Ze Tian Ji - Chapter 1055 – A Sage“s Time

Advertisement

Capítulo 1055 - El tiempo de un sabio

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

Más allá de los pilares de piedra estaba la Avenida divina que conducía al corazón del Palacio Li.

Los maestros y estudiantes de la Academia Li Palace, el Seminario del Templo y las Trece divisiones de Radiant Green se alinearon en la avenida, inclinándose respetuosamente.

Chen Changsheng no pasó tiempo recordando las historias que tuvieron lugar en esta Avenida divina. Él continuó hacia adelante.

Subió la larga escalera, pasó por delante de la Sala de la Virtud Pura y finalmente llegó a la sala tranquila y apartada.

El cielo nocturno fue cortado en la boca de un pozo junto al techo, como siempre lo había sido, pero no había más cucharón de madera junto al charco de agua, ya que la Hoja Verde ya no estaba allí.

Una Hua se postró con respeto, con sus túnicas blancas revoloteando en los fríos vientos de la noche, tan agitada como su corazón.

Chen Changsheng asintió a modo de saludo y la hizo levantarse.

Un Hua caminó detrás de él y lo ayudó a ponerse la Toga divina, luego pasó mucho tiempo asegurándose de que todo fuera perfecto.

Chen Changsheng miró hacia la estrecha ventana que daba al cielo, alzó la vista hacia las innumerables estrellas en el fondo del pozo y recordó sus comprensiones cuando miró el mar de estrellas en la Ciudad del Emperador Blanco.

Después de un tiempo, miró hacia otro lado y dijo: "Vámonos".

Acompañado por el suave gorgoteo del agua que podía purificar el corazón, caminó hacia la parte más profunda de la sala aislada, hacia la pared de piedra.

La pared de piedra se separó lentamente y la luz brillante se derramó, junto con el interminable chapoteo de las olas.

Este chapoteo de las olas era el sonido de la ropa frotándose como uno arrodillado, de la multitud excitada, de solemnes alabanzas a lo divino.

"Pagando respetos a Su Santidad el Papa".

Innumerables sacerdotes se arrodillaron en el suelo, apareciendo como una marea.

La divina Corona en la cabeza y el Bastón divino en la mano, Chen Changsheng miraba serenamente lo que tenía delante.

A partir de ese pequeño pueblo al pie del Monte Han, este tipo de vista había comenzado a aparecer más y más.

Como se describía comúnmente: como una marea.

Nada de esto era nuevo para él nunca más.

Se había acostumbrado a ver el mar de gente.

Y esta no era su primera vez parada aquí.

Se paró en la plataforma dentro del Gran Salón de la Luz.

Este lugar ciertamente no era el lugar más alto en el Palacio Li, pero sin duda era la posición más alta e inalcanzable del continente.

Este lugar estaba a solo diez pasos del piso, pero bien podrían haber sido innumerables li, y el lugar donde estuvo el Reino divino en el mar de estrellas.

A medida que continuaban las alabanzas piadosas de lo divino y la recitación de las Escrituras, una atmósfera digna y divina envolvía todo el Gran Salón de la Luz.

La cálida luz sagrada iluminó todo el interior de la sala con sorprendente detalle. Incluso la mejor astilla de la oscuridad no podría existir aquí.

Un enorme salón de piedra existía dentro del Gran Salón de la Luz.

Las imágenes de antiguos sabios, héroes, caballeros y santos fueron talladas en esta pared. Cada detalle fue revelado bajo la Luz Sagrada, haciéndolos parecer cobrar vida.

Los sabios, héroes, caballeros y santos del pasado despreciaban a la gente del mundo.

Sus miradas no eran de indiferencia, sino que contenían muchas emociones reales.

Chen Changsheng se paró frente a la piedra, se paró dentro de la Luz Sagrada.

Él aguantó esas miradas.

Él miró a la gente del mundo.

Esta vista fue incomparablemente divina.

......

......

Chen Changsheng levantó el Bastón divino.

La recitación cesó gradualmente y los sacerdotes lentamente comenzaron a elevarse, de nuevo como una marea.

El Gran Salón de la Luz de repente se volvió silencioso. Incluso era posible que todos en el salón oyeran las volutas de vientos que de alguna manera habían logrado pasar el pincel conjunto contra las paredes.

Quizás fue porque cuando el Bastón divino cayó de nuevo, el mar de personas en el salón se dividió en dos.

Linghai Zhiwang, el arzobispo An Lin, el taoísta Siyuan y Hu Thirty-Two, los cuatro prefectos de la ortodoxia, estaban a la derecha.

Varios cientos de obispos del Palacio Li y los obispos que se habían apresurado a regresar de las diversas iglesias taoístas estaban detrás de ellos.

Había muchos menos obispos del otro lado, y no había ni un solo arzobispo del Salón Sagrado, pero había muchos cardenales.

El únicoEl rasgo común compartido por estos obispos era que todos tenían rostros bastante ancianos.

