Ze Tian Ji - Chapter 1112 – They“re Everywhere

Advertisement

Capítulo 1112 - Están en todas partes

Traducido por: Hypersheep325

Editado por: Michyrr

Uno podía atrapar peces en un lago porque había peces adentro, pero no había espadas en un lago.

Y además, Chen Changsheng no había atrapado una espada; acababa de sacarla.

Esta fue una acción más simple que indicó que él sabía que allí había una espada.

Como si estuviera haciendo un truco de magia, sacó una espada del lago.

Y luego lo empujó hacia Shang Xingzhou.

El agua se derramó de la espada mientras el resplandor de una espada se elevaba de ella, revelando la espada con una claridad deslumbrante.

La orilla del lago se volvió brillante, las aguas salpicaban como árboles de plata o estrellas en el cielo nocturno.

Diez puntos de luz de las estrellas se iluminaron cuando una figura se volvió borrosa, siguiendo las órbitas de las estrellas en el cielo nocturno.

Shang Xingzhou se retiró a lo largo de las estrellas, apareciendo instantáneamente diez zhang.

Aplastar.

Una lágrima apareció en su cuello.

La sangre se filtró, un pétalo de una flor de ciruela en tinta en su túnica taoísta azul.

"Maestro, solo conceda".

Chen Changsheng dijo a Shang Xingzhou.

El agua goteó de la espada en su mano y cayó contra las rocas en la orilla, el goteo casi hipnótico.

Shang Xingzhou no respondió. Él se adelantó con calma, una vez más apareció ante él.

Ambas manos en su espada, la levantó sobre su cabeza.

Sus brazos desnudos brillaban bajo el sol. Era como una estatua, perfectamente esculpida para exhibir su fuerza.

Todavía no había técnica o profundidad, solo un simple corte.

El aire chirrió cuando la espada rozó contra ella, provocando una llama brillante.

El ardiente y brutal Qi se elevó tanto del cuerpo de Shang Xingzhou como del sol.

La mancha de sangre en la túnica taoista se evaporó instantáneamente.

El agua en la espada de Chen Changsheng también se vaporizó en la nada.

El brillante y hermoso resplandor de la espada se elevó una vez más, pero no estaba dirigido a Shang Xingzhou.

Chen Changsheng sabía que Shang Xingzhou no reaccionaría ante su espada, por lo que no importaba lo rápido que fuera.

Él solo podía bloquear.

!Explosión!

Dos espadas se encontraron una vez más.

Otro estallido atronador se extendió desde la orilla del lago, superando las paredes de la academia para resonar en toda la capital.

Otro aguacero descendió cuando las paredes se inclinaron y los árboles cayeron. El aullido del viento arrojó las rocas sueltas en la orilla por todo el lugar, mientras que el agua del lago irrigaba los alrededores.

Diez piscinas, grandes y pequeñas, aparecieron en el césped.

Shang Xingzhou y Chen Changsheng habían desaparecido.

Luego aparecieron en el césped frente a la biblioteca.

Los escalones de piedra que conducían a la biblioteca estaban cubiertos de grietas y se habían hundido un poco en el suelo.

Chen Changsheng estaba acostado en los escalones, con las manos apoyadas en el suelo mientras se preparaba para levantarse.

La espada que había tomado del lago también había sido enviada volando.

Su Stupid Sword no se había roto, pero tampoco había recibido la espada tiránica de Shang Xingzhou.

El viento agitó contra la túnica taoísta azul, que ahora lucía varios agujeros nuevos.

Shang Xingzhou caminó hacia la biblioteca.

Sin volver la cabeza, Chen Changsheng empujó su mano derecha en los escalones rotos y tiró.

Metal raspó contra la roca cuando una espada apareció en su mano.

Sus movimientos eran tan naturales que parecía que este había sido preparado desde hacía mucho tiempo, practicado innumerables veces.

Incluso el evento más inconcebible encontraría difícil sorprender a alguien si se repitiera varias veces.

La expresión de Shang Xingzhou no cambió.

Chen Changsheng se puso de pie y dijo sinceramente: "Maestro, solo conceda".

Shang Xingzhou todavía no dijo nada. En silencio caminó hacia adelante, sus manos cortando su espada hacia abajo.

La luz del sol brillaba sobre su espada y sus brazos desnudos.

Las inscripciones en la espada y las venas de sus músculos eran claras como el cristal.

El aura de la vida y el olor de la muerte eran igualmente intensos, embriagadores o aterradores como un vino fuerte.

Con un estampido gigante, el polvo explotó en el aire.

Un surco extremadamente profundo apareció frente a la biblioteca.

Las tablas de ébano brillante fueron lanzadas al aire donde estallaron en astillas.

Libros viejos volaron por todas partes entre los estantes caídos.

Una vez había pasado noche tras noche allí, observando las estrellas.

