Ze Tian Ji - Chapter 947 – The Whole World Chooses

Advertisement

Capítulo 947 - El mundo entero elige

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

Guardian Li entró, mirando a Luoluo mientras dudaba en hablar.

Luoluo sabía lo que estaba pensando, diciendo en voz baja, "Madre y yo pensamos diferente ... De esta manera no será de ningún beneficio para el Gran Continente Occidental".

Guardian Li dijo tristemente: "?Su Alteza realmente va a casarse en un lugar tan lejano?"

La princesa de los Demi-humanos iba a casarse en la ciudad de Xuelao. Habían pasado más de dos mil años desde que algo así había ocurrido.

Luoluo pensó en silencio, si esto realmente puede evitar que estalle la guerra, quizás realmente esté bien. También es bueno para el Maestro, pero ...

Ese joven Demon Lord probablemente no participará en la ceremonia de la Selección Celestial, entonces ?por qué todo ese alboroto fuera del palacio? Si incluso si ese joven Demon Lord realmente se casa conmigo, no esperará en White Emperor City para heredar el trono, así que ... ?cómo terminará esta historia?

......

......

La misión diplomática del Gran Continente Occidental había llegado y la ceremonia de la Selección Celestial también había comenzado. Los árboles celestiales enterrados en las brumas en ambas orillas del río Rojo comenzaron a emitir un zumbido bajo.

Aunque se rumoreaba que la emperatriz ya había elegido al Segundo Príncipe del Gran Continente Occidental como el futuro esposo de la Princesa Luoluo, muchos jóvenes expertos semihumanos habían viajado de la noche a la mañana por las montañas y los bosques para ingresar a la Ciudad del Emperador Blanco. La gran mayoría de ellos había ingresado a White Emperor City hace varios días para hacer preparativos.

Dado que el Consejo de Ancianos había logrado que la ceremonia procediera de acuerdo con las leyes de la raza Demi-humana, todos tuvieron la oportunidad. Mientras uno fuera seleccionado, sería entregado al Wildfire of the Celestial Trees para que los espíritus ancestrales pudieran elegir. ?Podrían los espíritus ancestrales de las tribus estar predispuestos a los forasteros del Gran Continente Occidental?

Temprano en la mañana, el sol todavía era incapaz de romper la espesa niebla que cubría las orillas del río Rojo. Todavía estaba oscuro afuera, pero la Ciudad del Emperador Blanco ya estaba despierta.

La rápida cadencia de los tambores de guerra se elevó desde varios lugares. Los semihumanos de diferentes tribus se inclinaron ante los árboles gigantes apenas discernibles en las nubes y luego comenzaron a bailar.

A medida que la ceremonia continuó, los nueve árboles masivos gradualmente se volvieron más distintos. El calor que producían se podía sentir desde varias decenas de li, como llamas invisibles que surgían del suelo y se extendían por todo el mundo por los colosales árboles.

Mientras los tambores de guerra golpeaban y las banderas de varias tribus se agitaban en las calles de la Ciudad del Emperador Blanco, los jóvenes expertos del vasto dominio de los semihumanos salían de las salas de reunión de sus tribus, acompañados por sus ancianos y compañeros. La esperanza y la ansiedad se podían ver en sus rostros mientras caminaban hacia el Palacio Imperial en el punto más alto.

Un denso mar de gente se reunió gradualmente, algo aterrador en su misterioso silencio. En las profundidades de este mar silencioso había un carruaje particularmente llamativo, porque el letrero de este carruaje no era ordinario, sino uno principesco que ondeaba al viento.

Incontables miradas cayeron sobre este carruaje. No importa cuán seguros y orgullosos estaban los diversos jóvenes expertos de las tribus semihumanas, cuando vieron esta bandera principesca, inconscientemente mostraron una expresión de respeto. Esto fue porque esta pancarta representaba el poder supremo de las tierras del sur de la raza Demi-humana, el clan Shi, y porque había un hombre sentado debajo de este estandarte.

Este hombre tenía una expresión indiferente. Su pelo negro se soltó con el viento, y una luz amarilla áspera ocasionalmente le atravesaba los ojos. Su cuerpo emanaba un Qi extremadamente poderoso e incluso aterrador. Fue el experto semihumano con más talento en los últimos doscientos años. Debido al avance de Wang Po y al estado de fugitivo de Xiao Zhang, ahora había avanzado al segundo lugar en la Proclamación de Liberación.

