Ze Tian Ji - Chapter 1018 – Miscellaneous Freeloaders, A Willingness To Pay Five Hundred Years

Advertisement

Capítulo 1018 - Freeloaders Varios, la voluntad de pagar quinientos años

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

Xiang Qiu no se dio cuenta del ciego cítara.

Más exactamente, no vio al cítara ciego.

Este cítara ciego simplemente era demasiado discreto.

Pero también fue porque el arzobispo que estaba frente a él era demasiado llamativo.

Las líneas en la cara de este arzobispo parecían talladas en piedra, y cada una de sus elegantes características emanaba un frío helado.

"!Linghai Zhiwang! ?Qué estás planeando?"

La mirada de Xiang Qiu recorrió a los expertos ortodoxos que se encontraban afuera del patio, la mirada en sus ojos se volvió aguda como una navaja, un aura cruel y sedienta de sangre en sus profundidades.

Linghai Zhiwang dijo desapasionadamente: "Por edicto divino, a nadie se le permite entrar o salir de este patio. Los que desafían a nadie serán asesinados".

Sí, no importa quién ganó entre el Emperador Blanco y la Señora Mu, ninguno tocaría al joven Señor de los Demonios.

Este gran patio era realmente el lugar más seguro en White Emperor City hoy.

Pero el líder del clan Xiang y el Señor de los Demonios habían olvidado una cosa.

Todavía había muchos expertos humanos en White Emperor City hoy.

No importa quién ganó entre el Emperador Blanco y la Señora Mu, estos expertos humanos querían matar al joven Señor de los Demonios.

Xiang Qiu todavía no entendía este razonamiento, y él dijo con severidad: "Todos ustedes deben entender claramente que él es el invitado de mi clan Xiang".

La expresión de Linghai Zhiwang permaneció impasible. Él no tenía intención de ceder.

Xiang Qiu gritó, "?Quieres morir?"

Después de decir esto, condujo a sus subordinados a un cargo.

Y luego, él murió.

......

......

Xiang Qiu fue verdaderamente el miembro más fuerte del clan Xiang en su generación. Tanto su nivel de cultivo como sus técnicas fueron extremadamente formidables.

Sus subordinados eran también los expertos de élite del clan Xiang.

Pero de pie fuera del patio se encontraban Linghai Zhiwang, Daoist Siyuan, el Arzobispo An Lin y Hu Thirty-Two.

En otras palabras, enfrentaba una mayor parte del Palacio Li, dejándolo sin posibilidad de victoria.

Por supuesto, si sus oponentes fueran solo los Prefectos de la Ortodoxia, tal vez no habría perdido tan rápido, e incluso si hubiera perdido, no hubiera muerto tan rápido.

El problema era que Linghai Zhiwang y los otros Prefectos ni siquiera se habían movido. Su atención se centró completamente en el patio.

Xiang Qiu y los expertos del clan Xiang se enfrentaron a un grupo de descontentos misceláneos.

Eran siete vendedores ambulantes, seis trabajadores del gobierno, tres adivinos, dos ancianos vendiendo dulces de sésamo y una niña que compraba cosméticos en polvo.

A pesar de que estas personas provenían claramente de la ciudad de Wenshui y probablemente eran expertos del clan Tang, este tipo de arreglo podría tomarse fácilmente para un grupo de descontentos misceláneos.

!Diez energías demihumanas locas se elevaron hacia el cielo!

Hubo un crujido crujiente, no los aros de hierro en la puerta haciendo ruido con el viento, sino las monedas de cobre en las manos de los siete buhoneros golpeando el suelo.

Las monedas de cobre rodaron por el suelo, moviéndose de acuerdo con las leyes del mundo para formar naturalmente una matriz.

Dos adivinos se encontraban en el ojo de la matriz. Mientras observaban a esos expertos semihumanos lanzarse por el aire, pusieron los ojos en blanco.

Esto no fue una expresión de desdén, sino un signo de velocidad de cálculo extremadamente rápida.

Los seis trabajadores del gobierno se adelantaron inexpresivamente, levantando sus manos para encontrarse con ellos.

Seis garrotes decidieron la vida y la muerte y cuando surgieron de las nubes, tenían la intención de aplastar todo lo que se encontraba delante de ellos en el Inframundo.

Aún más atemorizantes eran las cadenas envueltas alrededor de los seis garrotes. Parecían capaces de unir a todas las almas vivientes.

El choque de violento Qis creó innumerables vistas extrañas y espirales aterradoras en el espacio en la calle frente al patio.

En este momento, los dos ancianos que vendían caramelos de sésamo dieron un paso adelante. Levantaron los frentes de sus túnicas hasta sus cinturas, y luego, de manera muy informal y sin sobresaltos, los golpearon.

Sus dos puños explotaron con luz, alejando los vientos del Río Rojo. Como dos soles llameantes, tenían hambre de devorar todo en llamas.

Y luego, polvo cosmético, como flores de melocotón, o flores de ciruelo, en rojo y en blanco, envueltola escena.

