Ze Tian Ji - Chapter 1037 – The Warmth After Death

Advertisement

Capítulo 1037 - El calor después de la muerte


Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

En los extremos extremos del Mar del Sur, una corriente de luz se detuvo de repente y apareció el Ángel de la Luz Sagrada.

Su cuerpo había sido atravesado por la Espada Buda Vairocana, infligiéndole graves heridas que ni siquiera su divina sangre podría reparar.

Tenía que regresar a la ciudad de Xuelao lo más rápido posible, donde podría recibir el sustento del altar de los sacrificios.

Pero una cordillera negra había aparecido en los cielos del norte y bloqueado su camino.

Después, sin importar la dirección que eligiera, no podía abrirse camino alrededor de la cordillera negra.

La cordillera podría moverse, ya que era un Dragón de Escarcha Negro.

Incluso en el Continente de Luz Sagrada o en ese mundo prehistórico de luz, el Dragón de Escarcha Negro había sido una de las criaturas más nobles y raras.

Pero este Dragón de Escarcha Negro todavía era inmaduro. Por lo general, el Ángel podría haber sido cauteloso, pero nunca se habría retirado sin luchar.

Sin embargo, sus heridas fueron muy severas. Solo confiando en la velocidad de sus alas podría garantizar que no fue atrapado, pero no se atrevió a actuar a la ligera.

Era solo que después de tanto tiempo, sus lesiones habían empeorado gradualmente. El momento finalmente había llegado donde tenía que luchar hasta la muerte.

El sol brillaba sobre la superficie del mar como espejo. Las brumas que se elevaban del mar eran algo sofocantes y calientes.

El Ángel se volvió hacia el horizonte.

Una línea negra se acercó rápidamente y luego se detuvo repentinamente.

Acompañada por un feroz grito de dragón, la chica vestida de negro caminó en el aire hacia ella.

Los idiomas de la raza divina y la raza Dragón eran muy similares, por lo que el Ángel podía entender su significado.

"Mis lesiones realmente son muy severas, pero todavía tengo la fuerza para matarte".

La cara del Ángel era anormalmente pálida, prácticamente transparente, pero su expresión era extremadamente solemne y majestuosa.

Usó su lenguaje extremadamente complicado para entonar, "En este mar tan lejos del continente, no habrá nadie que pueda ayudarte".

Al principio, había intentado viajar a través de las montañas nevadas para regresar a la tierra de los demonios. Había viajado por el centro del continente por bastante tiempo, incluso logrando evitar las barreras del Pequeño Dragón Negro varias veces. Sin embargo, en el pase final, había decidido darse por vencido, porque había sentido que varios Qis extremadamente poderosos lo estaban esperando en el camino por delante.

Uno de estos Qis era como el sol, otro como un pozo antiguo, y uno era como una espada.

Estaba claro que los expertos humanos estaban esperando en varios lugares del continente para matarlo.

El Ángel no se atrevió a correr ese riesgo. Salió del continente, viajando lejos en el Mar del Sur.

"Luchar hasta la muerte" realmente solo buscaba la vida en la muerte.

Esa taoísta y la chica vestida de blanco tenían asuntos más importantes que manejar en la Ciudad del Emperador Blanco, como el destino de ese joven.

Mientras pudiera matar a este Dragón de Escarcha Negro, nadie más en el continente podría mantener su velocidad.

Cuando llegara el momento, siempre que eligiera una buena ruta, evitando esos expertos humanos en todo el continente, era muy probable que regresara a la ciudad de Xuelao.

Un divino canto fluyó de los delgados labios del Ángel.

Su expresión se hizo aún más solemne, extremadamente majestuosa e incomparablemente piadosa.

Su Qi se hizo mucho más fuerte.

Puso toda su esperanza y gloria en esta batalla venidera.

......

......

El pequeño Dragón Negro no tenía una expresión muy solemne. Ni siquiera podría considerarse serio.

Al ver que el Ángel continuaba aumentando su fuerza, no parecía en absoluto como si estuviera enfrentando a un poderoso enemigo. Por el contrario, miró al Ángel como si fuera un idiota.

De repente recordó algo que su padre le había contado hace muchos, muchos años.

"Esos Ángeles, su orgullo los hace estúpidos. Lo mejor es matarlos".

Si padre.

Estos Ángeles son tan estúpidos como el Padre dijo que eran.

El pequeño Dragón Negro sintió un poco de tristeza.

Entre el cielo azul y las aguas, no había viento ni sonido.

De repente, el agua comenzó a moverse, incesantemente chapoteando como si estuviera a punto de hervir.

Varias docenas de islas, grandes y pequeñas, se levantaron lentamente del mar.

Tumbado en esas islas, en una variedad de formas y tamaños... fueron dragones.

