Ze Tian Ji - Chapter 817 – The Myriad Golden Leaves Of The Wenshui

Advertisement

Capítulo 817 - Las Myriad Golden Leaves of the Wenshui

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

Hubo muchas personas que usaron una espada, pero si uno hablara de los logros en el camino de la espada, la persona normal creería que Chen Changsheng era el mejor.

Esto se debió a que Chen Changsheng conocía innumerables estilos de espada, poseía innumerables espadas y también había estudiado la espada bajo Su Li.

En verdad, aunque Luo Bu no conocía tantas técnicas de espada como Chen Changsheng, ciertamente no era inferior a Chen Changsheng en su comprensión de la espada, e incluso era ligeramente superior.

Después de caminar por el río por un tiempo, vio que el río helado se interrumpió de repente. Aquí había un acantilado extremadamente empinado con una diferencia de elevación de diez zhang.

El hielo cubría las llanuras y el río, pero cuando el río se detenía de repente, el agua debajo de la capa de hielo se elevaba, retumbando al caer por el acantilado.

El extraño vestido de azul caminó hacia una enorme piedra en el centro del río.

Las aguas del río llevaban fragmentos de hielo y trozos de nieve a medida que pasaban junto a la roca y caían en una cascada.

Mu Jiushi se sentó en la parte delantera de la roca, mirando el agua turbia del río mientras estaba de buen humor.

El extraño intercambió algunas palabras con Mu Jiushi.

Luo Bu, escondido entre la hierba helada, observó en silencio.

La distancia era demasiado grande y el rugir del agua demasiado fuerte para que él pudiera oír claramente lo que los dos decían, pero aún podía dibujar lo que veía.

El lápiz de carbón se movía a lo largo del papel blanco, emitiendo un suave sonido de arañazo, convirtiendo rápidamente el río nevado, la caótica cascada y las dos personas de pie sobre la roca.

El extraño vestido de azul repentinamente se dio la vuelta, lanzando una mirada a los bosques que bordean el río.

La mano que sostenía el lápiz de carbón se puso rígida.

......

......

Al salir del desierto, Chen Changsheng continuó su viaje hacia la ciudad de Wenshui. Esta vez, sin embargo, no era solo Nanke a su lado, sino también Zhexiu y Guan Feibai.

Él era muy consciente de que encontraría muchos problemas en este viaje al sur, y después de entrar en la ciudad de Wenshui, se encontraría con más.

Ni él ni Zhexiu habían dicho por qué querían ir a Wenshui.

Era exactamente como hace varios años, después de que Chen Changsheng derrotara a Zhou Ziheng fuera de la Academia Ortodoxa, se había subido a un carruaje y se había ido al callejón del Departamento Militar del Norte.

En ese momento, él y ese tipo tampoco habían dicho lo que iban a hacer.

En aquel entonces, iban a la prisión de Zhou para recoger a alguien. Era lo mismo ahora: irían a la ciudad de Wenshui a buscar a alguien.

Ese tipo estaba en la ciudad de Wenshui y hacía mucho tiempo que no sabían nada de él.

Independientemente de si la gente que encontraron en el camino realmente se atrevió a asesinar a Chen Changsheng, mucha gente no quería que fuera a Wenshui.

Entonces él tuvo que ir a Wenshui.

......

......

Fue un día claro y ordinario en el invierno del tercer año de la nueva era. Las nubes de invierno se habían dispersado de repente, permitiendo que el mundo disfrutara de una luz solar rara y hermosa. La fiesta de Chen Changsheng llegó a las llanuras a las afueras de la ciudad de Wenshui.

Cuando pudo ver la ciudad de Wenshui en la distancia, la ciudad de Wenshui ya lo había visto.

Se podría afirmar con firmeza que en este punto, la totalidad de la ciudad de Wenshui sabía que él había llegado.

Pero nada pasó.

Si fueron los guardias del clan Tang en la puerta de la ciudad o los vendedores ambulantes y los peatones a lo largo del camino, ninguno de ellos reveló ninguna clase de expresión extraña al verlos.

Para decirlo con más precisión, esos guardias y vendedores ambulantes ni siquiera les echaron un vistazo, incluso cuando estaban examinando sus documentos de entrada.

La ciudad de Wenshui estaba bulliciosa. Todas sus calles y callejones estaban conectados y accesibles, especialmente su calle principal, que corría de norte a sur. No era de ninguna manera inferior a Vermillion Bird Avenue de la capital y la Avenida del Dios Oriental de Luoyang. Era excepcionalmente amplio, capaz de sostener ocho carruajes corriendo en tándem, y tenía una gran atmósfera.

Pero cuando apareció la fiesta de Chen Changsheng, la calle de repente parecía bastante abarrotada.

No era que estuvieran bloqueando deliberadamente esos carruajes y peatones. En cambio, cuando todavía estaban diez-algunos zhang lejos de ellos, thLos carruajes y los peatones cambiarían sus rutas.

Era evidente que esta gente los rodeaba, manteniéndose lejos de donde caminaban.

Eran como una roca masiva dentro de un río, empujando el agua hacia los lados.

