Ze Tian Ji - Chapter 1064 – A Simple Mission

Advertisement

Capítulo 1064 - Una misión simple

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

Otorgar favores sin buscar recompensa, tal vez ni siquiera dejar que otros lo supieran, y estar dispuesto a cargar con todos los pecados, incluso si eso significaba hundirse en la calamidad eterna: esto era un Santo.

Chen Changsheng era el Papa, y el Papa era naturalmente un Santo. El problema era que no quería ser un santo, solo una buena persona.

Pero una buena persona debe ser recompensada con el bien.

Chen Changsheng insistió en este punto porque había visto demasiados contraejemplos.

La Tianjin divine Empress y Shang Xingzhou podrían llamarse personas ambiciosas o intrigantes, pero ciertamente no podrían ser descritas como buenas personas.

Su tío marcial, el Papa, era una buena persona, por lo que su vida fue de gran sufrimiento. No importa cómo terminara la batalla, estaba destinado a morir.

Bie Yanghong también murió y Wang Po casi murió en varias ocasiones. Como era de esperar, era difícil para las personas buenas vivir largas vidas.

No era de extrañar que Su Li no estuviera dispuesta a ser una buena persona.

Chen Changsheng dijo: "Yo personalmente fui testigo de la muerte de Bie Yanghong".

Mao Qiuyu se sintió algo triste.

Chen Changsheng continuó: "Quiero ser una buena persona que sea recompensada con el bien, pero es difícil para mí hacer esto solo. Necesito a alguien que me ayude".

Había muchas personas ayudándolo, como Tang Treinta y Seis, Su Moyu, Luoluo y Xu Yourong.

Hace un momento, frente a la misma ventana, Xu Yourong había hablado con Mao Qiuyu durante mucho tiempo, convenciéndolo de que no hiciera nada.

Pero en opinión de Chen Changsheng, esto no fue suficiente.

Miró a Mao Qiuyu y le pidió sinceramente: "Necesito la ayuda de Sir".

A diferencia de Xu Yourong, su pedido fue muy simple, y el razonamiento detrás de él también fue muy simple.

Pidió a Mao Qiuyu que ayudara a todas las personas buenas del mundo a ser recompensadas con el bien.

A medida que el mundo subía y bajaba, era muy difícil determinar si uno era culpable, por lo que era realmente tan fácil determinar si uno era bueno o malo.

Mao Qiuyu lo miró a los ojos y le preguntó con tono severo: "Si no estoy de acuerdo con la opinión de Su Santidad, ?qué harás?"

"No lo sé."

Chen Changsheng contempló la pregunta por un momento, y luego dijo torpemente: "Realmente no lo sé".

Él no estaba simplemente repitiéndose a sí mismo, ni estaba enfatizando el punto. Realmente no sabía qué haría si eso sucedía.

Mao Qiuyu miró en silencio, luego dijo bruscamente: "Está bien".

Fue una respuesta muy simple.

Chen Changsheng lo miró inexpresivamente, luego comenzó a reír feliz.

Mao Qiuyu también se rió.

No se habían conocido en varios años, pero el Papa seguía siendo esa juventud sencilla de antaño.

......

......

En el Mausoleo de los Libros, Chen Changsheng y Xu Yourong se habían encontrado una vez con un Guardián Monolito llamado Ji Jin, lo que dio lugar a una conversación.

Él dijo que ella era una buena persona, y ella dijo que él era una buena persona.

Esto no fue porque quisieron ser educados. Más bien, fue su honesta evaluación el uno del otro.

Pero ese no era el objetivo espiritual que Xu Yourong buscaba.

El bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, no tenían nada que ver con el Gran Dao.

Si no hubiera conocido a Chen Changsheng, tal vez habría visto este mundo más indiferente, menospreciado.

Al igual que la emperatriz divina Tianhai.

Por supuesto, incluso después de conocer a Chen Changsheng, ella no se creía una buena persona en el sentido común de la frase. Por ejemplo, en este asunto actual, Chen Changsheng había actuado puramente por amabilidad, movido como lo estaba por la historia de Xun Mei, mientras que ella todavía quería obtener algunos beneficios de ello.

Los árboles del mausoleo de libros estaban cubiertos por una capa superficial de escarcha, que los hacía parecer un bosque de jade blanco.

El Monolito Reflectante negro también estaba manchado con algunos copos de nieve. Esto lo hizo parecer más como un libro de calcas, y tenía un aura que se movía de una manera diferente a la habitual.

Xu Yourong apartó sus ojos del Monolito Reflectante y se posó en una persona. Dijo con indiferencia: "En aquel entonces, Chen Changsheng y yo te prometimos que te dejaríamos salir del Mausoleo de los Libros. Ahora estamos cumpliendo nuestra promesa. ?Cuál es tu opinión?"

Los hombros del Monolith Guardian llamado Ji Jin estaban cubiertos de nieve. Era evidente que había estado esperando durante mucho tiempo.