Finalmente, hubo una nota triste de una cítara, como el llanto de la nieve, como un último adiós.

......

......

La sangre pintaba la calle frente al patio.

Diez-algunos expertos del clan Xiang yacían derrumbados en su sangre.

Las lesiones de Xiang Qiu fueron las más pesadas. Su ropa estaba hecha jirones, su cuerpo más duro que el acero cubierto de varias docenas de heridas extremadamente finas. La sangre brotaba de esas heridas finas y rectas, convirtiéndose rápidamente en todo tipo de colores chillones en el momento en que tocaban el aire. Él claramente había sido envenenado.

Miró a los trabajadores del gobierno y vendedores ambulantes con ojos de dolor y conmoción.

Nunca había imaginado que presenciaría técnicas y artes tan aterradoras en tan poco tiempo.

Si sus ojos no se volvían borrosos por la pérdida de sangre, entonces realmente podría ser ... !el Estilo del Sol Ardiente!

Las técnicas de esos expertos del clan Tang fueron realmente demasiado aterradoras. Antes de que él y sus subordinados tuvieran siquiera tiempo para entrar en una metamorfosis frenética, !habían sufrido una aplastante derrota!

La mirada de Xiang Qiu finalmente cayó sobre el ciego cítara que se separaba de la multitud y la vieja cítara en su seno.

Las cuerdas de esta vieja cítara parecían tan agudas que parecían imposibles de manchar con sangre, sin importar cuántos cuerpos atravesaran.

Cuando miró la vieja cítara, Xiang Qiu de repente se sintió bastante frío.

Se tocó una nota de la cítara.

Se dio cuenta de que, incluso si los vendedores ambulantes y los trabajadores del gobierno no estaban allí, el ciego cítara solo era suficiente para matarlos a todos.

Incluso si él y sus subordinados habían entrado en una metamorfosis frenética de antemano, todavía habrían sido asesinados a un hombre, ninguno de ellos pudo escapar.

Incluso si su padre estuviera aquí, quizás no sea rival para este cítara ciego.

Una intensa pena apareció en los ojos de Xiang Qiu.

No había notado antes a este ciego cítara, por lo que no se había dado cuenta de que el cítara se había inclinado sobre sus hombros.

Esta postura pudo haber significado fatiga, pero también facilitó sostener la cítara.

Los humanos a los que les gustaba inclinar los hombros solían ser personas realmente extraordinarias.

Como Wang Po, Bie Yanghong, o este cítara ciego.

Él tartamudeó, "Verdaderamente poderoso ... ?Quién eres?"

El ciego cítara no respondió su pregunta.

Quizás algunas personas estarían dispuestas a responder la pregunta de una persona al borde de la muerte para exhibir su bondad o gracia.

Pero no el ciego cítara.

Hace muchos años, durante un conflicto interno dentro de la secta, el maestro de la secta le había tendido una emboscada y le había herido gravemente. Solo después de una terrible lucha logró sobrevivir.

Desde ese momento, olvidó la palabra 'bondad'.

Hace muchos años, debido a que estaba recluido para recuperarse de sus heridas, había evitado el desastre que fue Su Li, y luego había ido a la ciudad de Wenshui, donde había vivido como un perro viejo que lucha a las puertas de la muerte.

Después de eso, perdió el derecho a cualquier tipo de gracia.

El pedido del antiguo maestro de Tang de que fuera a White Emperor City y protegiera a Chen Changsheng no era más que un trabajo en su opinión.

Él solo estaba haciendo su trabajo, ganando un poco de dinero para su jubilación.

Entonces él no respondería la pregunta de Xiang Qiu.

Incluso había sentido una vez que no había nada que aún pudiera atraer su interés.

Pero hoy, algo parecía diferente.

Miró al patio, su mirada atravesando la puerta y hacia ese árbol en lo más profundo de su interior.

Una figura estaba debajo de ese árbol.

Su mar de conciencia había crecido tranquilo y sereno hace siglos, casi congelado, pero ahora, gradualmente comenzó a descongelarse.

Su mente se había convertido en una pequeña corriente seca hace años, pero ahora, el agua comenzó a fluir y golpear contra las rocas en las orillas.

Porque se había encendido una chispa en la madera marchita que era su corazón, el fuego cada vez más grande.

En el momento en que vio esa figura, pareció cobrar vida, y sus emociones comenzaron a aumentar.

No había viento, pero su ropa comenzó a aletear en el aire.

Su complexión se volvió más rosada y más rosada.

Sus ojos se volvieron más brillantes y brillantes.

Él se hizo mucho más joven.

Parecía que podría vivir otros quinientos años.

Pero él no quería estos quinientos años.

Si él pudiera matar a esa persona hoy.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 1018 – Miscellaneous Freeloaders, A Willingness To Pay Five Hundred Years

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#1018#–#Miscellaneous#Freeloaders,#A#Willingness#To#Pay#Five#Hundred#Years