Aparte de unos pocos niños curiosos de pie en los callejones, nadie siquiera los miró. Incluso se mantuvieron alejados, como si fuesen una inundación o una bestia feroz.

El estado de ánimo era muy extraño. Chen Changsheng incluso sintió que la fragancia que venía de los restaurantes se alejaba de ellos.

Zhexiu miró en silencio hacia ese edificio de paredes blancas y techo negro al final de la calle.

Todavía estaban muy lejos de este edificio, pero ya podían sentir ese antiguo olor de la historia.

Esa era la famosa sala ancestral del clan Tang. Se dijo que era incluso más antiguo que el Palacio Imperial en la capital.

Guan Feibai también estaba mirando ese edificio, tres dedos de su mano derecha acariciando lentamente la vieja empuñadura de su espada mientras sus ojos se entrecerraban al pensar.

Si la información enviada por Li Palace era correcta, ese tipo había sido encarcelado allí.

Dos dedos estaban enganchados en la manga de Chen Changsheng. Nanke no estaba pensando en mucho. Ella simplemente se sentía un poco hambrienta y quería comer carne.

Chen Changsheng caminó hacia adelante.

La multitud se separó de forma natural, dejando un camino en el medio, como si una fuerza divina hubiera dividido un mar.

Chen Changsheng no caminó hacia ese edificio de paredes blancas y techo negro al final de la calle. Se detuvo en cierto lugar, luego se volvió y ascendió un tramo de escalones de piedra.

Detrás de estos escalones de piedra había un camino apartado que conducía a un bosque. En lo profundo de este bosque había una iglesia taoísta.

Esta iglesia era la sede del arzobispo de la ciudad de Wenshui.

La puerta de la iglesia se cerró lentamente.

La fiesta de Chen Changsheng ya no se podía ver.

Los buhoneros y peatones en la calle se detuvieron de repente y miraron hacia la puerta cerrada de la iglesia.

Por un momento, todo quedó en silencio, los únicos sonidos eran los distantes ladridos de perros y los gritos de los niños.

Esta era una vista aún más extraña, al igual que los casi incomprensibles espectáculos de mimo de la ciudad de Xuelao.

Después de un tiempo, la multitud apartó sus miradas de la iglesia y continuaron caminando, volviendo a sus vidas.

La puerta de la iglesia taoísta permanecía cerrada, el bosque silencioso.

Nadie sabía lo que estaba pasando dentro.

Crepúsculo descendió.

......

......

Las personas en las calles intencionalmente no volvieron sus miradas a la iglesia dentro del bosque, pero en otro lugar, innumerables ojos vigilaban.

Los Wenshui atravesaron la ciudad, y una parte de ella era muy lisa y ofrecía una vista de belleza encantadora. Esta parte del río resultó ser la parte detrás de la iglesia taoísta.

En la orilla opuesta, siete buhoneros, seis trabajadores del gobierno, tres adivinos, dos ancianos vendiendo caramelos de semillas de sésamo y una niña que compraba polvos cosméticos observaban el jardín trasero de la iglesia taoísta.

También había un militar bisonte que ocasionalmente miraba en esa dirección.

Los rayos del sol poniente cayeron sobre la superficie en forma de espejo del agua, transformándose en innumerables bolas de fuego que parecían incendiar el cielo.

Los reflejos de esta luz cayeron sobre su rostro, transformando su barba en una zarza ardiente.

Luo Bu recordó las famosas Tres Formas de Wenshui del clan Tang.

Esas tres técnicas de espada tenían nombres muy agradables: Reuniendo Nubes de la Tarde, Puesta del Sol Colgante y Una Corriente de Arces.

?Quizás ese famoso antepasado del clan Tang había visto tal espectáculo en este lugar y estaba profundamente conmovido, creando este estilo de espada ingenioso, hermoso y conmovedor?

El jardín trasero de la iglesia taoísta estaba sereno como siempre, sin ni siquiera la sombra de una persona visible.

De repente, alguien comenzó a tocar una cítara, las notas de rasgueo fluían como el agua en un arroyo agradable para el oído.

Volvió la cabeza y vio a un cítara ciego tocando su cítara en la orilla del Wenshui.

Aunque era el atardecer, los rayos de luz en el oeste parecían incluso más brillantes y deslumbrantes. Sin embargo, el cítara ciego no podía sentir esto. A diferencia de otras personas, él no usó su mano para bloquear la luz del sol, solo entrecerró los ojos y movió levemente la cabeza hacia la música, tomando el sol e intoxicando a la luz.

En esta vista, Luo Bu se acercó y arrojó algunas piezas def plateado frente al cítara.

El ciego cítara parecía aún más feliz por el tintineo de la plata. Sus cejas parecieron volar y sus dedos se movieron aún más rápido a través de las cuerdas. Pero el sabor de la melodía cambió de repente, volviéndose más lúgubre. Ya no era la miríada de hojas doradas en el río, sino viejos amigos que se encontraban en la puerta de la ciudad cuando el sol se ponía a lo lejos.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 817 – The Myriad Golden Leaves Of The Wenshui

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#817#–#The#Myriad#Golden#Leaves#Of#The#Wenshui