Ze Tian Ji - Chapter 837 – Standing In The Snow

Advertisement

Capítulo 837 - De pie en la nieve

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

Todo el continente sabía que incluso la emperatriz divina Tianhai había tenido un respeto bastante considerable por el viejo maestro Tang.

Chen Tanggsheng había aprendido de Tang Treinta y Seis que, aunque el Viejo Maestro Tang maldecía al clan Tianhai todos los días, estas maldiciones raramente afectaban a la Emperatriz.

Cuando la emperatriz divina de Tianhai emitió un decreto que invitaba al viejo maestro Tang a la capital, el viejo maestro Tang se había negado a aceptar el decreto. Esta fue una postura muy dura desde la cual uno podía ver algunos problemas en su relación.

Al viejo maestro Tang no le gustó la emperatriz divina Tianhai. En sus ojos, ella era una Emperatriz Demoníaca.

Pero la emperatriz divina Tianhai siempre había despertado el temor en su corazón, y en algunos aspectos, incluso la admiración.

Chen Changsheng dijo: "A cambio de esta taza de té, espero que sir oiga dos oraciones mías".

Si él hubiera dicho estas dos oraciones por su propia voluntad después de haber ingresado en el antiguo lugar, naturalmente podría haber tenido que escuchar al viejo maestro Tang.

Pero escuchar no significaba escuchar.

Quería que el Viejo Maestro Tang escuchara sus palabras con mucha seriedad, que las escuchara.

Para que esas palabras entren en su oído, entre a su corazón.

El Viejo Maestro Tang todavía no dijo nada, tal vez dando su consentimiento silencioso.

"El primer maestro Tang no está enfermo, pero está envenenado".

Esta fue la primera oración de Chen Changsheng.

La expresión del Viejo Maestro Tang no cambió, como si no hubiera escuchado esas palabras.

"El segundo maestro Tang está conspirando con la raza Demon".

Esta fue la segunda oración de Chen Changsheng.

El viejo maestro Tang ligeramente entrecerró los ojos y luego muy lentamente volvió a colocar su taza sobre la mesa.

Miró a Chen Changsheng, su voz carente de emoción. "La espada de Su Santidad el Papa es realmente aguda, su trayectoria es muy clara, pero no debería haberla usado hoy".

Estas dos oraciones realmente fueron espadas.

Fueron dos golpes de la Espada Intelectual que Chen Changsheng había preparado durante mucho tiempo.

Este era un estilo de espada que había aprendido de Su Li.

El viejo maestro Tang conocía a Su Li desde hacía muchos años y tenía una relación muy estrecha con él, así que ?cómo no podía reconocerlo?

Así, por primera vez, el Viejo Maestro se dirigió a él como "Su Santidad el Papa".

A partir de este momento, ya no había personas mayores ni jóvenes, ni gachas de avena ni verduras en escabeche, ni un vaso de té, ni una antigua relación entre socios mahjong.

"No saqué voluntariamente mi espada, pero me obligaron a usarla en defensa".

Chen Changsheng no se vio afectado de ninguna manera por la postura del Viejo Maestro Tang, diciendo tranquilamente: "En esa noche en las montañas, el clan Tang fue el primero en atacar. Más tarde, en la ciudad de Hanqiu y una noche atrás, alguien quería matar Yo. Siendo este el caso, no tengo ninguna razón para no responder ".

El Viejo Maestro Tang dio una respuesta concisa: "Prueba".

Incluso si Chen Changsheng fuera el Papa, no podía acusar al clan Tang de nada sin pruebas.

Esta era la antigua propiedad del clan Tang, no la sede del Ejército Mount Song. Sus oponentes no eran esos príncipes y divine Generals, sino el Tang Old Master.

"No tengo ninguna prueba". Chen Changsheng no esperó a que el Viejo Maestro Tang expresara su opinión, sino que continuó: "Además de esas palabras del Señor de los Demonios, no tengo ni una pizca de prueba, y las palabras del Señor Demonio naturalmente podrían haber sido creadas para sembrar la discordia , pero tengo un testigo: Demon Princess Nanke. Actualmente es un poco imbécil, así que ciertamente no miente ".

El viejo maestro Tang entrecerró aún más los ojos. No parecían los ojos de un viejo zorro, sino una formidable hoja de roca en las montañas que había sido golpeada por las tormentas y erosionada por el viento durante incontables años.

"Entonces, ?qué quiere Su Santidad el Papa que acepte?"

"Necesito dos horas".

"El tiempo siempre ha pertenecido a uno mismo".

"Necesito dos horas de tiempo de la ciudad de Wenshui".

