Ze Tian Ji - Chapter 1054 – The Return Of The Pope

Advertisement

Capítulo 1054 - El regreso del Papa

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

La Academia Ortodoxa era una de las Seis Ivy y tenía una historia extremadamente larga. Durante un tiempo, prosperó y floreció a niveles increíbles dentro de la capital.

Veinte años atrás, un sangriento incidente tuvo lugar en la Academia Ortodoxa, con incontables docentes y estudiantes muriendo. A partir de ese día, la Academia Ortodoxa se convirtió en un cementerio, que se fue desvaneciendo gradualmente en el flujo de la historia. La gente de la capital que todavía recuerda no se atrevió a mencionarlo.

Sólo cuando Chen Changsheng llegó de Xining Village a la capital, la Academia Ortodoxa apareció una vez más en el mundo.

Y ahí estaba el golpe del Mausoleo de los Libros.

El estado de la Academia Ortodoxa ahora era muy especial.

Tanto la Corte Imperial como el Palacio Li trataron a la Academia Ortodoxa muy bien.

Incontables recursos de todo tipo fluyeron en un flujo interminable hacia ese lugar en las profundidades de Hundred Flowers Lane.

En un corto período de tres años, la Academia Ortodoxa había recuperado su antigua grandeza, su estado comenzaba a superar el de las otras Academias Ivy y estaba a punto de competir con la Academia Celestial Dao. De lo contrario, ?por qué los profesores y estudiantes que una vez huyeron desperdician tanta fuerza en un intento de regresar?

La historia siempre había sido escrita por los vencedores, y la gloria siempre pertenecería solo a la persona que estaba en la cima del Mausoleo de los Libros.

La Academia Ortodoxa había renacido y había recuperado su gloria gracias a Chen Changsheng. Él todavía sostenía el puesto de Director de la Academia Ortodoxa. Pero mucha gente creía que la Academia Ortodoxa todavía era la Academia Ortodoxa de Shang Xingzhou.

La brillantez de la Academia Ortodoxa en el Gran Examen y en el Mausoleo de los Libros también había sido atribuida por muchos a Shang Xingzhou.

Porque Shang Xingzhou era el principal más importante e influyente en la historia de la Academia Ortodoxa.

Y Chen Changsheng era su alumno.

Su viaje de Xining a la capital, su entrada en la Academia Ortodoxa, y todo lo demás había sido arreglado por Shang Xingzhou.

Este fue un linaje extremadamente explícito.

Los eruditos de la Corte Imperial habían escrito todo tipo de buenos ensayos al respecto.

La Oficina de Educación Eclesiástica incluso se había preparado para establecer una estela fuera de la puerta de la academia para registrar este período de la historia.

Para la facción conservadora de la ortodoxia, esto fue solo un retorno a los fundamentos.

Para la Academia Ortodoxa, esto fue incuestionablemente una erosión.

Si no fuera por la defensa de Su Moyu, si no fuera por la vigilancia interminable del Li Palace, si no por las ciertas restricciones que Mao Qiuyu había colocado en el Buró de Educación Eclesiástica antes de entrar en aislamiento, tal vez las marcas que Chen Changsheng había dejado en la Academia Ortodoxa ya han sido limpiados.

En este momento, Chen Changsheng regresó a la capital.

La mano que la Oficina de Educación Eclesiástica había extendido a la Academia Ortodoxa había sido calmadamente aislada por Xu Yourong.

Tang Treinta y Seis había hecho una declaración a la capital y a todo el continente.

Fue una declaración tan contundente como un trueno, explotando en la tormenta de nieve y extendiéndose rápidamente a cada rincón de la capital.

La actual Academia Ortodoxa se había separado limpia y resueltamente de la antigua Academia Ortodoxa.

Al escuchar esta noticia, la facción pacifista que había esperado que Shang Xingzhou y Chen Changsheng hicieran las paces se sintió profundamente decepcionado. Aquellos individuos ambiciosos que esperaban ver al profesor y al discípulo continuar chocando, e incluso esperar obtener algunos beneficios para ellos en el conflicto, también se conmocionaron profundamente.

Porque la postura de la Academia Ortodoxa había sido demasiado firme.

Uno podría criticar esto como que no entiende el principio de respetar al maestro de uno, e incluso se podría llegar a criticar esto como engañar a los maestros y traicionar a los antepasados.

Pero, ?qué clase de persona era Tang Treinta y Seis?

En sus meses en la sala ancestral, se había propuesto crear un plan frío e insidioso para derrocar a todo el clan Tang.

Simplemente no le importaba.

En cuanto a si podía tomar una decisión para la Academia Ortodoxa, si podía tomar una decisión para Chen Changsheng, esa era otra cuestión.

Mucha gente creía que esto siempre había sido la intención de Chen Changsheng.

......

??? ...

Chen Changsheng no sabía que Tang Treinta y Seis diría tales cosas una vez que dejara la Academia Ortodoxa. Tampoco tenía tales intenciones, porque simplemente no había imaginado el tipo de efecto que la propiedad de la Academia Ortodoxa tendría sobre la situación.

Pero al enterarse de este asunto, no se sorprendió, y ciertamente no se opuso.

Él y Tang Treinta y Seis no se habían comunicado sobre este asunto de antemano, pero en los últimos años, ya sea en el lago o en el gran árbol de banyan, habían hablado demasiadas veces, habían discutido demasiados futuros. En cada futuro que esbozaron, la Academia Ortodoxa estaba en todos ellos.

