Ze Tian Ji - Chapter 943 – The Young Man From The Demon Race

Advertisement

Capítulo 943 - El joven de la raza de demonios

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

La mirada de la señora Mu echó un vistazo a las figuras gigantes de los generales semihumanos.

"Entiendo lo que todos ustedes están pensando. Luoheng es mi hija de sangre. Si ella puede tener éxito en el trono, ?por qué debería preocuparme tanto Su Majestad? Al final, los rumores son solo rumores, ya sean unos días. viejo o de pocos años. No importa cuán rebosante de talento es Su Santidad el Papa, todavía era solo un adolescente en ese entonces. ?Realmente creía que podía resolver el problema que nuestra raza no había podido resolver por decenas de miles de años? Fue solo un truco jugado por la raza humana ".

Estas palabras fueron extremadamente razonables y muy persuasivas.

Los ancianos, generales y ministros en el salón recordaron cómo la princesa Luoluo permaneció tan gentil y débil como cuando era pequeña, sin alcanzar siquiera la cuarta revolución del cuerpo divino. Ella era realmente diferente del Emperador Blanco en ese mismo período, por lo que solo podían suponer que el problema de sus meridianos no se había resuelto. Por lo tanto, no pudieron evitar suspirar tristemente.

El Anciano Jefe no estaba convencido. "Quiero ver a Su Majestad".

Madam Mu lo miró a los ojos y dijo: "Sabes que Su Majestad aún se está recuperando de sus heridas".

El Anciano Jefe respondió: "Lo sé, pero la sucesión de la raza Demi-humana es un evento importante, por lo que Su Majestad debería ser capaz de perdonarme por molestarlo".

Madame Mu pensó por un momento, y luego dijo: "Si Su Majestad está dispuesto a verte, entonces naturalmente puedes".

......

......

Después de dos horas, el anciano jefe regresó a la sala del palacio. Las velas de aceite que sobresalían de las paredes de piedra parpadearon, a pesar de la falta de viento.

Incontables miradas cayeron sobre el cuerpo del Jefe Mayor, queriendo saber si se había encontrado con el Emperador Blanco y lo que el Emperador Blanco había dicho.

El Jefe Anciano negó con la cabeza. "No pude conocer a Su Majestad".

Los ancianos, generales y ministros suspiraron con arrepentimiento.

"Pero podía sentir la voluntad de Su Majestad, por lo que ya no me opondré a este asunto".

El Jefe de Ancianos se volvió hacia Madame Mu y agregó: "Pero este asunto debe llevarse a cabo de acuerdo con las reglas de sucesión que mi raza Demi-humana ha seguido durante incontables años. Incluso si Su Alteza debe estar casada, no puede ser una propuesta privada. El novio debe ser elegido por el Fuego Silvestre de los Árboles Celestiales, obedeciendo la voluntad de los espíritus y dioses ancestrales ".

La sala comenzó a murmurar con discusión una vez más, pero esto siempre había sido parte del rumor, por lo que nadie estaba demasiado sorprendido.

Madame Mu respondió: "?Qué significa formalmente celebrar la ceremonia de la Selección celestial?"

"Correcto." La mano del Jefe Mayor una vez más cayó sobre su hacha cuando dijo, "O de lo contrario nos rebelaremos".

Madam Mu lo miró a los ojos. "Todo debe llevarse a cabo de acuerdo con las reglas de la raza, sin un solo error. ?Te atreves a dar tu consentimiento?"

El Gran Anciano respondió: "La Emperatriz ha recibido el respeto de todos los súbditos de nuestra raza durante varios siglos. Soy viejo y solo espero que todo pueda ser como lo fue en el pasado".

Después de decir eso, salió del pasillo, su cuerpo montañoso proyectaba una sombra gigante en el suelo.

La mayoría de los ancianos de los clanes y aproximadamente la mitad de los ministros y generales se inclinaron ante la señora Mu y siguieron al anciano jefe.

Madame Mu se quedó en silencio por unos momentos, luego agitó su manga, ordenando a los sujetos leales a ella que también se fueran.

El gran salón calló una vez más, ella era la única persona dentro.

Las velas de aceite emitían luz, pero también un leve olor a carbonizado. Además, el viento soplante hizo que las luces parpadearan inquietas.

Incluso después de siglos, todavía no estaba acostumbrada a esto. Aún echaba de menos la calidez y la luz de las Perlas de la Sirena en el Palacio Imperial del Gran Continente Occidental.

Las paredes de piedra estaban claramente iluminadas. Parecían haber sido molidos hasta que estuvieron completamente lisos, pero con sus ojos, ella podía ver las ondulaciones en sus superficies.

Una piedra tan tosca: ?cómo podría tener derecho a entrar en el Palacio Imperial? Cuando ella era la Princesa del Gran Continente Occidental, nunca se hubiera imaginado tal cosa.

Sí, ella había vivido en White Emperor City durante muchos años, pero todavía había algunas cosas a las que le resultaba imposible acostumbrarse.

Como esos asuntos mencionados justo ahora, o como esas conversaciones que tuvieron lugar justo ahora.

En el Great Western Continent o la capital de la raza humana, el Chief Elder tomando tal postura ya se habría encontrado con una ejecución.

Pero esta era White Emperor City. Durante incontables años, así fue como los semidioses que vivían aquí pasaron sus vidas, sus discusiones fueron muy directas, muy salvajes.

Verdaderamente un grupo de bestias incivilizadas.

Le resultó imposible acostumbrarse, y también fue imposible para ella cambiarlo todo. Ella era solo emperatriz, no emperador blanco.