Chen Changsheng miró al Viejo Maestro Tang y dijo: "En estas dos horas, encontraré el monstruo de la Secta de Longevidad. Te servirá como prueba".

?Qué se entiende por dos horas de tiempo de la ciudad de Wenshui? Él no declaró explícitamente su significado, pero la intención fue fuerte y clara. Durante estas dos horas, esperó que el clan Tang le diera control sobre la ciudad de Wenshui a la ortodoxia, y cuando la ortodoxiallevado a cabo su búsqueda y seguimiento, el clan Tang no podría interferir.

Sin lugar a dudas, esta fue una petición fantástica y absurda.

Durante los innumerables años, nadie, ni siquiera el emperador Taizong o la emperatriz divina de Tianhai, pudieron controlar realmente la ciudad de Wenshui.

Esto era lo que Chen Changsheng ahora quería. Incluso si solo fuera por el breve lapso de dos horas, todavía no era algo que el clan Tang pudiera aceptar.

El resultado de las negociaciones fue aparentemente predestinado desde el principio.

Pero Chen Changsheng todavía lo propuso, porque esperaba que ese anciano hubiera sido capaz de cambiar la visión de Tang Old Master.

Lamentablemente, sus esperanzas no se realizaron.

"Hace tres días, se sentó donde estabas sentado y las palabras que dijo tenían el mismo significado que el tuyo, pero yo no estaba de acuerdo".

El viejo maestro Tang lo miró inexpresivamente. "A menos que Su Santidad el Papa pueda persuadirlo de que cambie su apellido, no hay nada de qué hablar".

Hubo una breve pausa, luego Chen Changsheng preguntó: "Incluso si el Señor entiende claramente que hay un problema dentro del clan Tang, y claramente sabe que la prueba es correcta en la ciudad de Wenshui".

"?Crees que me preocupo por estas cosas? Su Santidad, todavía es demasiado joven. No tiene idea de todas las cosas oscuras y siniestras que los mayores hemos experimentado. Si no quiero creerlo, no lo haré. créelo. Si quiere cambiar de opinión, debe pagar el precio adecuado ".

El viejo maestro Tang miró el viejo paraguas que se inclinaba junto a la puerta y dijo: "Solo hacerme recordar no está lejos de ser suficiente".

Chen Changsheng pensó por un momento, y luego dijo: "Espero que sir continúe pensando en ello".

El viejo maestro Tang respondió: "Ya he tomado una decisión".

Chen Changsheng respondió: "Señor, no es necesario apresurarse. Puedo esperar".

El viejo maestro Tang dijo: "No me gustan los forasteros en mi casa".

Chen Changsheng respondió: "Puedo esperar afuera de la vieja propiedad".

El viejo maestro Tang dijo: "Como quieras".

Chen Changsheng se levantó y salió de la habitación. Al cruzar el umbral, tomó el viejo paraguas y salió del patio.

Mientras hablaba con el Tang Old Master, la nieve había caído cada vez más y más. Las losas estaban ahora cubiertas por una gruesa capa de nieve que era bastante suave y muy cómoda para caminar.

Paraguas desplegado, Chen Changsheng dejó la antigua propiedad bajo la guía del viejo Guardián.

Linghai Zhiwang y los otros lo estaban esperando.

Chen Changsheng negó con la cabeza.

Nadie pareció sorprendido, ya que habían adivinado de antemano que el viejo maestro Tang nunca aceptaría tal pedido.

El pedido del Papa fue lógicamente el mejor método para derribar directamente la cortina negra y encontrar el instigador de esta trama, pero ...

?Qué pasaría si el instigador fuera el Tang Old Master? Incluso si no fuera así, Wenshui City era el clan Tang, y el clan Tang era el Tang Old Master. Si el Papa quería levantar las capas de cortinas que cubrían la ciudad de Wenshui, ?no era esto esencialmente levantar las ropas de la Vieja Maestra Tang para ver qué había dentro? El Tang Old Master nunca podría estar de acuerdo.

Estaban preparados para acompañar a Chen Changsheng de vuelta al carruaje para que pudieran regresar a la iglesia taoísta y discutir su próximo curso de acción.

Chen Changsheng negó una vez más con la cabeza. Se giró hacia la vieja propiedad del clan Tang y, así de simple, comenzó su vigilia en la nieve.

Innumerables ojos se posaron en su cuerpo, al principio perplejos y confundidos, y rápidamente se sorprendieron.

?Tenía el Papa la intención de pararse en la nieve y esperar a que el viejo maestro Tang cambiara de opinión?


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 837 – Standing In The Snow

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#837#–#Standing#In#The#Snow