Y también sabía que Tang Treinta y Seis lo estaba ayudando a hacer una elección.

Xu Yourong, al matar al Obispo Mei Chuan en la Academia Ortodoxa, también lo había ayudado a elegir.

Hacer una elección fue una de las tareas más difíciles y más dolorosas del mundo.

Xu Yourong y Tang Treinta y seis eran las dos personas más cercanas a él bajo el cielo estrellado.

Sabían lo que él pensaba, así que querían compartir su dolor.

Sin embargo, cuando pensó en las palabras de Mo Yu de la noche anterior, Chen Changsheng se sintió conmovido y abatido.

El desánimo a menudo afectaría el apetito.

La comida en el plato era atractiva tanto en apariencia como en olor, pero insípida en su lengua.

Dejó sus palillos.

"?Los champiñones con aroma a flores no eran buenos?"

Una mujer hermosa preguntó nerviosamente: "También hay una sopa de albóndigas en la cocina. ?Su Santidad quiere probarla?"

Xue Yejin tenía una expresión bastante nerviosa.

La mujer era la hija mayor de Xue Xingchuan, la hermana mayor de Xue Yejin.

Después de la muerte de Xue Xingchuan, fue golpeada por su marido, el viceministro Wei, hambriento de poder, y luego se refugió temporalmente en la finca Xue.

Ese día más tarde, cuando el viento y la nieve cubrieron las calles de la capital, el viceministro Wei había sido decapitado por Wang Po y Chen Changsheng.

Ella había pasado los últimos años viviendo en la finca Xue. No quedaba nada de su antiguo manjar, un hecho fácilmente confirmado por sus ropas de tela y las finas callosidades en sus dedos.

A los ojos de los demás, este tipo de transformación podría haber engendrado angustia y dolor, pero Chen Changsheng los encontró bastante agradables.

Le gustaban las personas que vivían la vida en serio, les gustaban las personas que nunca se entristecerían, sin importar en qué circunstancias se encontraran.

"Fue muy bueno", dijo con seriedad. "La sopa también sabe muy bien, pero tengo mucho en qué pensar hoy, así que es fácil para mi mente deambular".

Ante estas palabras, tanto Lady Xue como Xue Yejin sonrieron.

Madame Xue no sonrió, ya que sabía lo que había sucedido en la Academia Ortodoxa. También sabía que Chen Changsheng seguramente enfrentaría muchos problemas con su regreso a la Academia Ortodoxa. Ella dijo algo inquietamente: "Su Santidad tiene muchos asuntos importantes que atender y realmente no necesita venir a vernos. Esto es realmente demasiado".

"Realmente hay muchas cosas que hacer".

Chen Changsheng hizo un balance de la posición del sol, luego se levantó y se despidió.

Las tres personas del clan Xue no se atrevieron a retrasarlo, y lo enviaron apresuradamente.

El viejo mayordomo y una sirvienta estaban esperando con la actitud más respetuosa junto a la puerta de la finca.

Estos eran los únicos sirvientes que Xue Estate tenía en este momento. Ellos y los tres miembros del clan Xue ahora vivían en el patio más pequeño, en la parte este de los terrenos de la propiedad.

La Corte Imperial nunca había emitido un decreto declarando la reapropiación de la residencia del clan Xue, pero varios príncipes lo habían estado vigilando todo el tiempo.

Chen Changsheng contempló las diez y algunas fincas principescas que bordeaban la calle mientras pensaba en estas cosas.

La oscuridad se acercaba, pero esas propiedades inexplicablemente habían abierto sus puertas.

La luz que se derramaba desde el interior brilló sobre los copos de nieve a la deriva, haciéndolos parecer hermosas chispas doradas.

Chen Changsheng caminó a través de la tormenta de nieve.

Había oído de Zhexiu y Mo Yu que Zhou Tong había gateado por esta misma calle.

Esa noche, sin importar cuánto gritara Zhou Tong o pidiera misericordia, nadie vino de esas propiedades principescas para salvarlo.

A pesar de que ya no era el perro de la Emperatriz divina de Tianhai y ahora era el perro de Shang Xingzhou.

Por ahora, toda la capital sabía que Chen Changsheng había ingresado en la finca Xue. Esos príncipes también lo sabían naturalmente.

?Harían algo esos príncipes?

Nadie salió, ni nadie hizo un sonido.

La calle cubierta de nieve estaba absolutamente serena. Todo estaba en paz.

Una vez que uno pasaba por delante de las propiedades principescas brillantemente iluminadas, se llegaba a una calle normal.

La calle estaba llena de multitudes atestadas de gente común.

Todas las personas de la capital eran creyentes de la ortodoxia. Al verlo, rápidamente se arrodillaron, haciendo que la multitud pareciera una marea.

No había sacerdotes a su lado, ni caballería para escoltarlo. No hubo asistentes ni un santo carruaje.

Él caminó solo.

Dondequiera que caminaba, la gente se arrodillaba, pidiéndole piadosamente su bendición.

La marea negra continuó avanzando a lo largo de la calle hasta que finalmente ahogó esos famosos pilares de piedra.

Chen Changsheng estaba de pie frente a los pilares de piedra, mirando pensativamente aquellos majestuosos, grandiosos y sagrados palacios.

Una campana de repente sonó desde lo más profundo de esa colección de palacios.

Porque el Papa había regresado.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 1054 – The Return Of The Pope

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#1054#–#The#Return#Of#The#Pope