Este lugar era las Islas del Dragón, donde residían todos los dragones de este mundo.

El sol estaba en su cenit en este momento, precisamente el momento en que los dragones tomaban el sol.

Varias docenas de gritos de dragones se levantaron, algunos de ellos dignos, algunos de ellos crueles y otros frívolos.

Varias docenas de dragones montañosos cubrían el cielo, bloqueando la luz del sol.

Varias docenas de alientos de dragón, algunos muy fuertes y otros muy débiles, cayeron sobre el cuerpo del Ángel.

El Ángel estuvo en silencio por un momento, luego dejó la lanza de luz en sus manos.

Cayó al mar, hundiéndose en las profundidades de tinta.

Sus ojos estaban abiertos mientras miraba al sol arriba.

No sentía frío o miedo. Por el contrario, se sintió algo cálido.

......

......

Las aguas del Mar del Sur eran cálidas porque las nubes eran pocas y la luz del sol abrasaba.

Las aguas del Río Rojo no estaban frías debido a las pequeñas cantidades de Wildfire que se filtraban desde debajo del Árbol Celestial a través de las grietas en las rocas.

Hubo una gran cantidad de incendios forestales hoy, por lo que las aguas eran más cálidas. La hierba acuática roja creció extáticamente, muriendo rápidamente el río aún más rojo.

Normalmente, los Jing, que se alimentaban de esta hierba, estarían felizmente festejando, incluso utilizando sus colas anchas y planas para golpear la superficie del río, produciendo vistas impresionantes.

Pero estos seres bastante inteligentes hace tiempo que se escondieron en el fondo del río, sin atreverse a levantar la cabeza.

El río estaba tan tranquilo que parecía un cinturón rojo.

Las dos orillas estaban desiertas.

Pero White Emperor City estaba en un alboroto.

Este fue especialmente el caso del patio en la parte occidental de la ciudad, cerca de la finca del clan Xiang, donde estaba tan lleno que la gente era una masa densa.

Los edificios en el patio se habían derrumbado por completo. Las vigas y los ladrillos estaban esparcidos por todas partes, todo cubierto de arena amarilla. El lugar parecía haber sido abandonado durante décadas.

La gran formación del Palacio Li había sido rota y el Ángel de la Sagrada Luz había sido asesinado, pero los sacerdotes que rodeaban el patio no se habían marchado.

Linghai Zhiwang y los otros Prefectos permanecieron de pie junto a la puerta, a pesar de sus heridas.

La pálida Tang Treinta y Seis tuvo que contar con la ayuda de la chica que compraba cosméticos para poder ponerse de pie.

No se fueron porque el Señor de los Demonios todavía estaba dentro.

Pero tampoco pudieron entrar, porque todo el patio había sido rodeado por la Guardia de la Bestia del Río Rojo.

Xiaode, el líder del clan Shi, y diez expertos semi-humanos estaban parados frente a la puerta.

Las dos partes estaban en un punto muerto silencioso.

Algunas voces de repente vinieron de atrás.

Los sacerdotes ortodoxos se separaron como una marea.

Chen Changsheng y Xu Yourong se acercaron.

Varios cientos de espadas volaron por el aire, formando un conjunto de espadas en el cielo.

Xiaode no tenía intención de retroceder.

Miró a Chen Changsheng y le dijo: "Esta es la voluntad de Su Majestad. Por favor, perdóname".

......

......

El prado que rodeaba el Pabellón Heavensguard permaneció verde y tierno a través del cuidado de las aguas del río.

Las piedras en la calle todavía estaban mojadas por las brumas y brillaban con un brillo aceitoso.

El Emperador Blanco contempló la actividad alrededor de ese patio distante. Mientras miraba la lluvia de espadas en el cielo, un atisbo de admiración apareció en sus ojos.

El cultivo de la espada de Chen Changsheng fue aún más formidable de lo que se había rumoreado.

Shang Xingzhou caminó a su lado y dijo: "Nadie puede evitar que mate a una persona que quiero matar, y tú no eres la excepción".

Él no estaba hablando de Chen Changsheng aquí, sino del Señor Demonio.

Para él, matar a los dos Ángeles de la Luz Sagrada era solo el objetivo más básico.

Si él también pudiera matar al Señor de los Demonios, entonces se podría considerar que los humanos obtuvieron una victoria completa.

El Emperador Blanco incluso estuvo dispuesto a dejar al Ángel final en un camino de supervivencia, por lo que el Señor Demonio ni siquiera necesita ser mencionado.

Entonces le hizo una pregunta a Shang Xingzhou.

"Cuando mueras, ?cuál de tus estudiantes liderará la raza humana?"


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 1037 – The Warmth After Death

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#1037#–#The#Warmth#After#Death