Luoluo había pasado muchas noches aquí también, haciéndole compañía.

Pero su maestro había pasado aún más tiempo aquí.

Las ventanas se hicieron añicos.

Chen Changsheng cayó en la fuente en el patio delantero, su cuerpo empapado.

Los colmillos de la estatua sagrada del león también brotaban agua.

Columnas de agua del tamaño de dedos gotearon sobre su cabeza de una manera bastante cómica.

Este lugar ya estaba muy cerca de la puerta de la academia, por lo que era posible escuchar la respiración ansiosa y los gritos de Cien Flores.

La multitud en Hundred Flowers Lane lo escuchó caer en la fuente de agua.

Wang Po, el Príncipe de Xiang, el Príncipe de Zhongshan, Linghai Zhiwang y otros expertos podrían incluso usar sus oídos para "ver" lo que sucedía en la Academia Ortodoxa.

La fuente fue repentinamente proyectada en la sombra.

Una figura masiva bloqueó el cielo.

Shang Xingzhou no dio oportunidad a Chen Changsheng de recuperar el aliento, apareciendo una vez más.

Varias docenas de zhang, Wang Zhice y Tang Treinta y Seis aparecieron en el césped.

Yuren probablemente todavía estaba en el Jardín de las Cien Hierbas.

Xu Yourong apareció en el bosque al otro lado, sus alas blancas ondeando detrás de ella.

?Dónde se había ido el pequeño Dragón Negro?

"Soy muy curioso."

Wang Zhice observó a Chen Changsheng levantarse de la fuente y preguntó: "?Todavía podría haber espadas? ?Entonces dónde se habrían colocado?"

La estatua del león era imponente y la fuente en sí misma era muy grande, pero su charco de agua era muy poco profundo.

Los maestros y estudiantes de la Academia Ortodoxa pasaban por este lugar todos los días, por lo que habría sido muy difícil esconder una espada dentro.

Tang Treinta y Seis no dijo nada mientras Chen Changsheng usó sus acciones para responder.

Se puso de puntillas y metió la mano en la boca del león. Mientras el agua salía a borbotones a su alrededor, sacó una espada.

Cuando vio esto, Xu Yourong pareció pensar en algo que la disgustó, llevándola a taparse la boca.

Wang Zhice suspiró, "?Esto también está bien?"

Tang Treinta y Seis arqueó su frente y preguntó, "?Por qué no está bien?"

Wang Zhice suspiró, "Originalmente pensé que era solo esa espada".

Tang Treinta y Seis respondió: "Mal, he escondido muchas espadas aquí".

Wang Zhice preguntó: "?Cuántas espadas hay?"

"Están por todas partes."

Tang Treinta y Seis extendió sus brazos y cerró los ojos en embriagadora embriaguez.

"Mientras esté en la Academia Ortodoxa, no puede perder".

......

......

La fuente se cortó de repente, la cola del león cayendo, dejando una superficie extremadamente lisa.

Las espadas de Shang Xingzhou y Chen Changsheng se enfrentaron una vez más.

Trueno estalló de nuevo.

Esta vez, sin embargo, persistió durante mucho tiempo sin pausa alguna.

Los gritos de las espadas se podían escuchar en toda la Academia Ortodoxa, salpicados con auges terroríficos.

Las figuras de maestro y discípulo no se podían ver.

Ocasionalmente, una espada salía volando del bosque o de la biblioteca, apuñalándose contra la hierba o una pared rota, donde temblaban.

En este período, Chen Changsheng encontró muchas espadas, pero Shang Xingzhou las envió volando fuera de sus manos.

De repente, los gritos de las espadas se detuvieron.

La Academia Ortodoxa se volvió anormalmente silenciosa.

El lugar más tranquilo era un edificio al oeste.

El estilo del edificio indicaba que se trataba de una sala de seminarios para predicar el Dao, pero por alguna razón, las paredes habían sido pintadas de rojo cinabrio, por lo que se destaca.

Dos hileras de árboles de arce se alineaban en el edificio. Tal vez debido a una matriz, eran de un rojo otoñal independientemente de la temporada.

La túnica taoísta azul estaba cubierta por un denso mosaico de agujeros, aún manchado con la intención de la espada.

La sangre se filtraba constantemente de ellos, creando una visión diabólica.

Shang Xingzhou había sufrido muchas heridas.

Chen Changsheng había sufrido aún más. Su cara estaba pálida y su cuerpo estaba cubierto de sangre. Las manos colgando a su lado temblaban.

"?Todavía tienes espadas?"

Preguntó Shang Xingzhou.

Chen Changsheng sacó una espada corta de la maceta que tenía al lado y dijo: "Esta es la última".


Advertisement

Share Novel Ze Tian Ji - Chapter 1112 – They“re Everywhere

#Read#Novela#Ze#Tian#Ji#-#Chapter#1112#–#They“re#Everywhere