Ella estaba de pie en el centro de la gran sala, pensando en silencio durante mucho tiempo.

Un viento provenía del distante Mar Occidental, aullando en medio de las montañas.

Los muchos peces en un lago verde mar detrás de las montañas murieron.

Una sonrisa indiferente apareció en su rostro. Estaba lleno de amor, como una madre que ve a su hijo.

Ella siempre había sido la madre de todos los semihumanos.

Las sombras parpadearon cuando entró un joven.

Este joven era muy guapo y alto, portándose con una actitud elegante.

Él era el Segundo Príncipe del Gran Continente Occidental.

Madame Mu, compasiva, dijo: "Has venido esta vez por nada. Realmente te he molestado".

El Segundo Príncipe sonrió. "?Qué importa un poco de lluvia o viento por la felicidad de Cousin? Y además, han pasado muchos años desde la última vez que vi las dos orillas del Río Rojo, y prefiero extrañarlos".

Madame Mu dijo: "Después de que comience la Selección Celestial, ingrese al Árbol Celestial y comprenda el Fuego Silvestre. Lo ayudará enormemente en su cultivación".

"Es raro para mí hacer una visita, así que, naturalmente, tengo que obtener algún beneficio, pero ... ?quién ha elegido a la tía para ser el esposo de Cousin?"

El segundo príncipe preguntó curiosamente: "?La tía está tan segura de que los espíritus ancestrales lo elegirán?"

Madame Mu respondió: "Solo he dispuesto que sea bautizado por el Fuego Silvestre en el Árbol Celestial. En cuanto a si los espíritus ancestrales de la raza Demi-humana lo elegirán, tendrá que confiar en sus propias capacidades".

El Segundo Príncipe pensó por un momento, y luego preguntó: "?Es Xiaode?"

Madame Mu le dio unas palmaditas en el brazo. "No lo pienses demasiado. Habla un poco con tu tía más joven. Su estado de ánimo recientemente ha sido muy pobre".

El Segundo Príncipe se rió fríamente. "Si no supiera que Chen Changsheng no vendrá, definitivamente tendría que intercambiar algunos golpes con él".

......

......

El día en que la misión diplomática del Continente Great Western llegó a White Emperor City ...

También fue el segundo día después de que Bie Yanghong y Wuqiong Bi llegaran a White Emperor City ...

Y también fue el tercer día después de la discordia interna de South Stream Temple ...

Y también fue el día antes de que la ceremonia de la Selección celestial tuviera lugar.

En ese momento, Chen Changsheng todavía estaba en Mount Li. Todavía no había recibido la carta entregada desde la capital por Red Goose, ni había obtenido la carta personal de su maestro Shang Xingzhou del Príncipe de Louyang.

Ni la Corte Imperial ni la Ortodoxia habían recibido noticias de White Emperor City. En cuanto a Shang Xingzhou, que conocía tan bien los secretos de los cielos, su mirada aún apuntaba hacia el norte, en la ciudad de Xuelao.

Nadie sabía que hace muchos días, una persona dejó la ciudad de Xuelao, llegando a la Ciudad del Emperador Blanco el mismo día de la misión diplomática del Gran Continente Occidental.

Este joven pasó fácilmente por la inspección de los guardias y tomó como residencia un patio en la parte oriental de la ciudad.

Este patio había estado parado por muchos años. Era muy común, pero también muy grande. Su piso estaba cubierto de arena amarilla, dándole la apariencia de un desierto.

Se pudieron ver algunas manchas de sangre en la arena. Brillaban como si hubieran sido mezclados con pedacitos de oro, aunque hacía tiempo que habían dejado de desprender ningún aroma.

En lo profundo de la arena había un árbol.

Este árbol no era muy grande y su dosel de ninguna manera era exuberante. Sin embargo, proyectó una sombra masiva contra el suelo, sin dejar pasar ni una sola luz. Era tan sombrío que parecía una verdadera oscuridad.

El joven estaba parado debajo del árbol.

Aunque las sombras eran gruesas, uno podía ver claramente que no había cuernos de demonio en su cabeza, explicando cómo había sido capaz de entrar a la ciudad tan fácilmente.

"Este es el último punto de apoyo que mi raza divina tiene en White Emperor City? Sangre verde y arenas amarillas, es un poco interesante".

El joven se llevó las manos a la espalda mientras curiosamente observaba a su alrededor, pero era difícil decir quiéne estaba hablando con.

"Si el Emperador Blanco no está realmente durmiendo, entonces esto es demasiado peligroso. Rápidamente vete, Consejero Militar".

"Si su Majestad."

El viento agitaba suavemente las hojas del árbol, causando que las sombras temblaran de inquietud. Era como una manga, y también como si alguien estuviera hablando.

En el patio de arena amarilla, solo el joven permanecía, con las manos detrás de la espalda.

Alzó la cabeza hacia el cielo.

El sol de invierno brillaba en su rostro.

Su rostro era bastante pálido y de aspecto enfermizo.

Él entrecerró los ojos.

Sosteniendo las manos detrás de la espalda, mirando al cielo y entrecerrando los ojos ... parecía que a muchas personas importantes en el mundo les gustaba hacer tales cosas.

Sí, el joven de la ciudad de Xuelao era un personaje verdaderamente importante.

Él era el que Chen Changsheng había conocido en las montañas nevadas: el joven Demon Lord.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 943 – The Young Man From The Demon Race

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#943#–#The#Young#Man#From#The#Demon#Race