a la niña sentada en la base de la pared, negó con la cabeza.

La niña agarró su tazón y sus palillos, sus pesados ​​ojos llenos de frialdad, o tal vez entumecimiento. Solo al mirar la carne en la olla se descongelarían un poco. Parecía una pequeña bestia que había sido sometida a innumerables torturas, despertando la simpatía de los demás.

"Todavía es mejor dejar que lo haga. Desde que lo salvé, también debería asegurarme de que él viva".

Cuando el joven oficial tomó esta decisión, no tenía idea de que esta chica imbécil que fácilmente le hacía recordar asuntos del pasado era la pequeña Princesa de la raza Demon, y mucho menos que el joven inconsciente estaba conectado con él.

Solo sentía que la niña se veía bastante lamentable. Al mismo tiempo, aunque el joven herido había estado inconsciente todo el tiempo, con los ojos cerrados, inexplicablemente le dio una sensación muy tranquila y limpia. En resumen, fue bastante agradable a la vista.

Justo como este, el joven y la niña que habían caído de las montañas permanecieron en la granja de caballos en Sloping Cliff, ganando el cuidado atento de los oficiales y soldados allí.

El joven oficial dedicó la mayor energía, ya que cocinar carne y tratar la enfermedad siempre habían sido asuntos importantes de estado.

Después de varios días, el joven finalmente se despertó de su coma.

No abrió los ojos inmediatamente, pero usó cinco respiraciones para calmar su mente. A continuación, realizó una introspección meditativa para confirmar el estado de sus lesiones.

Solo después de confirmar la gravedad de sus heridas finalmente abrió los ojos.

Lo primero que se reflejó en sus ojos fue el joven oficial.

Pensó para sí mismo, aunque esta persona tiene una barba llena, no se ve como un demonio o demonio, pero en realidad es bastante agradable a la vista.

Fue solo después de mucho tiempo que Zhexiu, Tang Treinta y Seis, Gou Hanshi y Guan Feibai se enteraron de las circunstancias en ese momento.

Tanto la gente de la Academia Ortodoxa como la gente de la Secta de la espada del Monte Li guardaron silencio durante mucho tiempo, todos pensando: ?estaban ustedes dos ciegos?


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 789 – Meeting At The Mountain Of The Blind

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#789#–#Meeting#At#The#Mountain#Of#The#Blind