Xiaode era su nombre y Shi era su apellido. Representó la voluntad de los semihumanos del sur y, lo que es más importante, su propia voluntad fue increíblemente formidable. Y no era ningún secreto que en los últimos años, su voluntad estaba firmemente decidida a casarse con la Princesa Luoluo y convertirse en la próxima Emperatriz Blanca.

Para sorpresa de nadie, a pesar de que había mantenido su silencio en la agitación de los últimos días, finalmente había aparecido.

Si este nivel de experto quería participar en la ceremonia de la Selección celestial, ?quién podría ser su pareja?

El gran continente occidentalEl Segundo Príncipe de t ya estaba despierto y había terminado de refrescarse. Estaba leyendo un libro cuando parecía escuchar algo. Pensó en silencio durante unos momentos, y sus labios se curvaron en una misteriosa sonrisa. Dejó su libro, ató su cinturón amarillo brillante y salió del Palacio Imperial.

La niebla no se había dispersado, aparentemente fusionándose con la arena amarilla.

El joven Demon Lord no había dormido en su habitación, sino que había elegido tumbarse en la arena. Sus manos amortiguaban su cabeza, una de sus piernas estaba levantada, y sus ojos estaban cerrados. Parecía muy relajado.

Si otros supieran de su identidad, seguramente encontraría el cerco y asalto más terrorífico, pero aparentemente no le importó. El volumen creciente de los tambores de guerra tampoco tuvo ningún efecto en su estado de ánimo. Después de un tiempo, finalmente abrió los ojos. Levantándose y sacudiendo la arena de su cuerpo, se dirigió a la puerta trasera.

Silenciosamente miró a las dos estatuas de piedra mientras sacaba un sombrero de bambú. Colocándolo sobre su cabeza, se fue.

Las estatuas de piedra también habían desaparecido, con los lugares donde habían estado ahora vacías. La arena que flotaba a la suave brisa matutina finalmente enterraba la sangre dorada de ayer.

Xuanyuan Po se había despertado muy temprano. Para decirlo con más precisión, no había dormido mucho la noche anterior.

Su habitación estaba ocupada por esa incomprensible pareja, por lo que pasó toda la noche sentado en el patio.

Pero su falta de sueño no había sido por falta de comodidad. Estaba un poco nervioso por los eventos que iban a tener lugar.

Los golpes de los tambores de guerra resonaban en su oído, cada golpe lo impulsaba en su viaje.

Pero antes de esto, todavía tenía algunas cosas que hacer.

Este era un hábito que había desarrollado desde sus días viviendo con Chen Changsheng en la Academia Ortodoxa.

Cuanto más importante es la tarea, más calmada debe ser. Incluso si uno no puede calmar la mente, uno tiene que al menos llevar a cabo las tareas más importantes.

Él abrió la puerta y entró a la habitación. A través de la puerta de papel, preguntó: "Voy a comprar el desayuno. ?Qué quieres comer?"

......

......

Los nueve Celestiales enormes se alzaron en medio de la bruma, liberando ondas de calor invisibles pero sin duda reales.

No hubo huracanes en el mar occidental, pero el río Rojo comenzó a derrumbarse con olas gigantescas que se estrellaron con una fuerza ensordecedora en las costas.

Ningún semi-humano sintió miedo, porque sabían que esto era causado por los enormes monstruos que vivían dentro del Río Rojo.

Los monstruos masivos que vivían dentro del Río Rojo se llamaban Jing. Tenían cuerpos gigantescos pero temperamentos muy suaves. Vivían de la hierba acuática roja que crecía interminablemente dentro del río y nunca dañaba a ninguna criatura viviente. Los semihumanos los consideraban guardianes. Las olas masivas en el Río Rojo fueron el Jing sintiendo la transformación del incendio forestal y la celebración.

White Emperor City también fue una escena de celebración. Aunque los rumores y la atmósfera tensa de los últimos dos días los inquietaba un poco, la ceremonia de la Selección Celestial todavía era una rara gran ocasión para la raza Demi-humana. La gente puso su ansiedad en el fondo de sus mentes y comenzó a bailar junto con el ritmo incesante de los tambores.

Los cientos de muros de piedra utilizados para dividir los distritos estaban llenos de gente. Era como si las paredes se hubieran intensificado repentinamente en el lapso de una noche, aunque el trabajo era bastante desordenado. Cuando la gente vio a esos jóvenes caminando hacia las plataformas de combate, agitaron sus brazos, gritaron y saltaron, y las paredes de piedra recién mejoradas parecieron elevarse un poco.

Realmente se sintió como si todo el mundo estuviera celebrando.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 947 – The Whole World Chooses

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#947#–#The#Whole#World#Chooses