Ji Jin estaba muy emocionado por las palabras de Xu Yourong, pero el miedo aparecióen sus ojos. "?Está realmente bien?"

El Mausoleo de los Libros era el terreno más sagrado del continente, por lo que naturalmente tenía las leyes más estrictas.

Se exigió a un cultivador que hiciera un juramento de sangre de que nunca abandonarían el Mausoleo de Libros por el resto de sus vidas para convertirse en un Monolith Guardian que tuviera el derecho especial de observar los monolitos en cualquier momento.

A lo largo de miles de años, solo Su Li había logrado sacar a la fuerza a dos Guardianes del Monolito del Mausoleo de los Libros. Además de ellos, ningún Monolith Guardian se había quedado con vida.

Xu Yourong dijo con calma: "Yo soy la Santa Doncella y Chen Changsheng es el Papa. Nuestras palabras son ley".

Ji Jin preguntó inquieto: "?Pero qué hay de la Gran Corte Imperial de Zhou?"

Xu Yourong respondió: "Anoche, el Emperador del Gran Zhou emitió un decreto".

Solo en este momento estaba Ji Jin finalmente seguro de que podía irse.

Su cuerpo tembló mientras se arrodillaba en la nieve y se agachaba ante Xu Yourong.

Su autosellado hace muchos años, sus siguientes años de prisión, y el remordimiento que mordió su corazón Dao día y noche fueron, en este momento, completamente transformados en éxtasis.

Pero lo que siguió fue confusión y ansiedad.

Había vivido tanto tiempo en el Mausoleo de los Libros; ?Podría realmente irse? ?Podía realmente irse así?

Xu Yourong no le dio demasiado tiempo para emocionarse. Ella dijo: "Si los otros Monolith Guardians desean irse, también pueden hacerlo".

Ji Jin recobró el sentido y dijo: "Muchas gracias por la bondad de la Santa Doncella y Su Santidad el Papa. Iré ahora a informarles".

Xu Yourong sacó una carta de su manga y se la dio, diciendo: "Entregue esta carta para mí".

Ji Jin vino de Scholartree Manor en el sur. Después de dejar el Mausoleo de los Libros, naturalmente regresaría allí.

Esta carta fue para esa importante figura de Scholartree Manor.

Xu Yourong salió de la cabaña del Monolito Reflectante y llegó a ese camino ancho y recto en la base del mausoleo.

El Gran Examen había sido detenido durante tres años, por lo que ahora había muchos menos cultivadores en el Mausoleo de Libros. Era un lugar frío y triste.

Fue a la antigua casa de Xun Mei, donde se dio cuenta de que, aunque nadie había vivido allí en los últimos años, se había mantenido muy limpio.

Esos jóvenes que cocinaban carne seca y aquellos jóvenes que comían la carne seca no habían vuelto por bastante tiempo.

Con sus manos detrás de su espalda, caminó hacia el sur, observando lo que la rodeaba.

Al igual que en el Li Palace, realmente parecía un ministro retirado dando un paseo por el mercado de su ciudad natal.

El suelo sagrado de los cultivadores, el Mausoleo de los Libros, era solo un lugar para pasear y ver el paisaje.

Rápidamente llegó a la plaza de piedra cubierta de canales, la cara sur del Mausoleo de los Libros.

En una ráfaga de viento, una chica vestida de negro apareció a su lado.

"Me hiciste correr por tantos lugares, pensé que habías hecho estos arreglos hace mucho tiempo. Resulta que te olvidaste de la persona más importante".

El pequeño Dragón Negro se burló de ella, "Si haces que ese tipo te envíe una carta, ?cuándo crees que llegará? Deberías dejarme tomarla".

Xu Yourong explicó: "Una carta personal y Ji Jin son las dos formas en que expreso mi sinceridad".

El Dragón Negro preguntó confundido: "?Qué piensas que haga Wang Po?"

Xu Yourong no respondió la pregunta. Ella solo miraba en silencio el Camino divino ante ella.

El Camino divino de piedra blanca todavía estaba allí, apareciendo aún más santo y puro en la nieve.

El pabellón ya no existía, y ese anciano general divino que se había sentado debajo de él durante seis siglos había muerto en la ciudad de Xuelao.

En lo más alto del Camino divino había un Monolito del Libro Celestial.

Chen Changsheng le había dicho que no había una sola palabra sobre este monolito.

La emperatriz había muerto allí.

Ella era la Santa Doncella del sur. Ella tenía el derecho de caminar hasta lo más alto del Camino divino.

Pero ella no lo hizo.

Ella quería confiar en sus propias habilidades para llegar a la cima.

Al igual que Xun Mei, esa persona que Chen Changsheng, Gou Hanshi y el resto nunca podría olvidar.

Xun Mei no había podido ascender a la cima porque Han Qing había estado haciendo guardia.

Si quisiera caminar, ?quién se pararía para bloquear su camino?


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 1064 – A Simple Mission

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#1064#–#A#Simple#Mission