No importaba dónde estuviese, esta apariencia de anciano significaba años y antigüedad, y era en sí misma una especie de poder.

Los obispos de la Oficina de Educación Eclesiástica se encontraban entre esta multitud. Más importante aún, también lo fueron todos los de la Academia Heavenly Dao, las Trece divisiones de Radiant Green y el Temple Seminary.

Solo la Academia Li Palace, sobre la cual Linghai Zhiwang ejercía una influencia masiva, se encontraba a la derecha. Su director y Su Moyu estaban en la multitud, intencionalmente manteniendo un perfil bajo.

Zhuang Zhihuan y los tres obispos que encabezan el Buró de Educación Eclesiástica se encontraban al frente de su multitud, sin intentar ocultar sus pensamientos.

Chen Changsheng miró a Zhuang Zhihuan, luego miró a cierto lugar fuera del pasillo.

La Luz Sagrada envolvió todo el salón, y parte cayó afuera también.

Un agujero se había roto en la oscuridad profunda fuera del pasillo, revelando un cierto lugar.

El obispo Mei Chuan estaba allí.

No importa cuán cálida sea la Luz Sagrada, nunca podría ahuyentar el frío en su cuerpo.

Porque él estaba muerto.

......

......

En aquel entonces, cuando Chen Changsheng se convirtió en Papa, Shang Xingzhou lo expulsó casi inmediatamente de la capital.

Él fue el primer Papa exiliado.

Tres años más tarde, regresó al Palacio Li, y en la primera Congregación de la Luz que presidió como Papa, tuvo que enfrentar un problema extremadamente espinoso.

Los sacerdotes del Buró de Educación Eclesiástica, Zhuang Zhihuan, y aquellos ancianos cardenales, todos lo miraban.

La rabia y la tristeza se podían ver claramente a los ojos de estos obispos de la facción conservadora.

Por supuesto, todavía mantenían suficiente respeto por Chen Changsheng, aún mantenían sus emociones bajo una excelente moderación.

O bien, el cadáver de Mei Chuan no habría estado fuera del salón, sino dentro del Gran Salón de la Luz, que se muestra justo delante de ellos.

Linghai Zhiwang miró impasible a ese lado, sus ojos extremadamente fríos y su tez bastante oscura.

Desde el momento en que se enteró de lo que había sucedido en la Academia Ortodoxa, había estado atento al Buró de Educación Eclesiástica y a estos ancianos sacerdotes.

No esperaba que transportaran el cadáver de Mei Chuan al Palacio Li e incluso lo exhibieran fuera del Gran Salón de la Luz.

Él tomó esto como un desafío desnudo para sí mismo. Por supuesto, también fue una advertencia.

Esto significaba que el Li Palace no era un todo monolítico.

La fuerza de la facción conservadora de la ortodoxia aún no podía subestimarse. Algunas personas todavía podrían estar apoyándolos desde las sombras.

Linghai Zhiwang entrecerró los ojos, su mirada moviéndose de un lado a otro entre Hu Treinta y Dos y el Arzobispo An Lin mientras se preguntaba, ?cuál de ellos es?

Esta noche fue la primera Congregación de Luz del Papa. Para que algo como esto ocurriera era una gran falta de respeto que él no podía aceptar.

Pero sabía que no era conveniente para él hacer nada en este momento, y ciertamente no podía permitir que alguien le quitara el cuerpo a Mei Chuan.

Demasiadas personas estaban mirando, y un método de resolución que era demasiado crudo podría hacer que algunos de los sacerdotes pierdan el control.

Por supuesto, estaba seguro de que al tomar prestado el prestigio del Papa y su propio estatus, podría reprimir la situación con fuerza.

El problema era que la fisura no desaparecería. Por el contrario, solo se volvería cada vez más profundo.

Estaba claro que esto no era lo que el Papa quería.

Linghai Zhiwang se volvió hacia Chen Changsheng, de repente algo expectante.

Muchos obispos en el salón estaban viendo a Chen Changsheng por primera vez. No tenían opinión sobre la lucha entre lo nuevo y lo conservador. También fueron curiosos, expectantes.

?Cómo resolvería el Papa este asunto?

Sí, fue la Santa Doncella la que mató al Obispo Mei Chuan. El príncipe Chen Liu había sido testigo de todo el asunto.

Todos sabían de la relación entre la Santa Doncella y el Papa. Ayudó a Su Santidad a hacer una elección, por lo que naturalmente debe haber preparado una razón para Su Santidad.

Lógicamente hablando, Chen Changsheng solo necesitaría decir esta razón para resolver todo el asunto.

Pero por alguna razón inexplicable, muchos de los sacerdotes, incluido Linghai Zhiwang, e incluso algunos de la facción conservadora, no querían que hiciera esto.

No había ninguna razón obase para este deseo Tal vez fue porque las historias de los últimos años habían demostrado que no haría tal cosa.


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 1055 – A Sage“s Time

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#1055#–#A#Sage“s#Time